Translate

jueves, 24 de abril de 2014

Rosquillas con nuez moscada



     Estas rosquillas tan ricas las he encontrado en un antiguo recetario de royal. Son bárbaras porque cunden mucho y salen muy tiernas. Me ha encantado hacerlas pero tardaré en repetirlas porque mientras freíamos, íbamos picando... Un disparate. 

     Ingredientes:
40 grs de mantequilla
150 grs de azúcar
150 ml de leche
Una cucharilla de nuez moscada
Una pizca de sal
345 grs de harina
4 cucharillas de royal 
Un huevo mediano



     Lo primero que hacemos es mezclar la mantequilla, ya blandita, con el huevo y el azúcar. Después añadimos la leche. Cernimos el resto de los ingredientes: Sal, harina, nuez moscada y levadura royal. Añadimos al bol y formamos una masa que trabajamos un poquito. Probablemente tendréis que añadir algo más de harina (o yo he pesado mal). La cosa es conseguir una masa tierna pero que se pueda trabajar sin pegarse. El huevo y la mantequilla le dan un color dorado muy bonito.




    A continuación, con harina y un rodillo, estiramos la masa que nos quede gordita, como un centímetro, y vamos recortando tiras y formando rosquillas. Se podrían tomar pellizcos y hacer churros, pero el resultado al freír es algo diferente. Quiero decir que ambas opciones son buenas pero al cortar queda muy bien y leva algo distinto. No sé si me explico.




     Formamos nuestras rosquillas o roscos y vamos friendo en aceite no excesivamente caliente porque tienen que crecer y cocerse por dentro sin quemarse. Es curioso lo mucho que crecen. Claro que llevan 4 cucharillas de royal...



     Incluso hicimos un "donut". Ya sabéis que los verdaderos donuts llevan levadura de pan y aroma de naranja. Pero bueno, éste estaba muy rico.




     Cuando vino a ayudarme mi hija, ya empezamos a hacer diferentes hechuras: nudos, palos, ensaimadas. Si os digo la verdad, creo que lo mejor es hacer rosquillas porque la masa sube mucho y se fríen mejor. Eso sí, fue divertido.




     Y abajo os pongo, como siempre procuro, el aspecto de la miga. Recién hechos son una delicia. Muy tiernos. Hoy al desayuno estaban también riquísimos. Os animo a hacerlos. Y ya digo: salen un ciento. La próxima vez les pondré también rayadura de naranja que les va de cine y combina muy bien con la nuez moscada. También estarían estupendas con anís y ralladura de limón. 

     Me faltaba decir... Lo normal es espolvorearlas con azúcar en polvo. Yo no lo he hecho porque mis hijos no han querido (ya sabéis como son los hijos). La de la foto de abajo lleva un poco de miel. También le va divinamente. 

     Respecto a los recetarios antiguos que encontréis: guardadlos porque suelen traer recetas estupendas. No deben perderse. 



4 comentarios:

  1. Tiene una pinta buenísima: De ataque de colesterol.

    ResponderEliminar
  2. No tanto colesterol como azúcar y harina. Engordar sí que engordan.

    ResponderEliminar
  3. Las cosas ricas de la vida engordan!! Jejejeje y bueno una vez allá está super ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que engordan. Es una lástima :D Gracias por tu comentario.

      Eliminar