Translate

viernes, 24 de marzo de 2017

Girasoles con tirabeques y shiitake


     Hoy una receta de pasta. Yo no soy una persona especialmente "pastera" pero siempre es socorrido hacerla y a los jóvenes suele gustarles mucho. Estos girasoles, que no son flores, los compré en Mercadona. Son rellenos de queso y me parecieron muy ricos. Pasta fresca, claro. Lo que necesitamos para hacer esta receta un poco primaveral es:

250grs de girasoles al queso
Un puñado de tirabeques
Un puñado de setas shiitake
Aceite y sal
Queso y mantequilla



        Tengo algunas amigas que odian los tirabeques. Esto me deja estupefacta pues, para mi paladar particular, son una de las hortalizas más delicadas. ¡No saben lo que se pierden! Estos temo que son de invernadero pero no dejan de estar ricos. Hay que lavarlos y cortar los extremos tirando para que salgan los hilos. No se tarda mucho en limpiar un puñado. Los ponemos en la sartén con un par de cucharadas de aceite a fuego medio. Esperamos a que se vayan haciendo, sin quemarse. No es que tarden mucho pero no hace falta meterles prisa. 


     Cuando empiezan a estar tiernos incorporamos las setas limpias. Seguimos a fuego medio para que todo se vaya salteando. Tardan un poco más los tirabeques, me parece a mí. Salpimentamos, o salamos, y ya tenemos la base para nuestra pasta. 


     La pasta la cocemos siguiendo las instrucciones del paquete. Debe hervir unos 3-4 minutos y no debemos removerla para que no se rompa. Da mucha rabia cuando se sale el relleno. Con una espumadera la pasamos con delicadeza a la sartén donde tenemos las hortalizas salteadas y le damos unas vueltas un par de minutos. 


     Ya en la fuente que va a ir a la mesa, ponemos un trocito de mantequilla para que se funda al calor del revuelto. A mí me gusta este toque de mantequilla. 


     Sólo nos queda servirnos, añadir un poco de queso parmesano -yo prefiero no poner nada más- y disfrutar del plato. Ya os digo que, sin ser una gran aficionada a la pasta, lo he encontrado sabroso y delicado. Muy agradable. Claro está que se podría añadir un puñado de jamón serrano en taquitos o unas lascas de cecina en el último momento. Yo hoy no lo he hecho por ser viernes. 



     Para completar el menú, que hoy ha sido bastante sensato, he preparado una ensalada muy sencilla que les ha gustado a todos: Hojas variadas, tomatitos cherry, queso en dados y...  ¿cómo se llaman?  Ya me saldrá... Con un aliño clásico. Me ha parecido una comida muy rica. Os deseo a todos un muy feliz fin de semana. ¡Anacardos! Estoy perdiendo la cabeza. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario