Translate

lunes, 2 de junio de 2014

Quiche de grelos y gulas





     Hacía ya tiempo que no cocinaba una quiche. Por dos razones: La primera, que hice muchas el año pasado y "las tenía aburridas"; la segunda, que en casa con una quiche no hago nada, no llega ni de segundo ni de primero, ni "na".

     Pero el otro día se me ocurrió que una quiche de grelos y gulas podría quedar bien (o no). Nunca había utilizado gulas para hacerla y decidí probar. Tampoco era tanto riesgo.



     Como base he utilizado hojaldre. Del super, marca blanca y todo eso. Lo podéis hacer uno minutos antes al horno pero no mucho si lo queréis doblar, como hice yo, sobre la quiche. En todo caso, se puede poner primero más abajo para que no quede crudo y subirlo los diez últimos minutos para que se dore. Me refiero a la altura de la bandeja, no a la temperatura.



     Hacemos el revuelto como siempre: Con unos 400 grs de grelos cocidos (yo los usé congelados y los pasé 7 minutos por el micro en un pirex). Doramos dos dientes de ajo, añadimos los grelos picados y por último, un minuto, las gulas. Ya sabéis que las hay frescas o congeladas, en cuyo caso las dejamos descongelar un par de horas a temperatura ambiente. Batimos tres huevos, añadimos 200 ml de nata líquida, salpimentamos. Unimos todo y ya tenemos el relleno de nuestra quiche. Sencillo.



      Después ponemos sobre la masa y "echamos" los bordes sobre la quiche. No está de más pintar la masa (reservando una pizca de huevo batido). Yo olvidé hacerlo pero queda más bonita, claro.

     Sólo queda llevarla al horno una media hora entre 175-200º. Primero abajo y los últimos diez minutos más arriba, como expliqué antes, para que se nos haga bien la masa y se dore bien. Nada más. Está muy rica. Si os fijáis en la foto de arriba, yo no corté bien los grelos y se deshizo un poco. Vale la pena escurrirlos en un colador y cortarlos menudos para poder repartirla mejor. Creo que con espinacas también estaría muy rica. Más dulcita. Ya sabéis que los grelos son un poco más amargos.



     Y ahora, en plan cotilla, contaros que hice "panna cotta". Nunca la había probado y la vi en un programa de la tele. Me apeteció y me puse a ello... Bueno, como no encontré la receta exacta que yo quería, improvisé y me quedó demasiado blandita. Se terminó "despachurrando", pero me pareció un postre muy fino, con ese sabor de nata y vainilla, ligeramente azucarado. Faltó gelatina porque quería que quedara muy tierna. Prometo investigar más y volver a hacerla mejor. Ya veis que no me aburro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada