Translate

viernes, 10 de octubre de 2014

Pollo casi escabechado



     Este guiso me encanta. Me gustan mucho los escabeches tradicionales pero son algo grasos y se gasta, además, gran cantidad de aceite. Se une a esta circunstancia que a mis hijos no les gustan los guisos que saben a vinagre. De este modo, ahorramos grasa y tenemos un guiso con todos los sabores del escabeche tradicional pero mucho más suave. En este caso, no es un plato para conservar sino para tomar. Aunque, claro, se puede tener unos días en la nevera. 

     Ingredientes:
Medio pollo
Una cebolla grande
Una zanahoria grande
Tres o cuatro dientes de ajo
Dos cucharadotas de aceite
Dos cucharadotas de vinagre
Sal
Media cucharada de pimientón de la Vera
Una hoja de laurel
Unas bolas de pimienta
Una cucharada de azúcar moreno
Una pizca de tomillo
(Agua)

     Creo que no he olvidado ningún ingrediente. Por supuesto, si queréis hacer más cantidad, un pollo entero, dobláis los ingredientes. Yo he utilizado dos muslos deshuesados pero con su piel. Así que he empezado calentando el aceite y dorando el pollo por la parte de la piel. A fuego entre medio y alto, hasta que se dora. En ese momento le damos la vuelta y añadimos la cebolla, las zanahorias y los dientes de ajo y dejamos que se doren sin que tomen demasiado color. Si hace falta, se baja un poco el fuego. 


     Bajamos el fuego e incorporamos la media cucharada de pimentón. Yo utilizo el agridulce. Me gusta mucho porque tiene un toque picante sin llegar a picar. Ya sabéis que el pimentón se quema enseguida, así que ¡ojo! Vamos añadiendo todo lo demás: El vinagre, laurel, pimienta, azúcar, tomillo,... Y también salamos. Prefiero no salarlo al principio porque cuando salamos, el pollo empieza a soltar jugo y no se nos dora. Por eso, simplemente. Ya vais a notar el aroma del escabeche pero mucho más suave porque lleva poco vinagre. Es el momento de tapar y dejar cocer a fuego lento 40-50  minutos o hasta que la carne esté bien tierna. El agua que está entre paréntesis es por si veis que la salsa os queda un poco escasa, añadís un cuarto o medio vaso de agua. No olvidéis probar una cucharilla de salsa para ver cómo está de sal y si necesita un poco más.


      Si, por ejemplo, preferís hacer pechugas en cuadrados, tardará menos. Va a depender del tipo de carne que os guste. La pechuga es más seca y sosa pero el escabeche le aportará mucho sabor. Es un guiso muy rico que se puede tomar caliente o tibio. A mí me gusta de las dos formas. Ya sea con unas patatas fritas o una ensalada. 

     Me ha parecido muy agradable guisar las patas sin hueso. Ya las he comprado deshuesadas. También podríamos hacer otras carnes: Conejo, codornices, o lo que se os ocurra y os guste. 


2 comentarios:

  1. Tiene una pinta estupenda habrá que probarlo

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que te gustará. Gracias Tilde por comentar. Un beso.

    ResponderEliminar