Translate

martes, 3 de septiembre de 2013

Hervido con rustrido



     Este es un plato que me enseñó a hacer Carmen. Necesitamos: patatas, calabacín y judías verdes a discreción. Pelamos las patatas y las cortamos en trozos medianos, pelamos y cortamos el calabacín y a las judías les sacamos los hilos con un pelador y cortamos a lo largo las que sean muy anchas. 




     Hervimos las patatas unos 8-10m en agua con sal. A fuego medio. Añadimos los calabacines y las judías verdes y subimos el fuego. Cuando vuelve a hervir, bajamos y dejamos hervir otro tanto 8-10m. Depende de la calidad de las patatas. Deben quedar enteras. Las judías y los calabacines, no demasiado cocidos. Lo mejor es pinchar una patata. Estos "hervores suaves" son con tapa.




     Preparamos el "rustrido" o ajada. Rustrido es como se llama en casa de mi madre. No sé si alguien más le llama así. Necesitamos un buen aceite. Yo propongo el de Valdealgorfa, el pueblo de mi abuela. Es un aceite suave y afrutado, finísimo. Realmente bueno. Aprovecho para saludar a todos los amigos de Valdealgorfa. Qué bien lo pasamos siempre que vamos...




     Cocidas las hortalizas, las escurrimos, dejando un fondito de líquido. Doramos los ajos en una cantidad generosa de aceite. Que no se quemen. Sólo dorados.




     Apagamos el fuego y añadimos una cucharadita de pimentón. Revolvemos y ya está el rustrido listo para añadirlo a las hortalizas cocidas. 




     Es un primer plato de mi infancia. No me encantaba... pero bueno, hay que madurar. Carmen lo hacía con cierta frecuencia, otras veces con repollo. Antes las judías verdes sólo las había en verano. Éstas son caseras y muy ricas. Un regalo de Santi. Espero que os guste. Si lo acompañáis con unos huevos duros, sirve de plato único. 




2 comentarios:

  1. Me encanta. Con un pan gallego y un vino tinto me parece una delicia.

    ResponderEliminar
  2. Pues es fácil. Un saludo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar