Translate

martes, 19 de noviembre de 2013

Arroz trinchat



     Este es un arroz hecho con las sobras del cocido. Se hace en mi familia desde siempre. Tengo la duda de si lo debo escribir "trinxat", pero lo escribo como lo pronunciamos. Es muy rico y cunde mucho porque lleva, no sólo las carnes doradas, sino también los garbanzos que, como sabéis, combinados con el arroz, nos ofrecen proteínas vegetales de primera calidad (cereales y legumbres)

     Ingredientes:
Carne del cocido cortada en cuadraditos.
Caldo del cocido (cuatro tazones=el doble que de arroz)
Un tazón de garbanzos del cocido 
Dos tazones de arroz
Una cebolla y un par de dientes de ajo
Aceite



     Lo primero: doramos la cebolla y el ajo picaditos y añadimos las carnes (variadas y en cantidad al gusto, tampoco os paséis) hasta que todo está suavemente dorado. Prudencia con el aceite porque las carnes y el caldo son grasos. Ya veis que el vapor me juega malas pasadas con la cámara.

     Incorporamos los garbanzos y les damos unas vueltas. No hace falta que se doren demasiado. "Un airito".





     Añadimos dos tazones de arroz y damos unas vueltas a fuego suave. Como con todos los arroces. Que se impregne de grasa para que quede suelto, sin dorarse. Suavemente. Al arroz le gusta la grasita.




   
     Y ya, añadimos los cuatro tazones de caldo, subimos el fuego y cuento rompe a hervir, lo bajamos a una temperatura suave, que hierva, y lo dejamos 18 minutos. Es un número bastante exacto para el arroz de grano redondo. Pero vigiladlo, por si acaso.




     El caldo, parece muchísimo pero el arroz lo necesita. Probad una cucharilla para ver si está bien de sal. Si la sopa estaba sabrosa, el caldo también. En ese caso, el arroz no necesitará más sal.





     Aquí, encima, lo veis a falta de varios minutos de cocción. Ya se ve como va quedando, todavía está caldoso, falta que absorba algo de caldo y se acabe de hacer.





     Listo el arroz. Suelto y brillante. De sabor delicioso, todos los aromas del cocido juntos. 




     Un primer plano. Es un plato contundente y una buena forma de aprovechar las sobras cuando son muchas. Es un plato de familia de siempre. Junto con la ropa vieja, las frituras, las chulas, la quiche de cocido, la salsa de tomate,... Creo que se podría abrir un restaurante en el que el cocido y sus aprovechamientos fueran el único menú. Porque el cocido es un mundo. Espero que os guste este arroz. 

     Alguno acompañó el arroz con la salsa de tomate que sobró del cocido. No es tradición, pero es una opción más. 




2 comentarios:

  1. En mi caso sí es tradición acompañarlo con el tomate o con salsa de calabaza si me ha dado tiempo a hacerlo. Además cuando me sobran patatas después de las ropa vieja las corto en dados, las frío y las pongo encima del mejunje antes de meterlo en el horno. Coincido plenamente en lo del restaurante del cocido... yo haría uno con todos los cocidos de españa: Yo he probado el canario, el madrileño, el gallego y el maragato y tengo en lista de espera la olla podrida y el montañés (que llava alubias en vez de garbanzos).
    Me has hecho la boca agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabemos que cada familia tiene sus costumbres, también gastronómicas. La salsa de calabaza es más del sur. Yo antes acababa el arroz en el horno pero Fenosa es tan abusiva que lo hago al fuego, como los valencianos la paella. He alcanzado un punto que me convence bastante, aunque al horno me chifla. Pero lo uso menos... Te ha faltado nombrar la "berza". También me gusta mucho. Pocas veces la he tomado. Un saludo Brandoni.

      Eliminar