Translate

jueves, 3 de abril de 2014

Musaka de berenjenas y carne



     He tenido varias discusiones, no graves, sobre cómo es la verdadera musaka. Tengo desde hace más de veinte años un libro de cocina internacional muy divertido y de ahí saqué, más o menos, esta receta. Hoy es fácil conocer todo tipo de platos pero entonces no era tan sencillo y todo era una novedad. La cuestión es que una amiga me ha preguntado cómo hago este plato. Yo lo he adaptado un poco a mi gusto. Por ejemplo: al principio freía las berenjenas; hoy en día las cuezo en el micro de manera que me ahorro trabajo y calorías. Bueno, no me lío más. Me pongo con la receta.

     Ingredientes:
Un kilo de berenjenas
Una cebolla grande
750 grs de carne picada
Un puñado de setas
Una lata pequeña de tomate
Medio litro de bechamel
Queso para gratinar 




     El primer paso es hacer la carne. Esto admite muchas variaciones. Hay quien le pone zanahoria o pimiento. No es lo que prefiero. Lo que hago es dorar la cebolla en aceite, añado la carne y dejo hacer un poco, salpimento y dejo que se cocine. Después añado el tomate triturado. Para corregir la acidez del tomate incorporo un par de cucharadas de azúcar. Dejo hervir unos 20 minutos. Suelo añadir setas a este relleno, porque me gustan. En esta ocasión un puñado de shiitake en trocitos. También un poco de tomillo que me encanta. Ya veis que hago esto como me gusta. A mis hijos también les encanta y lo uso tanto para musaka como para pasta. Simplemente con spaguetti les gusta esta carne guisada con tomate. Incluso con arroz en blanco.

     Antes hacía el tomate aparte por si sobraba pero ahora no me todo la molestia porque queda muy rica así. Probamos de sal, como siempre, por si le hace falta un poco más.




     A la vez voy haciendo la bechamel. Doro dos cucharadas de harina, unos 50 grs en aceite de oliva o de girasol. Después añado la leche de golpe, medio litro. Yo lo que hago es separar del fuego, revuelvo bien y vuelvo a calentar. Pero hay gente que añade la leche caliente... No sé lo que os será más fácil. A mí así me suele salir bien, sin grumos, a la primera. Si se hacen grumos, batidora y listo. Todo tiene solución. Se salpimenta y se añade, si os gusta, una pizca de nuez moscada. A mí me encanta el toque que le da. Ah, y un trocito de mantequilla al final. 





     Las berenjenas, ya os adelanté como las hago. Bien, primero las sumerjo en agua con sal unos 20 minutos o más. Esto hace que pierdan amargor. El agua se oscurece. Después las lavo bajo el grifo y las meto en el micro en un pirex, con un fondito de agua y tapadas con film. Unos 8-10 minutos, hasta que estén tiernas. Si hacéis muchas, el kilo, probablemente tengáis que hacerlo en dos veces. Pero veis en la foto de abajo (un poco borrosa por el vapor) que quedan muy blanquitas y no les hemos añadido ninguna grasa. Tiene su importancia. Después de cocidas conviene escurrirlas bien, sueltan agua. Me ha faltado decir que las corto en ruedas más bien finas como veis en la foto. Un lapsus.





     Y sólo queda montar la musaka o lasagna o como la queráis llamar. Untamos la fuente con una pincelada de aceite y vamos poniendo capas de berenjenas y carne hasta acabar con una capa de bechamel. Si queréis poner alguna capa de bechamel intermedia, tendréis que hacer más bechamel. Deciros que me ha quedado "baja" porque no tenía tantas berenjenas pero de sabor estaba riquísima, o eso han dicho mis hijos. Respecto al queso, he puesto mozzarella, parmesano y, a un lado, caserío rallado de toda la vida, que es el que le gusta a mi marido. Por eso está mal repartido. Vamos, que pongáis el que os guste o el que tengáis en la nevera. Sin pegas.





     Como faltaban berenjenas, al servir se ha desmoronado, demasiada carne con tomate en comparación, pero de sabor estaba delicioso, aunque esté mal que lo diga. Y esta, creo, es la receta que me pedía mi amiga Concha. Aquí queda. No da tanto trabajo como parece porque se puede ir haciendo todo a la vez, siempre que tengamos los fuegos suaves para la bechamel y la carne, revolviendo la primera cada poquito. Espero que os guste la receta.



6 comentarios:

  1. Pues tienes razón en lo de freir las berenjenas: Yo al principio lo hacía todo frito y era demasiado pesada. También está buena poniendo los tomates y setas en capas aparte, pero tiene que gustarte el tomate en rodajas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, se puede variar muchísimo. Gracias Brandoni.

      Eliminar
  2. FANTÁSTICA RECETA....muchas gracias Ana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara. Si te animas a hacerla verás qué rica es. Para mí es una receta deliciosa. Sinceramente.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Lupe, de verdad, te animo a que la hagas porque aunque lleva un ratito, es una receta riquísima. Un beso.

      Eliminar