Translate

miércoles, 22 de febrero de 2017

Flores de Carnaval



     Estas son mis primeras flores de carnaval. Sé que no me han quedado muy perfectas y eso que ha sido el segundo intento. Me he sentido un poco torpe al hacerlas y, no cabe duda, tengo que cogerles el tranquillo. Para hacer las flores necesitamos un artilugio -foto inferior- que mojaremos en la masa y llevaremos a la sartén. Hay diversas masas y no tengo mucho conocimiento de este tema. En casa de mi madre no se hacían ni se hacen. Siempre hemos tomado orejas, freixós y torrijas. Lo de las flores para mí es novedad. Son una preciosidad (no las que hecho yo que son muy mejorables) y se supone que fáciles. Os voy a explicar la receta de la masa y seguimos comentando.


     Ingredientes para la masa: 

2 huevos
150grs de harina
Un vaso escaso de leche
Una cucharadita de azúcar
3 cucharadas de aceite de oliva
Una puntita de sal
Un chorrito de anís

     Mezclamos todo. Yo lo hice a mano esta segunda vez ya que la primera usé la batidora y no me fue muy bien. Dejamos reposar la masa. Siempre estas cosas deben reposar porque si no, no les da la gana de hacerse bien. 

     Calentamos el aceite. Mejor de oliva. Hay que poner bastante porque la flor ocupa lugar. El artilugio de hacer las flores lo lavamos y secamos. También se puede llamar: cacharro, chisme... para hacer flores. Lo vamos a poner en el aceite como si lo quisiéramos freír. Así, bien caliente, lo introducimos en la masa que llevamos al aceite hasta que se dora y se desprende. Si no se desprende, la ayudamos con la punta de un cuchillo. Se mete, el artilugio, en el aceite entre flor y flor. Yo tuve ciertas dificultades pero las fui haciendo (la segunda vez). Con esta cantidad deberían salir, al menos, una docena. Las ponemos sobre papel de cocina y las espolvoreamos con azúcar glas. 

     Tened en cuenta que la sartén ha de ser honda y tambien que el cuenco en que hagáis la masa tiene que tener más diámetro que la flor. Esto es de lógica pero es fácil no pararse a pensar. Al menos yo que no soy una cocinera demasiado reflexiva. El artilugio florero se limpia con papel de cocina y se guarda. Tiene la cosa de acostumbrarse a usarlo y calcular que quepan en la sartén un par de flores y el artilugio... No os desanimo pero quizás valga la pena ver un vídeo en Youtube de cómo manejar el asunto. Y no os olvidéis que hay que tener mucho cuidado con el aceite porque es muy fácil quemarse. Importante que el chisme sólo se sumerja en la masa por debajo, según su profundidad. Si no, no se soltará la masa. Se puede mojar hasta bastante arriba pero no llegar al borde. 

     Sólo me queda dar las gracias a mi amiga Ana por facilitarme el artilugio florero y la receta. Las amigas, siempre lo digo, son un tesoro. A mis hijos les han encantado y volveré a hacerlas pronto. Quizás incluso pruebe otra receta. Todos estos postres de sartén son una delicia. Me falta publicar las orejas. Ya las hice este año y las pondré pronto. Buenas tardes a todos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada