Translate

viernes, 10 de julio de 2015

Ensalada para un día de calor




     No sabía como llamar a esta ensalada inspirada en otra que ya está en el blog -ensalada marinera- pero con algunas cosas más... Intento poner los nombres más sencillos posibles pero algunas veces realmente no sé que nombre dar a mis recetas. Como no debo perder la mañana, me  pongo a contaros cómo hice esta ensalada y ya se me ocurrirá algo por el camino. Es una ensalada bastante ligera que les ha gustado mucho en casa. Me encantan estos platos para una cena o ¿por qué no? para una comida cuando el calor aprieta y no tenemos ni ganas de comer. 

     Ingredientes:
Seis palitos de cangrejo
Una latita de bonito en aceite
Una cebolleta pequeña
Un tomate grandote
Un puñado de aceitunas ricas
Seis huevos duros
Una cucharilla de mostaza
Una cucharadota de mayonesa ligera
Unas hojas de lechuga con su aliño



     Empezamos cociendo los huevos unos 12 minutos. Los refrescamos en agua fría y los pelamos y reservamos. Picamos los palitos de cangrejo. Lavamos bien el tomate y lo cortamos en cuadraditos (si queréis, lo peláis). La cebolleta la cortamos al medio y la lavamos debajo del grifo para evitar que "repita", la picamos menuda. Picamos también 2 de los huevos duros. ¿Qué queda? Pues picar las aceitunas bien escurridas. También hay que añadir el bonito. No hace falta ser muy regular en el picado. Un poco como os dé la gana pero no muy grande.

     Yo lo he ido poniendo todo en un plato grande pero sería más cómodo un cuenco. Agregamos la mostaza y la mayonesa. Se puede poner más mayonesa pero yo he procurado ser prudente por las calorías (que son odiosas). Una vez mezclado, yo creo que no precisa sal, la ponemos en el centro de un plato grande y la rodeamos de unas hojas de lechuga o similar (canónigos, espinacas,... o una combinación rica de esas que venden preparadas). Sobre esas hojitas ponemos un aliño normal y ligerito: Un poco de sal, unas gotas de vinagre y un chorro fino de aceite de oliva virgen. Cortamos al medio el resto de los huevos duros y los ponemos sobre lo verde. No puede ser más sencilla la cosa... 

     También se podrían añadir, si os gustan, unas tiras de pimiento
 morrón picaditas o como adorno sobre la ensalada. Sin exagerar de cantidad porque los pimientos son sabrosos e invasores. Poco queda por decir. Les gustó a todos mucho, incluso a uno que no es muy partidario del tomate en general. Os animo a hacerla porque es de las que se hacen "aprisa y corriendo" y es muy agradable bien fresquita. La tomamos con una carne asada que había sobrado del día anterior -lomo adobado casero- y resultó una comida estupenda para un día de verano. Muy buenos días a todos y gracias por seguirme desde: España, Estados Unidos, Alemania, México, Argentina, Colombia, Reino Unido, Venezuela, Chile, Irlanda... Entre otros muchos países. Un saludo muy cariñoso a todos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario