Translate

miércoles, 29 de junio de 2016

Ñoquis (Gnocchi de patata) en salsa de espinacas



     No sé si os gustan los ñoquis. En casa prefieren la pasta normal sin ninguna duda. El otro día los compró mi marido, cosa que me sorprendió por lo que os he dicho, y los hice de una forma muy sencilla. Ya sabéis que es como pasta hecha con harina, patatas y huevo. Nunca los he hecho en casa porque salen tantos con la receta de un sólo huevo que me agobia sólo pensarlo. Estos estaban ricos y la salsa sirve para una pasta normal. Allá vamos.

     Ingredientes:
Medio kilo de ñoquis
Un puñado de bacon
Dos puñados de espinacas frescas
Una cucharada de aceite
Una cucharada rasa de harina
leche
Sal y pimienta
Queso rallado


     En una sartén con aceite ponemos el bacon a saltear a fuego suave. Esto del aceite es por la harina, sino no lo pondría pues el bacon es grasito. Añadimos la harina y damos unas vueltas. No es mucha harina, ya veis que en la foto ni se nota. Después incorporamos las espinacas. Que se hagan un poco.


     Lo siguiente es añadir la leche. No he puesto cantidad, ponemos medio vaso y vamos agregando algo más según espese hasta obtener una salsa ligera con la textura de la nata líquida. Salpimentamos al gusto (es conveniente probar una cucharilla)


     Después incorporamos dos montoncitos de queso rallado. Yo he puesto uno corriente y moliente, mezcla de quesos para pizza. Dejamos fundir... 

     Sólo nos queda agregar los ñoquis que habremos cocido en agua durante un minuto. Esto según el envase os pida, claro. Lo bueno es que no tardan nada. Les damos unas vueltas en la salsa y ya están listos para comer. No digo yo que sea la cosa del otro mundo pero la salsa con el queso fundido está muy rica y los ñoquis están de lo más agradables... Vamos, que está muy bien. La presentación, un poco de potaje, creo yo, pero de verdad, muy ricos. Y preparados en unos minutos. Para un apuro es bárbaro.


     Hoy me he animado a publicar porque tenía tiempo y esta recetita sencilla. Me da pena ver bajar las estadísticas por abandono. No se puede estar a todo, es así la vida. De todas maneras, hemos llegado a las 400.000 visitas y está muuuy bien, ¿no os parece? En cuanto tenga alguna novedad que esté rica, me tendréis por aquí de nuevo. La receta del ají ha tenido mucho éxito y han entrado en el blog lectores de Perú. Les mando un saludo muy cariñoso. A todos, claro está. Os deseo a todos muy buenas tardes y feliz día de San Pedro... y de San Pablo. Felicidades a los que así os llamáis.


sábado, 25 de junio de 2016

Ají de pollo



     Tenía ganas de compartir con vosotros esta receta que me ha enseñado a hacer mi prima Anita. Es un plato peruano muy rico y sencillo. Realmente, no tiene la menor dificultad. Lo único un poco original que podemos precisar es el ají. De todas maneras, al final os voy a ofrecer otras opciones por si no lo encontráis. Vamos con los ingredientes:

3 ó 4 pechugas de pollo enteras
Una o dos cebollas
Una cucharada de almendras molidas
Una cucharada de ají
Sal y pimienta
Una rebanada de pan de molde mojada en leche
Aceite
Agua

Arroz en blanco
Huevos de codorniz
Aceitunas negras


     Empezamos poniendo un par de cucharadas de aceite en la sartén o la tartera que vayamos a utilizar. Doramos las pechugas por ambos lados. Si caben, vais poniendo la cebolla a dorar por el medio (caso de que no hagáis mucha cantidad). 



     Cuando la cebolla va estando pochadita, incorporáis una cucharada de harina de almendras y una cucharada de ají, ojito que pica lo suyo. Damos unas vueltas. 



     Es el momento de añadir la rebanada de pan mojada en leche. La ponemos en trocitos y la salteamos también un poquito. Así por las buenas. 

     Salpimentamos con prudencia y añadimos un medio vaso de agua (o caldo). Yo pongo agua porque con la sustancia de tres o cuatro pechugas de pollo ya tenemos bastante. Ya veréis que salsa tan deliciosa... Dejamos cocer una media hora. Que las pechugas estén totalmente cocidas. 


     Después llega el momento de separar la carne y desmecharla, esto es deshacerla en tiras o fías. No me sale muy bien todavía porque siempre que lo voy a hacer ando con prisas y me quemo. Mejor retirarla un poco antes. La salsa la emulsionamos con la batidora de brazo. Queda rica riquísima. Mis hijos están entusiasmados. 




     Como os dije, se suele acompañar con arroz, aceitunas negras y huevos de codorniz cocidos. El pollo desmechado se pone en la salsa de nuevo. La presentación de arriba está mal. 


     Las tiras de pollo en su salsa que, como os dije, tengo que mejorar pues el "desmechado" no lo domino.


     Y otra sugerencia: Una rebanada de pan, el pollo con su salsa y un poco de aguacate chafado con aceite, limón y una pizca de sal. Otra combinación rica. También hemos rellenado crêpes en otra ocasión y es una opción deliciosa. Ya os digo que es un guisito fácil y exquisito.



     Y para los que no sois de picantes. Podríais hacer la receta igual pero cambiando el ají por medio pimiento amarillo que doraríais con la cebolla. El resto de la receta, pues lo mismo. De verdad que se hace en media hora y es algo buenísimo. Yo ya la he hecho tres o cuatro veces. 

     Si no tenéis el ají y queréis que pique... Podríais hacerlo con pimiento y añadir algún picante al final. Ya sabéis que hay variedad: jalapeños, guindillas, tabasco,... Para hacer trampa siempre hay tiempo. El ají, ya os aviso que pica bastante. Lo hay encurtido, en crema y hasta en polvo. Es lo que usaríamos también para hacer la causa limeña . Creo que de todo esto no queda más por decir. Si me he equivocado en alguna parte de la receta, que me disculpen los entendidos. 

     Otra cosa que sí quería deciros es que durante el verano probablemente publicaré algo menos cogiendo alguna semana de vacaciones. No es algo que tenga planeado sino que va a tener que ser así por diversidad de razones. Estamos ya cerca de las 400.000 visitas y no tengo intención de dejar el blog pero este verano es algo especial para mí. De todas maneras, siempre que pueda y tenga alguna receta graciosa y rica, que no haya puesto, procuraré subirla. Os doy las gracias a todos por vuestra paciencia conmigo y por seguirme. Aunque no me marcho, os deseo a todos buenas tardes y feliz verano. A ver si hay suerte... Y muchas gracias a Anita por sus recetas de ultramar.



     

martes, 21 de junio de 2016

Pizza bolognesa


     Hoy os traigo una receta de aprovechamiento. Me había sobrado salsa bolognesa y mis hijos me pidieron que hiciera una pizza. Hacía tiempo que no la hacía así. No tiene ninguna dificultad. Simplemente que nos sobre un tazón de salsa.  Lo primero es la masa, hoy la he comprado. Uno de mis hermanos dice que esto es pasarse al lado oscuro...  A mí me parece más bien que hace calor y ando con prisas. 

     
 Sobre la masa extendemos la salsa con la carne que, lógicamente, habíamos guardado en la nevera. Después ponemos hojas de espinacas al gusto. Mejor frescas. 


 
     A continuación, incorporamos abundante queso rallado. Mezcla o el que os guste y prefiráis. Yo lo he comprado mezclado. Sin complicaciones.



      Lo siguiente es añadir unos huevos, pueden ser de codorniz si os gustan más. Yo no los tenía y opté por un par de huevos de gallina. Vamos, lo corriente. Los salpimentamos y espolvoreamos la pizza con tomillo. Sólo nos queda hornearla a 225º unos 10-12 minutos. Es una tontería muy fácil pero ya veréis que rica sale. Muy buenas tardes a todos.


viernes, 17 de junio de 2016

Fritos de salchichas



     Esta receta la he visto en una de esas páginas tan divertidas que salen en Facebook y en unos segundos te ponen un vídeo de una receta muy apetecible que suele ser rica en calorías. Qué buenas suelen ser las recetas que engordan. Uno de mis hijos me dijo: Lo tienes que hacer. 

     Yo no sé decir que no pero preferí hacer la receta con salchichas cocktail (aquellas eran a lo grande). El resultado es muy rico. Para picar o para una comida. Es divertido de hacer y la dificultad es cero. Son un poquito caras las salchichas chiquitas (para lo que son) pero se pueden cortar salchichas normales si no se quiere gastar. 

 

    Lo primero, sacamos las salchichas de la lata, las escurrimos, las secamos con papel de cocina y las pasamos por harina para que la pasta se les pegue bien. 


     Después les pinchamos un palillo de un lado a otro. Si preferís una espadita quedará más chic aunque es algo más caro. Para un día de fiesta... Tienen que ser de madera, claro. Nada de plástico.


    Hacemos la pasta como siempre (si os gusta otra, pues otra):

Un huevo
Una taza de harina
Una taza de leche
Una cucharilla de royal
Una cucharada de aceite
Sal

     Batimos todo con la batidora y dejamos reposar unos minutos. Me gusta añadirle un poco de cebolla picadita pero esto es capricho. 


     Vamos mojando las salchichas y friendo en abundante aceite caliente. Tener el palillo es muy cómodo porque las sumergimos sin mojarlo y a la sartén. Quiero decir que no nos pringamos nada.


     Las doramos por ambos lados y ya están las salchichas preparadas. Nosotros hemos hecho además un par de salchichas bratwurst cortadas en trozos. Estaban todas muy ricas, la verdad.



     Las he puesto así, con tres salsas de bote -esto es al gusto- y para que todo no fuera brutal, he preparado un pisto de berenjenas, ya sabéis que me encantan. Es una simple comida de diario pero todos se quedaron encantados y para un picoteo me gustan mucho, puestas en cacharritos más pequeños. Aquí queda la receta que espero os guste. Buenos días a todos y gracias por seguirme una vez más.


lunes, 13 de junio de 2016

Pollo en rouge


     Una receta que se parece a otras y me empieza a dar la impresión de que me repito un poco y, tal vez, debiera publicar menos... Es un guiso de pollo con hortalizas y esas cosas... Nos gustó mucho a todos y por eso os lo pongo. Lo que necesitamos es:

Dos bandejas de contramuslos sin piel
Una cebolla morada
Medio pimiento rojo
Dos tomates pelados 
Aceite,sal y pimienta
Hierbas y especias
Vino


     En dos cucharadas de aceite doramos el pollo con paciencia. Podéis usar los trozos que más os gusten, claro. Los contramuslos, si bien no son bonitos, son de las partes más jugosas del pollo y son económicos. Lo dicho, doramos con tranquilidad y mientras vamos preparando las hortalizas. Todo colorado.



     Incorporamos las hortalizas y dejamos que se vayan fondeando. Si es mucho pollo no es posible pero yo procuro hacerlo así. Quiero decir que si la carne es mucha, hay que retirarla después de dorada para pochar las hortalizas. A mí todo lo que sea ahorrar tiempo y cacharrada me parece bien.


     Salpimentamos al gusto y ponemos algunas hierbas y especias. ¿Cuáles he usado yo? Pues un poco de orégano, tomillo y cominos. Los últimos con prudencia. Que preferís otra combinación: romero y tomillo, nuez moscada,... esto es bastante variable. Hay quien prefiere no especiar. Yo reconozco que a mí me gusta.


     Al salar, empieza el pollo a soltar jugo, es un buen momento para añadir un vaso de vino de cocinar. Si no os gusta que esté fuerte de vino, lo rebajáis con agua. Yo suelo hacerlo. Vino tinto también iría bien con este plato rojizo.


     Dejamos hervir alrededor de 30-40 minutos, que veamos que todo está bien cocinado. Sobre todo el pollo.


     Además de freír espárragos, vamos a decir planchar... alguno ha decidido poner su pollo en una torta ligeramente dorada en la sartén. 


     Estas combinaciones nos encantan. Somos bastante larpeiros, ¡qué le vamos a hacer!


     Ya veis que la pinta es rica. En casa siempre ponemos un poco de queso en estos platos para que se funda y engorde el conjunto un poco más. 


     Queda poco por decir. Se podría utilizar pollo con piel. A mí bien dorada me encanta. Cualquier guarnición: arroz, patatas,... Lo que se os ocurra, sería posible. Para rellenar tortas o fajitas, hay que deshuesar el pollo antes, claro. En fin, es sólo una sugerencia. Como no se me ocurra algo original voy a tener que coger unas vacaciones blogueras. Mientras lo medito, os deseo a todos muy buenas tardes.




viernes, 10 de junio de 2016

Merluza al horno con guisantes



     Este es un plato clásico que cuando lo hacemos huele la casa a restaurant de los de antes. Es muy típico, y más caro, hacerlo con rape. En cualquier caso, es muy rico. En esta ocasión, mi marido ha usado merluza fresca y estaba muy rica.

     Ingredientes:
Una merluza limpia
 Harina y huevo batido
Aceite y sal
Una o dos cebollas
Un tazón de guisantes
Un vaso de vino blanco
(Caldo de pescado)


     Lo primero es freír la merluza. Esta estaba limpia de piel y espinas y mi marido la saló ligeramente y la frio pasándola antes por harina y huevo. Queda mejor envuelta que sólo con harina. Sólo hay que dorarla a fuego vivo.

     Parte del aceite que nos ha sobrado de freír el pescado la utilizamos para dorar una o dos cebollas que cortaremos más o menos grande según el gusto. 


     Incorporamos un tazón de guisantes, frescos o no, y dejamos hacer un poco. Lo último es añadir un vaso de vino gallego. Podemos usar ribeiro o albariño... O lo que queráis. Vino blanco, claro. Dejamos hervir un ratito. No olvidéis salpimentar esta salsa.


     La camita del pescado es como siempre de patatas fritas. No hace falta decirlo aunque ni se ven. Era una merluza grande y la fuente quedó petada. Bien, se supone que la merluza sólo está dorada por fuera y le falta algo de cocción. Así pues, metemos al horno, fuertecillo unos minutos 8-12, hasta que se acabe de hacer el pescado, se mezclen los sabores y se dore ligeramente. En este sentido, es mejor hacerlo sobre la marcha porque si se nos enfría del todo, mientras coge calor el conjunto del plato, la merluza se nos pasará un poco de cocción. De sabor, es un plato muy rico y muy marinero. Se pueden poner unas almejitas o unos gambones por en medio si caben... 

     Es bueno que quede salsoso, para mojar pan. Si tenéis un poco de caldo de pescado, mejor que mejor. A nosotros este día nos faltó un poco de salsa, o nos sobró pescado, pero estaba realmente rico. Buenas tardes a todos. 




martes, 7 de junio de 2016

Guiso de atún



     Para hacer este guiso marinero necesitamos:

Dos ruedas de atún (medio kilo)
Una cebolla
Medio pimiento rojo
Dos dientes de ajo
Cuatro patatas
Una cucharadita de pimentón de la Vera
Media lata de tomate triturado
Dos cucharadas de aceite
Sal y agua
Laurel 
(Un puñado de almejas)


     Empezamos como siempre dorando cebolla y pimiento cortados en trocitos. Incorporamos el ajo y a continuación el tomate. Dejamos a fuego medio unos diez minutos.



      Ponemos el pimentón. Damos unas vueltas. Cortamos las patatas peladas en cuadrados y las incorporamos a la fritada para que se impregnen de los aromas. Cubrimos de agua generosamente y añadimos una hoja de laurel. Salamos. Dejamos hervir hasta que estén tiernas a fuego suave.



     Incorporamos al guiso de patatas el atún cortado en cuadrados. Yo he puesto un puñado de almejas pero no lo creo necesario. Dejamos hervir unos cinco minutos hasta que el pescado está hecho y las almejas se abran. Probamos y rectificamos de sal si es necesario. Es un guiso muy rico y fácil.
   


viernes, 3 de junio de 2016

Arroz hortelano con morcilla


     Este es un arroz que hice para aprovechar un montón de hortalizas que tenía en la nevera. Yo creo que realmente quedó muy rico. Así pues, vamos a utilizar las cosas que tengamos y buenamente nos gustan. Os voy decir lo que puse yo y vosotros lo hacéis como os guste y según lo que tengáis a mano.

     Ingredientes:

Una chalota
Un trozo de pimiento rojo
Cuatro espárragos trigueros
Setas de cardo
Champiñones
Un puñadito de bacon
Un tomate
Dos dientes de ajo
Aceite y sal
Un tazón de arroz
Dos tazones de agua



      Empezaremos, como siempre calentando dos o tres cucharadas de buen aceite de oliva en la tartera. Yo he utilizado el de Valdealgorfa que me encanta. Ponemos primero la chalota y el pimiento cortados como nos dé la gana. Yo soy de encontrar las hortalizas. Cortamos los espárragos y los incorporamos a la tartera. El fuego medio. Vamos cortando setas y champiñones, aproximadamente seis de cada por decir algo... Subimos el fuego y los añadimos junto con el tomate pelado y cortado en dados y los taquitos de bacon. Que coja color sin quemarse. Ya huele muy rico y así simplemente nos gustaría como guarnición de una carne. Bueno, ya veis que no hemos puesto todavía la sal. Es para que se fría todo sin soltar agua. Tenemos que ver que todo se dora sin formarse un "conglomerado". Que quede suelto. 


     Incorporamos el ajo en trocitos chicos y le damos unas vueltas. A continuación el arroz que debe impregnarse a fuego suave de la grasita del aceite. Esto evitará que se nos pase y se quede pastoso. Me gusta mucho el arroz suelto. Agregamos el agua, siempre el doble que el arroz y salamos. Cuando empiece a hervir, buscamos un punto de cocción suave -yo pongo el 3- que debe durar unos 18 minutos si es arroz normal. Suelo usar Sos. Con la sal hay que ser prudente pero no quedarse corto o quedará muy tonto. Mejor echar en varias veces e ir probando. 


     No he puesto azafrán pero también le va muy bien. Ya veis que lo he hecho blanquito. De acompañamiento he puesto morcilla de Burgos planchada en una pincelada de aceite. Bien doradita. Las fotos no han quedado muy bonitas pero todos han coincidido en que el plato estaba realmente rico. Nada más por hoy. Bueno, bonito, barato y muy sano. Si además fuese light, sería la repanocha. Esta expresión me hace mucha gracia. Os deseo a todos un feliz y soleado fin de semana.