Translate

martes, 16 de enero de 2018

Cinco años de blog

 

     Según parece, hoy es el día internacional de la croqueta. O tal vez debería escribir: el Día Internacional de la Croqueta... Cuando me enteré por la mañana, no pude evitar ponerme a preparar una béchamel croquetera. Soy una gran aficionada a las croquetas desde hace años. Como iba a preparar una crema de calabaza, separé un trocito de dicha hortaliza y me puse a ello. Creo que estas croquetas ya andan por el blog (ver Croquetas de calabaza) así que no me voy a enrollar demasiado. 



     Doradas la cebolla y la calabaza, picaditas, incorporamos unos 50 gramos de harina y le damos unas vueltas a fuego medio. Esto es lo de siempre. Después añadimos la leche. Para esta cantidad de harina sería medio litro. Si sois nuevos en el arte croquetero, podéis poner un poco menos, 450ml. Quedarán un pelín más espesas pero no os darán tantos problemas para empanar y freír. Las croquetas son un arte delicado y si están muy finas no hay quien las "líe". 



     La béchamel, muy cremosa, debe hervir unos 20 minutos a fuego suave. A última hora añadimos un par de quesitos en porciones y dejamos que se fundan. Lo siguiente es dejar que se enfríe antes de ponernos con las cucharas. Me gusta formar las croquetas no muy grandes, medianitas, y debemos freírlas de cuatro en cuatro en aceite bien caliente para que no se abran. Esto es en teoría y si están verdaderamente tiernas. Si no están tiernas... se pueden freír a lo loco que no pasa nada, pero no estarán tan finas.

     Un truco para empanar y que queden crujientes, es añadir un chorrito de aceite al huevo batido. A mí me gustan muy tiernas por dentro y doraditas por fuera. Estas cosas son personales, claro está. 


     Poco queda por decir de estas croquetas, salvo que nos gustaron mucho. Pero había otra cosa que quería comentaros para mí importante: hoy cumple este blog cinco años. ¿Os podéis creer que llevo ya un lustro publicando recetas? Me parece mentira, aún recuerdo los nervios iniciales, la inseguridad y las dudas de si esto interesaría a alguien... 

     Pues es por eso que hoy he publicado, aunque algo tarde, esta entrada apresurada. Para agradecer a las croquetas su existencia (y a su inventora) y a todos mis lectores por su paciencia y el cariño que tantas veces me han demostrado. Cinco años de blog... Nunca lo hubiera imaginado. Gracias mil.

viernes, 12 de enero de 2018

Salmón a la plancha



     Aquí estoy de nuevo después de unos cuantos días... ¡No publicaba desde el año pasado! Si os digo la verdad, estaba bastante aburrida de tanta comida especial. Además, "soplaron vientos helados que trajeron constipados"... y a mí me tocó uno. Siempre me pasa. 

     Por fin, hemos vuelto a las comiditas normales. Qué gusto, la verdad. Ayer tomamos salmón a la plancha. Es cierto que está bastante caro pero nos gusta bastante. Fue algo muy sencillo y a todos nos encantó. 

     Ingredientes:
Cuatro lomos limpios de salmón
mantequilla
Medio limón
Un poco de eneldo
Aceite, sal y pimienta
Patatitas cocidas

     Bien limpio el salmón, que no esté mojado, lo ponemos en una sartén pintada de aceite por el lado que queramos que quede para arriba. A fuego medio-alto unos 2- minutos, según el grueso del lomo. Pasado ese tiempo le damos la vuelta y sobre cada lomo ponemos una pizca de mantequilla, otra de eneldo y unos gotas de jugo de limón. Salpimentamos y dejamos otros 2-3 minutos.


    Sacamos el salmón y damos en la grasita que queda unas vueltas a las patatitas cocidas que deben estar calientes. Estas tan chicas en unos 15 minutos ya pueden estar cocidas. Empezamos a cocerlas antes en agua ligeramente salada, claro está. 

     Y completamos el plato con una ensalada, en este caso unos tomatitos de colores, para aportar algo de fibra, vitaminas y ligereza. 



     Os digo que la Navidad resultó muy bien, Estuvimos con la familia, tuvimos preciosos regalos y comimos mucho y muy rico. Demasiado. Tengo intención de publicar un resumen con algunas fotos y explicar mejor alguna cosa de los roscones, que salieron muy buenos, aunque me da cierta pereza... Os dejo una foto para que los veáis y ya os contaré. La cuestión es que el blog para mí es como un cuaderno de campo o una libreta de bocetos donde yo misma encuentro recetas que he hecho en estos casi 5 años y que me viene muy bien para recordar... Nunca creí que fuese a cocinar tanto en mi vida...  pero lo doy todo por bueno. Buenas tardes a todos. 


sábado, 30 de diciembre de 2017

Feliz 2018



     Algunas cosas que he hecho estos días... Si os digo la verdad, empiezo a sentirme confusa cada vez que me hablan de comida. Parece que todo lo celebramos de la misma manera. Os había hablado ya del falso tartar de salmón y langostinos. Es algo rico y vistoso. Si sobra, se puede aprovechar para hacer unas sándwiches realmente sabrosos, untando el pan con un poco de mayonesa. 




     En otra ocasión hice una crema blanca, tipo vichyssoise, pero que además de puerro y patata, llevaba calabacín pelado. Os digo que estaba muy rica y no me molesté en añadir nata, queso o cualquier otra cosa engordante.



     En Navidad hice unos coquelets albardados. Los encontré muy ricos de sabor pero mi familia es de aves de mayor envergadura. Ya os contaré la receta que leí en El Practicón de Ángel Muro.



     También contaba que la reina Victoria gustaba de tomar las aves con compota. No es que eso me importase mucho pero me dio la idea de preparar una base de cebolla y manzana para los pollitos. Me pareció algo realmente rico y agradable. 



     Mi marido hizo un consomé realmente exquisito...


     Y yo preparé vieiras y gambones de la misma manera que siempre. No me paré a pensar demasiado. 



     Después de la Nochebuena estábamos rendidos.


     Los pajaritos llevaban sal, pimienta y nuez moscada, bañados con brandy de Jerez. Tenían un aroma muy delicado y la base de manzana y cebolla me chifló.



     Y cotillearos una presentación un poco distinta de la tontería de hojaldre y queso. Distinta disposición de la masa...



     Espolvoreando el conjunto con semillas. Quedó muy mono pero no tengo foto del resultado final... Cosas que pasan cuando andas a varias cosas a la vez. 



 
         Mañana ya es la última noche del año. Espero que la última comilona en una buena temporada... Como no sé si tendré tiempo de encender el ordenador porque estos días son de locos, os deseo ya hoy un nuevo año lleno de felicidad a todos mis lectores. Que no nos falte el ánimo de luchar ni la ilusión de cumplir nuestros sueños. Como decía Chesterton: 

"Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina."

FELIZ AÑO 2018 A TODOS

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Felices Fiestas

    


      Queridos amigos, una vez pasada la principal fiesta navideña, nos queda pensar en Fin de Año. No da mucho tiempo a recuperarse. Pasa lo mismo con el día de Reyes... Nosotros hemos tenido una Navidad muy tranquila con recetas que ya conocéis y no os voy a volver a poner. Sería como estar atrapado en el tiempo. El consomé, los gambones, el asado con guarnición...

     Para Fin de Año, haré otra vez los filetes, que tanto gustan. Es un poco aburrido hacer lo mismo pero ¿para qué arriesgar? Así pues, ya que no hay novedades, os voy a comentar cómo va el blog.
Yo me lo voy tomando con cierta calma pero creo que estar cerca de quinientas noventa mil visitas es ya una cifra más que considerable. En algún momento me he planteado si no será hora de publicar menos, bastante menos, pero muchas amigas me comentan que les gusta y les es muy útil, que de ninguna manera lo deje. Así pues, pienso que, con más tranquilidad, debo seguir con este proyecto que me ha dado muchas satisfacciones y momentos preciosos. 

     Yo me he desenganchado un poco de estar tan pendiente del ordenador, lo cual es maravilloso, pero eso no significa que no tenga presente, a la hora de cocinar, que tengo un blog con muchos seguidores. Os deseo a todos unas muy felices fiestas, rodeados de mucho cariño; que la ilusión por seguir adelante no decaiga. Yo seguiré por aquí, compartiendo mis canfurnadas. Espero subir alguna receta antes de Fin de año y, por supuesto, haré un roscón para el día de Reyes. Mil gracias por leerme. Nos vemos en unos días. 

jueves, 21 de diciembre de 2017

Pularda de Navidad 2016

   
     
     Ingredientes:

Una pularda
Un puñado de salchichas frescas
Unos dados de jamón gorditos
Ciruelas y albaricoques sin hueso
Sal y pimienta
Cognac
El zumo de una naranja



  

Receta:


 Lo que hacemos es poner las frutas en medio vaso de cognac para que se hidraten. Las salchichas, en trocitos, las doramos. Añadimos el jamón y las frutas con el cognac, rellenamos y lo que no quepa lo dejamos alrededor. Salpimentamos bien el ave (la parte de dentro previamente a introducir el relleno, claro) y bañamos con otro medio vaso de cognac y el zumo de la naranja. Si leéis la receta del año anterior, hemos cambiado el oporto por cognac. Eso es al gusto o según lo que tengamos.

     El horno lo calentamos a tope e introducimos la pularda y bajamos el fuego a 175º, pero bien caliente en el momento de meter el ave. Vamos mojando cada media hora con una cucharada de la salsa que va soltando. Si veis que se dora en exceso, bajáis a 150-125º. Tiene que estar unas dos horas y media. Son 45 minutos por kilo. Las salchichas y las frutas que quedan alrededor se doran bastante. Si hace falta se cubre un con papel albal para que no se ponga demasiado oscuro. 

  Pelamos cebollitas y chalotas, según nos gusten, y doramos en unas cucharadas de aceite. Sin quemarse pero bien doraditas. Salpimentamos y añadimos un par de cucharadas de consomé para que se vayan cociendo por dentro. Cuando tengamos la salsa del asado,incorporamos un par de cucharones de esa salsa que es una delicia.



     Bien, si os fijáis es la misma receta que la del año 2015. El resultado igual de rico pero el dorado más al punto. No tan oscuro. Nos gustó a todos mucho y quería compartirla con vosotros antes de la Nochebuena. Casi no llego...




     Aquí podéis ver el aspecto de un muslo ya servido, y en la foto de debajo, de qué manera queda el relleno. Os digo que están las salchichas buenísimas asadas dentro del pollo con la fruta. Si os animáis a hacer una receta de este tipo, ya veis que es de lo más sencillo y no hay que comprar cosas nada sofisticadas. Respetar el tiempo de asado según el peso y tirar para adelante. La pularda no es exageradamente grande y tiene un sabor y una textura realmente ricos. Es una posibilidad. Ahora sí os tengo que dejar. Buenas tardes a todos.



lunes, 18 de diciembre de 2017

Falso tartar de salmón y langostinos


        
     Esta es una receta que ya había hecho en el blog sin los langostinos. Tuvo bastante éxito y se me ocurrió mejorarla o completarla un poco. Yo creo que queda realmente rica y vistosa y se prepara en minutos. Lo que es cortar los ingredientes:

Un trozo de salmón ahumado sin lonchear
350 gramos de langostinos cocidos
Una cebolleta
Un aguacate
2-3 cucharadas de alcaparras
El zumo de media lima
3 cucharadas de aceite


     Nos va a venir mejor para la presentación comprar salmón sin cortar. Este, por ejemplo, es de Mercadona. Viene en un "tochito" grueso y para esto está muy bien. Es ahumado descongelado así que no se puede congelar y debe consumirse en 48 horas una vez abierto. Una vez visto esto, es estupendo para cortar en cuadraditos.


     Vamos a hacer precisamente eso: cortar en trocitos menudos el salmón, los langostinos -previamente pelados-, el aguacate y la cebolleta. Todo en un cuenco, añadimos el zumo de lima, las alcaparras y el aceite. Removemos bien y probamos, ¿por qué probamos? Bueno, si os fijáis, no hemos puesto sal, lleva cosas muy saladas y es posible que no haga falta. Yo no he añadido nada de sal pero debéis comprobar que os gusta en ese punto. Sed prudentes.


     No he dicho, y era preciso, que reservamos varios de los langostinos sin cortar para adornar. Hay varias posibilidades: un vasito pequeño, una copita tamaño licor, una cucharita de bocado -esas que nos ponen en tantos aperitivos-, la presentación en plato,...



     Con los langostinos, podemos rodear el tartar que hemos colocado con un aro, apretando para que quede compacto y levantándolo con delicadeza, o ponerlos encima. Tiene la ventaja esta "falso tartar" de que no es crudo como el tartar verdadero. Por eso lo podemos hacer con un poco de antelación. No muchísima para que el aguacate no se oscurezca pero el jugo de lima nos da cierto margen. 

     En una de las presentaciones he puesto un poquito de eneldo. Se lleva bien con el salmón pero no gusta a todo el mundo, eso hay que valorarlo. En la copita veis también que he puesto un trozo de una cola de salmón de pie. Nada más se me ocurre aparte de rellenar unas barquetas de hojaldre o masa quebrada. En ese caso, habría que hacerlo en el último momento, para que no se ablanden. 


     No es para tomar una gran cantidad, sino más bien en plan aperitivo, también se puede poner una cantidad mayor para compartir con unas tostas de pan integral, por ejemplo. Creo que hasta aquí he llegado con esta receta. La hice varias veces y gustó mucho. Queda mono y rico aunque es más bien para adultos. Yo quizás lo haga para Año Viejo. Os deseo a todos un feliz día. 
     

viernes, 15 de diciembre de 2017

Tontería de queso y hojaldre acompañada



     ¿Os acordáis de la tontería de hojaldre? Es una receta que ha tenido bastante éxito y muchas amigas me dicen que la han hecho. Yo tenía la idea de mejorarla para que no tuviera tanta cantidad de masa el queso encima. La solución la vi en uno de esos vídeos que aparecen por ahí: Rodear la tontería de salchichas. Es tan fácil que no hay mucho que explicar.    

     Ingredientes:
Un queso camembert
Una base redonda de masa de hojaldre
Una cebolla confitada
Un par de buenas salchichas
Huevo batido, sal y pimienta.


     El queso sobre el hojaldre, vamos haciendo cortes. Yo los he hecho de cuatro en cuatro para que fueran pares. De esta manera, una tira iba al queso y otra llevaba una rodaja de salchicha enrollada. Al llegar a la base del queso la giramos, la rodaja de salchicha, para que mire hacia arriba. 



    Pintamos con huevo batido, salpimentamos la masa  y llevamos al horno unos... 20-25 minutos a 180º o un poco más si vemos que no se quiere dorar. Me he olvidado decir que sobre el queso ponemos cebolla confitada... ¡qué cabeza la mía!



     Ahí la veis en el horno... Sobre el papel que viene en el paquete de masa. No manchamos casi nada. 



    Y aquí está ya lista para tomar. Os digo que queda igual de rica que la otra pero con la compañía. Pueden gustar las salchichas más o menos pero la presentación me parece mucho más mona. 



     Ya os iré contando más cosas. Sigo haciendo tontadas y comiéndolas. El corte lo veis debajo. La cebolla confitada era roja que queda más vistosa. Es un aperitivo tontito que gusta a todos.
Os deseo a todos un buen fin de semana. Es el último antes de Navidad.