Translate

lunes, 14 de noviembre de 2016

Vieiras al horno



     Esta receta es idéntica a las zamburiñas al horno, cambiando el molusco... No obstante, como es muy rica, os la vuelvo a poner. Hacía mil años que no ponía vieiras en casa. Este verano tuvimos ocasión de tomarlas y, dado que a mis hijos les chiflaron, decidí prepararlas. Seguramente las pondré en Navidades, alguno de los días de fiesta. Se pueden comprar ya y guardarlas en el congelador. Estas las compramos congeladas, con concha, y las limpió mi marido. No es difícil, traen mucha arena y sólo dejamos la carne y el coral. Hay que pasarlas debajo del grifo para que no quede nada de arena. Creo que en el mercado las venden frescas y limpias. Aquí va a depender de nuestro presupuesto. Es lo que suele pasar...

     Los ingredientes son para 6 vieiras:
Una cebollita
2 puñaditos de jamón
Aceite, sal y pimienta
Una cucharada de pan rallado
Vino blanco rico
Perejil fresco

     Pues ya os imagináis, doramos la cebolla picadita en un par de cucharadas de aceite de oliva, añadimos el pan rallado y salteamos un poco e incorporamos el jamón (lo de los puñaditos depende un poco del gusto y de la mano de cada cual). Ponemos el vino, como medio vaso y dejamos hervir hasta que espese un poquito. Salpimentamos. Esto lo ponemos sobre las vieiras, una cucharada o más, al gusto, y espolvoreamos con perejil fresco. Llevamos a horno fuerte unos 8-10 minutos. Aquí, un poco de cuidado con el horno.... El mío ya sabéis que no quema nada. Nos quedan unas vieiras muy sencillas y ricas, nada caras, si recurrimos a los congelados, y muy propias para un día de fiesta. Las fotos están hechas a todo correr pero en el plato estarían bonitas sobre un poco de lechuga o unas hojitas variadas. Dos por persona es una sugerencia que a mí me parece bastante razonable. 

     Por hoy me despido. Os repito que estoy muy contenta de lo bien que va el blog dadas las circunstancias. Os agradezco a todos mucho que me leáis. Me llegan noticias de gente que me lee, que hace mis recetas en sus celebraciones, que disfruta también de mis comentarios y de las tontadas que digo... El viernes me comentaba una amiga que le encantaban mis recetas porque le recordaban a las de la casa de su madre, donde se improvisaban las comidas muchas veces como hago yo. Todo esto, claro, es muy satisfactorio, sobre todo el cariño que me hacéis llegar. Mientras me sigáis leyendo, por aquí andaré. Gracias a todos y muy buenos días. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario