Translate

martes, 31 de diciembre de 2013

Feliz Año Nuevo




     Hoy os tengo que desear Feliz Año Nuevo a todos los amigos del blog. A los que me seguís desde España y a los de todos los rincones del planeta. Gracias a todos. Espero que 2014 sea mejor que este año que termina y que todos tengamos salud y lo importante para seguir adelante nuestro camino: Dinero y trabajo pero, sobre todo, el amor de nuestras familias y amigos. Indispensable para continuar.

      Este año, en el Camino de Santiago aprendí lo importante que es CAMINAR al lado de personas que nos quieren y nos cuidan, que se preocupan de si estamos cansados, sedientos, doloridos o desanimados. Y el CAMINO es como la VIDA. 

     Quedan meses de frío por delante, por eso os pongo esta foto de la Ría de Ares del verano. ¡Cómo se echa de menos el calor del sol! Pero enseguida llegará la primavera. ¡Que no cunda el desánimo!

     Yo hoy haré unos montaditos de pollo con ajos tiernos y shiitake, pero me temo que no tendré tiempo para publicarlos. También haremos huevos rellenos que a los niños les encantan; ya sabéis, con mayonesa y bonito. En cuanto pueda iré poniendo las recetas.

     Nada más, que disfrutéis de una velada estupenda con vuestras familias. FELIZ AÑO A TODOS. Que no nos falten buenos propósitos e ilusiones. Os mando todo mi cariño. 



Berberechos a la sidra



     Os pongo una receta que hice hace varios días y que a mis hijos les encanta. Estos berberechos tan gorditos los compro en Mercadona. Siento decir que no son Spanish pero es así: Son holandeses. En cualquier caso podríais cocinar igual unas almejas. Os pongo la receta para medio kilo de berberechos:

Medio kilo de berberechos
Una cebolla grandecita
Uno o dos dientes de ajo
Perejil fresco picadito
Aceite y sal
Media cucharada de harina 
Un vasito de sidra

     Primero ponemos los berberechos en agua con sal, aunque estén depurados suelen soltar algo de arena e impurezas. Yo no los saco de la rejilla, los meto en el agua dentro de ella y los saco así más fácilmente. 

     En una tartera ponemos a dorar la cebolla picadita con los ajos en unas cuatro cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. A fuego medio, que no se queme. Cuando está transparente añadimos la media cucharada de harina y dejamos unos minutos, porque la harina cruda no sabe rica. Lo siguiente es incorporar los berberechos, el vasito de sidra y tapar varios minutos. En cuanto se abran los berberechos están listos, probáis una cucharilla de salsa por si necesita más sal. Espolvoreáis con perejil y listo. Riquísimos y riquísima la salsa con pan. También podéis hacer una arroz en blanco. Si no queréis usar sidra, podéis usar un vino blanco.



domingo, 29 de diciembre de 2013

Ensalada de langostinos y piña



     Puede parecer un cocktail pero es una ensalada con una presentación de fiesta. Me parece una buena idea presentarla así estos días. Ésta, en particular es muy sencilla y fresquita.

     Ingredientes: 
Un buen puñado de langostinos cocidos 
Una piña natural (o de lata en su jugo, no en almíbar)
Lechuga o un variado de ensaladas
Tomate kumato
Alcaparras
Salsa rosa

     Los ingredientes los podríamos variar mucho más: aguacate en trocitos, manzana, huevo duro, palitos de cangrejo,... Lo que nos guste y tengamos a mano. La cuestión es poner la "camita de verde" ligeramente aliñada y sobre ella nuestra mezcla de piña, tomate y langostinos  pelados y cortados. El tamaño a nuestro gusto. Reservamos unos langostinos enteros para adornar (colas peladas). Al final, ponemos una buena cucharada de salsa rosa y el langostino reservado, unas cuantas alcaparras y un poco de perejil o cebollino. 

     Que preferimos manzana, pues manzana. Que nos gusta con muchas más cosas,... Ya sabéis. Lo bueno es hacerla como más nos guste. 

     Es lo último que he hecho, de momento, y pienso que os puede ser útil. Esta presentación os sirve para cualquier ensalada. También podríamos presentar así el "Falso tartar de salmón ahumado" que tanto éxito ha tenido, con un langostino de adorno.

     La salsa rosa: Creo que ya la he puesto pero me repito. Una taza de mahonesa, que puede ser de bote, le añadimos una puntita de mostaza amarilla, sal y pimienta, una cucharada de ron (me gusta el ron con la piña) y ketchup hasta que coge el color que nos gusta. Removiendo con cuchara, simplemente. Probáis y ya la tenéis. También la venden preparada. Nada más de momento. La cena de Fin de Año es enseguida y una ensalada fresquita siempre sienta bien.

     Estas copas son portuguesas. Las hay en diferentes colores que podemos elegir a juego con la vajilla. En azul también son preciosas. También las hay transparentes. El problema, como siempre, es encontrar sitio para guardar tantas cosas.



sábado, 28 de diciembre de 2013

Flor de pan y queso





     Me he acordado de esta receta, que no es mía, y que hace más de un año que no hago. Aparece en muchos blogs. Es rica y fácil. Muy apropiada para un día de fiesta. Como aperitivo o en medio de una mesa con muchos platos, tipo buffet. Por eso os la pongo. Yo no la seguí al pie de la letra, porque como dice mi marido: soy "agitadora de masas" y me gusta poner la harina a mi gusto. Os aconsejo seguir la receta si no tenéis costumbre de hacer masas a ojo. Con la cantidad de la receta de la termomix podréis hacer dos flores, creo yo. Dependerá también de cuánto pan queráis alrededor del queso y de si el queso es más o menos grande. Es realmente rica y vistosa. Si no entendéis mis explicaciones, os aconsejo consultar algún otro blog que tenga más fotos. Yo tenía éstas en el baúl de los recuerdos y faltan los cortes del medio para que la explicación sea más clara. Podéis hacerlo por el "método directo" amasar todo junto con las varillas (el queso no). Hacéis una bola y dejáis doblar de tamaño, lo que tarde, y ya montáis la flor. De verdad que no es nada complicado. 

Flor de pan y queso:
375gr de leche
25gr levadura prensada
10gr de azúcar
25gr de mantequilla
600gr de harina
10gr de sal


1 queso camembert


Estas son las medidas para la thermomix. Yo he hecho 250grs de leche y he puesto la harina a ojo, algo menos de 400 grs. El pan quedó con una miga finísima, se ve un poco el bollo... lo dejé levar tres veces, la primera mezcla con la mitad de la harina, la masa ya hecha y la flor ya formada. Creció tanto que perdió un poco de hechura pero estaba tiernísimo.





En cualquier blog de cocina sale la explicación con fotos (como os he dicho). Yo hice cinco bolas: una para envolver el queso, las otras cuatro para formar cuatro círculos, con el rodillo, que se pintan con mantequilla (yo puse aceite) para que no se peguen y se ponen uno encima de otro. Esos círculos los cortamos en forma de cruz, de dentro a fuera sin llegar al borde, levantamos y giramos esos picos, ocho hice yo, y les dais esos giros como os gusten. Ponéis en el centro el brie dentro del hueco que nos queda al girar los picos, como veis en la foto de arriba, más o menos como os guste. Con las manos salpicáis con agua y harina. Dejáis reposar un ratito. Al horno a 180º unos 25m. Si hace falta, subid
 un poco la temperatura para que se dore al final (yo lo hice). Ya sabéis que cada horno es distinto. Muy rico y no se mancha la mesa de migas como la bolla de queso.




     Como veis, al poner menos proporción de harina, ha quedado más esponjoso, más rústico de aspecto. Una delicia de pan. Pero la receta, tal cual, también es muy rica.



     Se me olvidaba
. Es para tomarlo recién hecho, con el queso caliente y fundido.






viernes, 27 de diciembre de 2013

Empanada de lacón asado



     Esta entrada se podría llamar: "Empanada del lacón asado que sobró del día de Navidad". Siempre que sobra comida, procuro aprovecharla, ya lo sabéis. Por eso me han dado el lacón. Ha dado para una empanada "de mano de amigo" y me ha sobrado otro tanto... 

     Lo primero que he hecho es dorar dos cebollas grandotas. Después he añadido el lacón en tiras, más o menos irregulares y lo he dejado dorar un poco. Lo he espolvoreado con una pizca de cominos y otra de pimienta. He incorporado media bandeja de setas de cardo y un puñado de pasas sultanas. Pizca de sal y listo el relleno. La he hecho suave, respecto a la sal, porque estamos todos un poco saturados de las comidas de fiesta.




     Y ya me he puesto con la masa. Sencilla del todo. En una taza he puesto leche, casi hasta arriba menos un dedo de aceite de oliva. Esto es lo líquido.




     En un bol, vertemos el líquido, una cucharilla de sal, una cucharadita de azúcar y dos cucharillas colmadas de levadura. He comprado otra marca: Maizena. Ha quedado muy bien.




     Y he ido añadiendo harina normal hasta formar una bola. He pesado la harina 315 grs. Podría variar un poco, pero por ahí andamos. Ya sabéis que la masa debe estar tierna al tacto. Se estira bien, con ayuda de harina, pero si os queda dura en crudo... No estará rica, quedará dura una vez cocinada. Estoy hablando de la masa en crudo. Pero bueno, todo se aprende a fuerza de práctica. 





     Pasamos al mármol y trabajamos un ratito, hacemos una bola y dejamos reposar una media hora (el tiempo de pasar la aspiradora). 




     Cortamos la bola en dos partes, tirando un poco a un lado para que no sean iguales. Queremos que la parte de abajo sea un pelín más grande. Estiramos y pasamos a la bandeja del horno. Con el rodillo grande y harina. Con ese rodillo pequeño, estiro un poco mejor, ya en el molde, para que coja bien la hechura. Me lo regaló una cuñada y es muy cómodo para empanadas y pizzas.

     Vamos rellenando. Ya os digo que quedó "muy rellena". Así cunde más.




     Estiramos la otra media bola, hacemos tres corazones con el molde de galletas (lo que queráis), colocamos sobre el relleno y cerramos. Esto no tiene ninguna dificultad. Pintamos con huevo batido y llevamos al horno unos 25 minutos a 200º. Siempre vigilando y teniendo en cuenta el "caráter" del horno.




     Ya tenemos nuestra empanada, que ha salido muy barata y es mucho más suave que las de carne que venden. Y más digestiva. 





     Aquí la veis por dentro. Iba "cheíña" (muy llena). Nos ha gustado mucho. Ya sabéis que la comida de aprovechamiento de sobras me encanta. Es comida inteligente. Pues nada más. Espero que os guste. No ha salido grande del todo, con esta cantidad de masa. Podríais hacer un poco más de masa o comprar la masa hecha, hojaldre o pasta brisa. También quedan muy ricas. Más suave y digestiva, la casera. 

     Me faltaba decir que tenía un "aire" con las empanadas chilenas. Lo he hecho a propósito. Pero no le puse huevo duro ni aceitunas. Que le van muy bien, claro. De la misma forma, podríamos hacer empanadillas. Hacer bolitas de masa y estirarlas. Da más trabajo pero quedan muy ricas. Yo, ayer no tenía ganas de complicarme. Otro día las hacemos. La masa, con la levadura ha subido un poco, sin llegar a ser miga. Y es una masa muy suave que con 50 grs de azúcar nos serviría para un apple pie. Nada más, que siempre me lío. Descansad un poco estos días que enseguida llega Fin de Año. 




martes, 24 de diciembre de 2013

Feliz Navidad a todos



     Queridos amigos, ya ha llegado el día de Nochebuena y no puedo dejar pasar la ocasión de felicitaros antes de meterme en la cocina. Os agradezco mucho que me hayáis seguido todos estos meses. Ha sido una experiencia muy divertida para mí. Seguiré este año que viene, si Dios quiere, cocinando con todos vosotros. Os deseo una muy feliz Navidad y que el Niño Dios os colme de bendiciones a todos. Como cantaban los payasos: Que reine la Paz. 



lunes, 23 de diciembre de 2013

Caldeirada de raya



     Hoy os pongo una receta que no es navideña pero muy fácil y rica. La raya, yo no la había tomado nunca hasta que la probé hace unos años en Pontevedra. Me sorprendió porque está muy buena. En casa de mis padres no se hacía.

    La caldeirada, como todas: Ponemos una cama de patatas y una cebolla en tiras a cocer en agua fría, ligeramente salada con una hoja de laurel. A los diez o doce minutos, según hayáis cortado las patatas, ponéis los trozos de raya (ya la venden limpia). la cubrís con una ajada y dejáis hervir unos cinco minutos. Lista la caldeirada que es muy gallega. La raya tiene unos cartílagos en medio pero se limpia muy fácilmente con una pala de pescado. Es una carne muy blanca. Espero que os guste.


sábado, 21 de diciembre de 2013

Pollo trufado al horno (II)



     Como os había dicho, os pongo la presentación del pollo trufado. Es un clásico: huevo hilado, naranja y cerezas confitadas. Creo que cualquier fruta le va muy bien. Si preferís uvas con queso, las abrís al medio y les quitáis las pepitas, las rellenáis con queso filadelfia y rodeáis el pollo.  Como guarnición podéis hacer unas setas, cebolla confitada o unas patatas. Si freís patatas chiquititas, las bañáis en la salsa del pollo, quedarán deliciosas. En fin, cada uno a su gusto. Para mí, el pollo trufado es una de las recetas más navideñas. Siempre lo tomamos el día de Navidad. Me he adelantado por si queréis hacerlo. También podéis hacer el relleno en una fuente de horno (ver "Carne en fiambre), francamente más fácil, y adornarlo igual. 

     Me faltaba decir que mi madre me enseñó a deshuesar, rellenar y coser el pollo hace ya muchos años. Desde aquí, le doy las gracias. No está de más.

      Aquí os dejo una escena de una famosa película y otra manera de rellenar un pollo:



viernes, 20 de diciembre de 2013

Pollo trufado al horno (I)


     Quería poner el proceso de deshuesar y rellenar un pollo. Ha sido bastante latoso. Hacía varios años que no lo hacía y me he sentido algo torpe. Primero hay que comprar el pollo, cuantos menos cortes tenga, mejor. Se puede comprar entero, sin eviscerar. Pero yo lo he comprado en el super, tal cual viene y le he hecho unos remiendos. Las vísceras no me molan nada. Lo lavamos y lo desplumamos bien. Como la piel se dora, se puede comer, si gusta. Para mí es muy desagradable que haya plumas. Entonces, nos esmeramos para que quede bien limpito. 

     Se empieza a cortar por la espalda, de arriba a abajo, aprovechando toda la piel, si sobra ya se cortará, pero hay que contar que hará falta. Cortamos las alas y cerramos con unas puntadas (yo aquí hago trampa y les pongo un palillo). Vamos despegando la carne con un cuchillo pequeño bien afilado, pegándonos al hueso para aprovecharla bien. Un horror.


     Realmente, al pollo le hacemos una escabechina. Pero bueno, ya es difunto. Lo peor para mí es la parte de las patas. Yo le he dejado el hueso de abajo, pero se deshuesa fácilmente, cortando la piel alrededor de la parte de abajo y separando la carne del hueso. Se mete la carne para dentro y se cose.


     Después seguimos hasta que llegamos a separar totalmente la carne y la piel del caparazón. Parece difícil, seguramente lo es, pero es cuestión de decisión. Porque si se nos rompe un poco, no pasa nada. Si dejáis el hueso de las patas, es bueno cortar en las junturas, que no lleve ninguna astilla. Importante. 


     Y ya tenemos el pollo deshuesado. Salvo la parte de las patas que os dije. Creo que el carnicero lo hace también si se lo pedís y le pagáis una pequeña cantidad. Habría que preguntarle.

     Una vez hecho esto, lo espolvoreamos con nuez moscada, lo regamos con jerez y lo dejamos de un día para otro en la nevera. Os alegraréis de olvidaros de él unas horas. 


     Llega el momento de rellenarlo. Yo me he quedado un poco escasa con el relleno. Cosas que pasan. Así  que os voy a poner una referencia aproximada:
Un pollo de unos dos kilos que hemos deshuesado
Un kilo de carne picada mezcla de cerdo y ternera
Un frasco de trufas (suele traer dos)
Un huevo grande
Sal y pimienta, nuez moscada 
Unas tiras de jamón o panceta
Jerez
Un chorro de aceite


     Mezclamos la carne picada con el huevo, la sal y las especias, el agua de las trufas y un chorrito de jerez. Lo mejor es mezclarlo a mano, para que quede bien. Dividimos en tres partes y vamos poniendo, carne, trufa en trocitos y tiras de panceta (el relleno puede variar mucho) hasta acabar la carne. Esto es lo más fácil.


     Y empezamos a coser, con algodón y una aguja gordita. Esto es más delicado pero tampoco es difícil. Ya os dije que yo me quedé corta con el relleno y me sobró piel. Le hice la "estética" y fui cortando lo que sobraba, sobre todo piel del cuello, me sobró toda. Empezamos de abajo a arriba. Con calma. Tengo un amigo cirujano que espero que no me diga nada. 

     Ya veis como me ha quedado. Yo creo que no está mal. Además, no va a llevar un vida activa...

      Lo salpimento por fuera, lo froto con aceite y le ato las patas para que no se abran. Coloco la parte cosida hacia abajo. A la fuente de horno con un vaso de jerez. Y paciencia porque tarda.



     Lo he puesto a 175º y allí se quedó unas dos horas y pico. En teoría unas dos horas le llegaban. A mí me da pavor que quede crudo en el centro y lo he dejado un rato más, una media hora. Mi teoría es que si se seca un poco es malo, pero si está crudo, no se puede tomar. Después de tanto curre, he decidido esperar porque mi horno ya no va como debiera... Eso, podéis consultarlo según el peso del pollo ya relleno que será casi tres kilos, o sin casi.

     Dejamos enfriar y le quitamos los hilos, haciendo unos cortes con tijera y tirando suavemente. Y no lo cortamos hasta que esté bien frío. Mejor con cuchillo eléctrico porque tiende a abrirse. Es delicado. La presentación os la pondré mañana. Me gusta con huevo hilado, uvas con queso, o con unas setas... Ya se verá.



     Ha soltado bastante jugo, casi medio litro. Es riquísimo y lo aprovecharé si hago unas setas o unas cebollitas. Además con el caparazón hacemos un consomé. Aprovechamos todo.

     No es una entrada muy bonita pero quería que vieseis, más o menos, el proceso. No suele aparecer en los blogs. Y no me extraña, es un jaleo de fotos. El relleno se puede variar muchísimo: pollo picado con jamón cocido, añadir pistachos, pasas, aceitunas,... Lo que me importaba aquí era el deshuesado y el cosido. Si es para cocer, se deshuesa entero y se envuelve en una tela bien apretada. Cocido es también muy rico y el consomé queda divino. Ya nada más, en cuanto lo presente y tenga un ratito, os pongo una entrada nueva. Espero que os haya servido de algo esta explicación.

Últimas estadísticas



     Quería compartir con vosotros algunas de las últimas estadísticas. En concreto, las visitas de este último mes, sus países de origen. Para que veáis qué curioso es. Me visitan más desde China y Venezuela, lo cual no quiere decir que ya no lo hagan desde Suiza o Colombia, y que no haya nuevas visitas como Estonia. En general, no ha habido grandes cambios pero si algunos.


EntradaPáginas vistas
España
7093
Estados Unidos
648
Rusia
143
Alemania
136
México
108
Reino Unido
91
Argentina
67
Australia
56
China
36
Venezuela
36

      
     Respecto a las recetas más populares, que podéis ver en el blog, os pongo las más vistas de la última semana. La "Comida de fiesta" ha tenído muchísimo éxito, lo cual me encanta. Dudaba si ponerla y en solo un día tuvo ¡90 visitas! 

EntradaPáginas vistas
16/12/2013, 4 comentarios
191
21/02/2013, 6 comentarios
130
19/01/2013, 5 comentarios
112
92
04/04/2013, 2 comentarios
52
14/02/2013, 2 comentarios
46
15/12/2013, 2 comentarios
42
32
13/12/2013
30
27



     Así os hacéis una idea de cómo anda el blog. Van muchos meses y es un poco difícil sorprenderos, tener buenas ideas. Pero bueno, aunque sólo os ayude un poco, ya es una alegría. Que en lugares tan lejanos mis recetas despierten interés, me causa admiración y me ilusiona muchísimo. Que más de 95.000 personas hayan leído mis publicaciones me emociona. Y en mi país, ya veis que tengo el máximo de visitas. Gracias mil a todos. Os deseo muy Felices Navidades, aunque todavía voy a poner alguna receta más para las fiestas. Os mando todo mi cariño y agradecimiento. Que Dios os bendiga.