Translate

viernes, 17 de abril de 2015

Sopa de sémola de arroz




     Si buscamos sémola en el diccionario, nos dirá que se obtiene triturando grano de cereal hasta formar una harina gruesa que se suele usar para la fabricación de pasta. En el caso de la sémola de arroz, se utiliza además para la fabricación de papillas, ¿quién no recuerda la sémola de arroz que tomaban antes los niños pequeños? Al menos yo recuerdo que la tomaban mis hermanos, ya fuera en papillas dulces o saladas.

     La sémola de trigo se utilizaba en casa de mis padres para hacer sopa y creo recordar que algunas veces también para hacer leche frita. Yo, hacía mil años que no la tomaba. La verdad es que la sopa de sémola no me gustaba demasiado cuando era niña. Sin embargo, el otro día estaba en Mercadona y vi entre las pastas la sémola de arroz y pensé en mis amigas con hijos celíacos. Muchas veces la queja de las familias con este problema es que los productos sin gluten, las harinas especiales, las pastas, los panes,... son carísimos. De ahí la frase que a menudo leemos en internet: "Soy celíaco, no millonario". Bueno, el caso es que decidí probar a hacer la sopa de sémola de arroz con un caldo limpio que tenía en casa. Tenía cierto miedo a que no les gustara. Yo misma tenía mis dudas porque, como os dije, la de trigo no me chiflaba cuando era chica. Pues bueno, la hice según las instrucciones del paquete: ponemos el caldo a hervir, añadimos dos-tres cucharadas por litro, dejamos hervir suavemente, removiendo de vez en cuando para que no se peque al fondo... Y, cuando llegó la hora de comer: ¿Y esta sopa?

     La cuestión es que nos gustó a todos. Queda muy tierna y algo espesita, Ya sabemos que la harina de arroz tiene mucho almidón y por eso, como la de maíz, se usa para espesar salsas... Pues eso, que la sopa queda ligada y la mar de rica. Ya supongo que todos conocéis esta sémola de arroz pero, por si alguno se despista, os pongo esta entrada tan fácil que es, por supuesto, sin gluten. Una buena opción para hacer una sopa en caso de intolerancia a este componente de la harina de trigo (entre otras).

     El gluten es la proteína del trigo, dicho así por las buenas, y gracias a él podemos hacer maravillosos panes con miga porque es el que le da elasticidad a la masa. Por eso es tan importante en panadería y tan difícil trabajar con harinas sin gluten. De hecho, la harina de fuerza, tiene más gluten que la harina normal o floja. La harina de arroz y la de maíz no tienen gluten. Lo tienen los cereales de secano... 

     Después de todo este rollo, os digo también que intentaré hacer más recetas sin gluten (a ver qué se me ocurre) para echar una mano a los que no lo pueden tomar, que son muchos. Con esta sémola se podría hacer, por supuesto, leche frita pero habría que buscar un rebozado sin gluten. De esto sabéis más los que cocináis sin gluten cada día. 

    Bueno, aquí os dejo por hoy. De los postres sin gluten hay para hablar horas. Todos los que se hacen con maizena o con arroz son aptos y, claro, aquellos que no llevan harina de ningún tipo: mousses, gelatinas,... Os deseo un feliz fin de semana y espero que esta recetita tan simple os sirva de algo. Buenos días.

     


No hay comentarios:

Publicar un comentario