Translate

viernes, 10 de marzo de 2017

Salchichas en masa II



     Se me ha ocurrido volver a publicar las salchichas en masa un poco mejor explicadas. Ya sé que son fáciles pero puede ayudar ver el proceso. Son muy ricas y bárbaras para una cena informal o para llevar de excursión en una fiambrera. Siempre sorprenden. Recuerdo la primera vez que las hice, recién casada. Tiene su anécdota: Íbamos a ir a una fiesta a Moeche. Quizás era la del caballo, no estoy segura. Hice las salchichas en masa, muy ufana. Ya en el horno, empezaron a soltar grasa y la masa se rompió. Quedaron horrendas. Mi marido insistió en llevarlas pues de sabor estaban ricas. Allá fueron. Yo no quería sacarlas pues la pinta era mala. Al final las ofrecimos y se fueron comiendo. Lo más gracioso es que una persona me dijo: Tienen una pinta horrible pero están muy ricas. Creo que no las  repetí en años. Traumático.


     Para hacer la masa necesitamos:
Un pocillo de aceite
Un pocillo de leche
Un pocillo de vino
Sal
Harina la que admita



     Lo de pocillo es muy ferrolano. Son las tacitas de café, ya sabéis. En un cuenco juntamos los líquidos y la sal y vamos añadiendo harina y removiendo; cuando se empieza a separar de las paredes, pasamos la bola a la encimera. Habrá que añadir, seguramente, algo de harina y lo hacemos a poquitos para que nos quede una masa bien tierna. Esta no es blanca del todo porque hice la canfurnada de ponerle una cucharada de salvado. No se nota mucho al tomarla pero sí a la vista. Ya sabéis que es sano el salvado. Pura fibra. Esta masa la dejamos reposar un ratito y ya está lista para estirar. 



    Veis en la foto superior qué bien se estira. Con solo espolvorear una pizca de harina. Es muy cómoda de trabajar y rica para empanadas, empanadillas, etc. 




     En este caso vamos envolviendo las salchichas, que son un poco demasiado grandes. Se pueden cortar al medio, claro. 


      Se recorta el sobrante con un cuchillo pequeño y seguimos cerrando y envolviendo. Han salido 16 salchichas grandotas con esta proporción. Yo creo que no está mal si pensáis qué poco hemos gastado para hacer la masa. 


     Llevamos al horno, pintando antes la masa con huevo unos 20 minutos a 175-200º. Aquí puede variar según el horno. Al mío hay que darle ánimo y, a veces, subir un poco la temperatura al final para que se doren las cosas a mi gusto. 


     Pues aquí queda la receta. Me ha faltado pesar la harina, que siempre añado a ojímetro. Otro día que haga la masa, os pongo la cantidad... Espero que la explicación os anime a hacerlas porque son deliciosas. Se pueden cortar y hacer chiquitas para un aperitivo. Os deseo a todos un feliz fin de semana. Aquí tenemos un día divino, veraniego. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada