Translate

martes, 31 de mayo de 2022

bacalao al horno


   Este año le comentaba a mi marido las pocas veces que hacemos bacalao en casa. Quiero decir bacalao del bueno, no migas para canfurnadas rápidas. Entonces trajo un lomo que el mismo desaló durante 48 horas, cambiando el agua repetidas veces. Una vez listo, lo corto en cuatro pedazos, los mismos que comensales había, y dejó a mi libre albedrío la elección de la receta. 

   Había hecho yo unas semanas antes un rape -juliana- que nos encantó y decidí volver a repetir la receta. Lo primero fue enharinar los toros de bacalao y dorarlos en aceite caliente por ambos lados. No hace falta que se hagan por dentro. Los reservamos.

 



   A continuación pelé y corté 3-4 patatas como para tortilla y las freí hasta que estuvieron ligeramente doradas. Esto no tiene ninguna dificultad. 

   Para preparar la salsa doré una cebolla, añadí un puñado de gambitas que tenía en el congelador y a continuación una cucharadita de harina. Dejamos que se haga suavemente. Ponemos un poco de vino blanco y dejamos evaporar el alcohol. Para terminar, incorporamos uno o dos cucharones, más bien dos, de caldo de pescado. Salpimentamos o salamos y probamos. Tienen que estar rico pero no saladísimo porque ya sabemos cómo es el bacalao. ¡Ah! una pizca de color con azafrán o colorante viene muy bien. Queda más bonito. También agregamos un puñado de guisantes que pueden muy bien proceder del freezer -me hace gracia esta palabra que jamás uso pero escucho con cierta frecuencia-.



   Ya tenemos todo: El lecho amoroso de patatas, encima el bacalao dorado y la rica salsa por encima. Esto va al horno a unos 200º unos 122-15 minutos, salvo que el horno sea muy listo, que puede ser menos tiempo. En el mío hacen falta pero que veamos que se va dorando y que hierve la base.


   Aquí veis como quedó el interior. Tenía espinas pero fáciles de quitar. Las patatas estaban espectaculares, es como lo de las patatas del besugo, hace falta el besugo pero las patatas son casi lo mejor. ¿El bacalao? Estaba delicioso, mis hijos y mi marido quedaron francamente impresionados. 

   No es una cosa complicada pero si algo laboriosa y de las que da que fregar. Nosotros lo tomamos el Miércoles Santo e imagino que se convertirá en tradición. Tenía que contároslo, me parece lo correcto. Con otro pescado lo haríamos igual. Con merluza, mismamente. Pero el bacalao es algo especial. Os animo, como siempre digo, a hacerlo. Se puede hacer una cazuelita individual para uno. No hay pega. Siento no escribir más a menudo. Tengo una vida familiar intensa y bendecida. Una felicidad de nietos. Nos vemos pronto por aquí. Bicos. 

1 comentario:

  1. Muchas gracias, lo cierto que me falta humor para la cocina, pero gracias a ti, copié tu receta. Eres un cielo querida Ana, es imposible pasar de largo por tu arte culinario. Un besiño

    ResponderEliminar