Translate

miércoles, 22 de octubre de 2014

El Cebreiro




     Esta entrada se podría llamar también: EL CAMINO FRANCÉS, EL QUESO DEL CEBREIRO Y 200.000 ENTRADAS. Sé que hace días que no publico y no he dado las gracias por ese número redondo e impresionante. La razón es que el fin de semana he estado fuera y el viernes no pude encender el ordenador por la tarde. Los amigos me avisaron con mucho cariño de la llegada a 200.000 visitas. Tengo unos amigos estupendos que se alegran de mis éxitos.

     Lo que he hecho el fin de semana ha sido comenzar el Camino Francés. ¿Desde donde? Pues desde El Cebreiro, nada más y nada menos. El Cebreiro es un pueblo precioso en medio de las montañas. Nunca había estado (parece mentira) y me gustó muchísimo. Como hice algunas fotos ilustraré la entrada con imágenes para que os hagáis una idea. 



    Ya en la edad media había en el Cebreiro un refugio de peregrinos. Hay una iglesia preciosa, Santa María la Real, con una torre-porche de losa de pizarra. tiene tres naves y un baptisterio. Allí están las reliquias de un milagro sucedido en el siglo XIV. El Caliz se puede ver en una capilla lateral, la capilla del Santísimo. Es una iglesia muy sencilla pero muy bonita. Está llena de peregrinos. Unos rezan, otros sacan fotos y algunos, los más, hacen ambas cosas.



     Si algo impresiona del Cebreiro, además de su belleza, es la cantidad de peregrinos que hay. En esto, no se puede comparar con el Camino Inglés. En esta ocasión conocimos a otros peregrinos de diferentes nacionalidades, también españoles. Todo el Camino está indicado con flechas amarillas. No puedes perderte. Esto se lo debemos a un antiguo párroco de O Cebreiro, Elías Valiña. 

     La arquitectura del pueblo es tradicional. Encontramos las famosas "pallozas" que nos recuerdan a los castros celtas. Una de ellas es un museo etnográfico. Cuando ves cómo vivían, lo duro que debía de ser, también piensas cuánto más sencillas eran aquellas vidas sin tantos cachivaches que almacenamos nosotros en nuestras casas. 

     Me queda comentar el QUESO. Había oído hablar de el pero nunca había tomado queso del Cebreiro. Qué cosa más rica. Es blanco como un champiñón, muy fresco y con una textura tierna, casi como el requesón pero más delicado... Lo suelen servir con miel. Me ha parecido un manjar.



     Hoy me quedo en el Cebreiro. Otro día os comentaré las dos etapas que hicimos: El Cebreiro-Triacastela y Triacastela-Sarria. Las dos muy bonitas y agotadoras. Buenos días a todos y gracias por todas esas visitas. 


2 comentarios:

  1. ¡Qué entrada más coñera! Me ha encantado y además coincido contigo en todo lo que dices, sin ningún tipo de matiz. Enhorabuena por esas merecidísimas 200.000 entradas, y permíteme que te diga dos cosas: Te las mereces, y mucha gente me ha dicho que tu blog es su libro de cocina, por lo que creo que esto va a perdurar muchísimos años, incluso creo que más de lo que te imaginas.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Qué amable eres. Te advierto que yo también uso mi blog para consultar porque mis cabeza está hecha un desorden con tanta receta. Nunca me había pasado no cocinar de memoria... Todo se pierde. Es un trabajo que queda hecho. Espero que dure más que yo. Realmente es algo de lo que estoy orgullosa. Nunca creí que pudiera cocinar y escribir tanto. Jajaja. Gracias otra vez. Besos.

    ResponderEliminar