Translate

viernes, 10 de abril de 2015

Zorza casera (de pavo)




     Buenas tardes a todos. Hoy traigo una receta básica que a todos los jóvenes suele gustar. He utilizado pavo pero podríais adobar cerdo o pollo. Como el pavo dicen que adelgaza... Para empezar quería hacer la zorza tal como haríamos el relleno de unos chorizos caseros, ¿qué hice? Cogí un chorizo de la nevera y leí los ingredientes. Después de quitar colorantes y conservantes me quedé con: pimentón, ajo y sal. Lo sospechaba. 

     Este pavo (que adelgaza) ya viene en trozos para guisar así que le añadí una buena cucharada de pimentón de la Vera, dos ajos picaditos y lo dejé abandonado a su suerte unas horas. ¿Cuántas? Si podéis, mejor de víspera. Conviene incorporar un chorro de aceite de oliva para que el pimentón se disperse, pero sólo un poquito. La sal la dejamos para después, ya me conocéis. La carne puesta en este adobo debe oler a chorizo fresco del que usamos para freír (para que os hagáis una idea). En cuanto al tamaño de la carne, si tenéis tiempo y ganas, lo podéis cortar un poco más menudo. Yo hoy no tenía ninguna de las dos cosas. La cantidad de pavo era unos 750 grs. 



     Como imagináis, podéis utilizar, si preferís, pimentón picante o agridulce (que es el término medio). La cuestión es que sea de buena calidad. Lo interesante de esta receta es que se puede hacer en casa muy fácilmente, aunque no se esté en España. Lo siguiente es calentar dos o tres cucharadas de aceite en una sartén y empezar a dorar la zorza por todas partes. Salamos y soltará algo de agua, no importa. La dejamos consumir y seguimos haciendo a fuego medio  hasta que esté totalmente hecho y dorado. Si lo queréis dorar más, subís un poco el fuego. Es así de simple. Para que os hagáis una idea de lo que tardó, os diré que hice a la vez un arroz en blanco que, entre pitos y flautas, tarda unos veinte minutos.



     Es buena cosa, para acompañar este plato adelgazante, freír unas patatas en la freidora .Los hijos varones siempre las agradecen. Doradas y ligeramente saladas.


     Y como el plato es ligero preguntamos: ¿quiere alguien un huevo frito? Esta pregunta deberían hacerla en los bares y mesones cuando vamos a tomar estas cosas ¿verdad? Rompemos la yema, mezclamos todo un poco y... Bon appetit. Mis hijos me han dicho que esta zorza casera les ha gustado y les ha parecido más natural que la que venden.


     En fin, que este platillo magro de pavo, acompañado con arroz en blanco, patatas y un simple huevo frito, va pareciendo algo. ¿Para complementar? Una ensalada que no ha salido en la foto. Buen fin de semana a todos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario