Translate

sábado, 29 de noviembre de 2014

Callos de mentirita.



    Este plato me encanta. No sé si os gustan o no los callos pero tengo una amiga que hace "callos sin callos". A mí sí me gustan y cuando me apetece tomar un buen plato de callos con garbanzos y no tengo ganas de liarme a limpiarlos, cocerlos y todo lo demás, hago este invento que es la mar de rico. 

     Ingredientes:
Un tazón de garbanzos
Media cebolla
Un diente de ajo
Carne a discreción: un chorizo, un trocito de lacón, una tira de tocino...
Aceite y sal

Una o dos latas de callos
Cominos
Un par de guindillas
Una cucharilla de pimentón de la vera



     Lo que vamos a hacer ya os lo imagináis: Los garbanzos, remojados desde la víspera, los ponemos a cocer cubiertos de agua con la cebolla, el ajo, la carne que que hayáis escogido (con medio chorizo ya nos vale), un chorro de aceite y una pizca de sal. Llevamos a ebullición, bajamos el fuego y dejamos hervir suavemente unos 45 minutos con la tapa puesta. Es el tiempo que suelen tardar los garbanzos en cocerse. No olvidéis el remojo. Tampoco les cortéis el hervor pues se quedan duros. Una vez tiernos los garbanzos, sacamos la cebolla y el ajo, los trituramos y los volvemos a poner con los garbanzos. También cortamos el chorizo. Si nos ha quedado demasiada agua de cocer, retiramos antes una buena parte con un cucharón. Sobre todo si queremos que los callos estén bien espesos. Según os gusten.

     Seguimos: Añadimos la lata de callos (sin garbanzos). Una marca que os guste, por ejemplo Louriño o la que se os ocurra. También ponéis los cominos y el pimentón, una pizca y probáis (según os guste más o menos la cantidad de cominos). Incorporáis las guindillas, si os gusta el picante. A mí me gusta que los callos piquen un poco. Para esta cantidad pongo dos guindillas. Me parece que pican sin exagerar. Dejamos hervir todo junto un ratito y ya tenemos nuestros callos. Os aseguro que están riquísimos. También podríais comprar un bote de garbanzos cocidos pero de esta manera quedan más ricos. Sólo nos queda acompañarlos con una copa de vino tinto y un buen trozo de pan blanco. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario