Translate

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Sopa de ajo marinera


     Esta sopa la hace mi marido y a mí me encanta. Yo soy fan de todas las sopas de pescado. Lo bueno de esta es que, además de rica, es muy baratita porque la hace con productos congelados. Que queréis hacerla con todo fresco, pues también, pero así, tal cual, está riquísima.

     Ingredientes:
Huesos de rape
Un puerro
Una zanahoria
Una hoja de laurel
Agua y sal

Una rueda de merluza
Un puñado de mejillones
Un puñado de almejas

Dos dientes de ajo
Media barra de pan
Un puñado de gambitas
Aceite y pimentón de la Vera


     Os he puesto los ingredientes en tres bloques por una razón sencilla: la forma en que vamos a hacer la sopa. Primero preparamos un caldo de pescado con los huesos de rape, la zanahoria y el puerro. Todo a cocer en una tartera con un par de litros de agua y sal. Si os gusta, le ponéis laurel. Mi marido no lo ha puesto, conste. Ya sabéis que el caldo de pescado no tiene que hervir demasiado, una media hora es más que suficiente. Cuando esté listo, lo colamos bien. Antes, los últimos cinco minutos, cocemos la rueda de merluza, que limpiaremos después y pondremos en lajas en el caldo. También limpiamos la carne de los huesos de rape. Toda esta carne de pescado va al caldo que hemos colado. 

     Todo lo que usamos, lo hemos dejado descongelar, lógicamente. Miramos si los mejillones están limpios de algas y, si es necesario, los limpiamos con unas tijeras. Incorporamos los mejillones y las almejas al caldo. Ya, así simplemente, está muy rico y podríamos usarlo para distintas sopas de pescado: Gazpachuelo, que es una sopa de pescado malagueña que lleva mayonesa, o bouillabaisse, que es la sopa de pescado a la marsellesa. Pero ésta es estilo "sopa de ajo" así que seguimos a lo nuestro. Ya tenemos la base con su marisquito que podemos variar al gusto y según el bolsillo.


     En una sartén grande ponemos dos o tres cucharadas de aceite y doramos los ajos a fuego medio, incorporamos las gambitas y el pan en ruedas finitas. Dejamos que todo se dore, moviendo y dando vueltas a las rebanadas. Cuando está todo doradito, bajamos al mínimo y añadimos una cucharada de pimentón, dulce o agridulce. Todo esto lo vamos a poner en nuestro caldo de pescado y marisco. Si algo queda en la sartén, ponemos una cucharada de caldo, movemos y ¡a la tartera!


       Dejamos hervir todo junto unos minutos y ya tenemos nuestra sopa de ajo marinera. ¡Que rica está! Pero me faltaba deciros que es buena cosa añadir medio cucharón de salsa de tomate casera. Le va muy bien.


       No le ponemos huevo, que podría ser, porque lleva ya bastantes cosas. Eso queda a vuestra elección... También se podría añadir perejil picadito, un poco de jerez seco,... Me gusta daros ideas porque, al fin, cada uno tiene su gusto y sus preferencias. Me estoy acordando que en algunos sitios se toma sopa de ajo en fin de año. Creo que yo nunca la he tomado pero me parece una gran idea.


     Ahora sí que podemos decir que está lista. No olvidéis rectificar de sal. Es una sopa con fundamento que llena mucho, calienta y reconforta. Os la aconsejo hacer porque está riquísima. A mí marido siempre le digo que la haga cuando quiera. Buenos días a todos. Espero que disfrutaseis de los festivos y felicidades a todas las que estuvisteis de santo en un día tan bonito.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario