Translate

sábado, 29 de noviembre de 2014

Callos de mentirita.



    Este plato me encanta. No sé si os gustan o no los callos pero tengo una amiga que hace "callos sin callos". A mí sí me gustan y cuando me apetece tomar un buen plato de callos con garbanzos y no tengo ganas de liarme a limpiarlos, cocerlos y todo lo demás, hago este invento que es la mar de rico. 

     Ingredientes:
Un tazón de garbanzos
Media cebolla
Un diente de ajo
Carne a discreción: un chorizo, un trocito de lacón, una tira de tocino...
Aceite y sal

Una o dos latas de callos
Cominos
Un par de guindillas
Una cucharilla de pimentón de la vera



     Lo que vamos a hacer ya os lo imagináis: Los garbanzos, remojados desde la víspera, los ponemos a cocer cubiertos de agua con la cebolla, el ajo, la carne que que hayáis escogido (con medio chorizo ya nos vale), un chorro de aceite y una pizca de sal. Llevamos a ebullición, bajamos el fuego y dejamos hervir suavemente unos 45 minutos con la tapa puesta. Es el tiempo que suelen tardar los garbanzos en cocerse. No olvidéis el remojo. Tampoco les cortéis el hervor pues se quedan duros. Una vez tiernos los garbanzos, sacamos la cebolla y el ajo, los trituramos y los volvemos a poner con los garbanzos. También cortamos el chorizo. Si nos ha quedado demasiada agua de cocer, retiramos antes una buena parte con un cucharón. Sobre todo si queremos que los callos estén bien espesos. Según os gusten.

     Seguimos: Añadimos la lata de callos (sin garbanzos). Una marca que os guste, por ejemplo Louriño o la que se os ocurra. También ponéis los cominos y el pimentón, una pizca y probáis (según os guste más o menos la cantidad de cominos). Incorporáis las guindillas, si os gusta el picante. A mí me gusta que los callos piquen un poco. Para esta cantidad pongo dos guindillas. Me parece que pican sin exagerar. Dejamos hervir todo junto un ratito y ya tenemos nuestros callos. Os aseguro que están riquísimos. También podríais comprar un bote de garbanzos cocidos pero de esta manera quedan más ricos. Sólo nos queda acompañarlos con una copa de vino tinto y un buen trozo de pan blanco. 



jueves, 27 de noviembre de 2014

Berenjenas empanadas II






    Esta receta ya la había puesto pero como me gustan tanto aquí está de nuevo. Para hacer las berenjenas y para empanar hortalizas en general, necesitamos pasarlas por harina-huevo batido-pan rallado. Por este orden. La harina para que se "pegue" el huevo, el huevo para que se "pegue" el pan rallado. De la misma manera que cuando queremos empanar pescado blanco.

     Ya sabéis que las berenjenas se suelen cortar y espolvorear con sal (o sumergirlas en agua ligeramente salada). Esto les resta amargor. A mí me gustan tanto que si no tengo tiempo las hago sobre la marcha y no me amargan "nadiña". Una vez que han sudado lo suyo, las enjuagamos y las secamos con papel de cocina. En la harina, hoy, he puesto una cucharilla de orégano. El huevo lo salamos al gusto y procedemos. 

     Una vez empanadas, las freímos en aceite caliente pero no al máximo (del 1-9, yo diría 6 ó 7). El motivo es que queremos que se doren pero también que por dentro estén cocinadas y mantecosas. Las pasamos por papel para quitar el exceso de aceite y listas para comer. Son riquísimas. Si queréis, ya sabéis, les ponéis miel. A mí me gustan tal cual. 


     De nuevo repito receta, me doy cuenta de que últimamente lo hago con frecuencia. No creáis que es falta de interés, es que me va faltando cabeza para variar y no tengo "tiempo" para cocinar langostas, bogavantes o faisanes :)  En todo caso, no me importa el hecho de que mi cocina sea barata, creo que eso no influye en que sea buena o mala cocina, pero me da rabia repetirme... Como se acercan las fiestas, procuraré poner alguna receta que os sea útil y tenga una presentación vistosa (y rica ¡claro!). Este año tengo más cosas que hacer y me resulta un poco complicado llevar el blog al día. Esto no quiere decir que me rinda, por su puesto que no, sino que tendré que espaciar un poco las entradas. Dejarlo NUNCA, me hace muy feliz esta forma de expresarme, aunque os parezca mentira. Gracias a todos por seguirme, a los españoles y a todos los demás. Me causa admiración que me leáis en países tan lejanos. En cuanto a estas berenjenas empanadas, ya veréis que ricas son. Da pereza empanarlas pero son pura manteca. Ah, y procurad elegirlas tersas y brillantes. Se nota cuando están frescas. Buenos días a todos

lunes, 24 de noviembre de 2014

Ensalada marinera II



    Esta ensalada ya la conocéis. El domingo la puse de aperitivo y la cambié un poco. Es tan rápida y fácil que da gusto hacerla. Además les encanta a todos y es muy barata (como toda mi cocina). Os pongo los ingredientes ya cambiados aunque la diferencia es poca. Eso sí, las fotos que le hice quedaron mucho mejor que las de la primera. La diferencia que hay entre usar una cámara o un móvil. 

     Ingredientes:
150 grs de palitos de cangrejo
Un par de latitas de atún en escabeche (o en aceite)
Dos huevos duros
Una cebolla pequeña picadita
Dos o tres cucharadotas de mayonesa
Dos tiras de pimiento morron
Perejil picadito
(Sal al gusto)

     Ya veis qué poca diferencia. También lleva la camita de verde y un tomate pelado y cortado en cuadrados. A esta base le pongo aceite y sal. Después, preparada la ensalada, todo bien mezclado, la ponemos sobre esta base. Simplemente, hay que cocer los huevos y picar los ingredientes. La cebolla (o cebolleta) la lavamos, una vez cortada a la mitad, bajo el grifo para que sea menos pesada. La mayonesa la mezclamos con el perejil y el pimiento picaditos y removemos todo bien. Se prueba por si necesita un poco más de sal. Va a depender del gusto... Se podría enriquecer con unos mejillones o unas gambitas peladas. También se podría servir en copas de cock-tail. Lo que se os ocurra. Es una especie de ensalada-salpicón la mar de rica. Buenas noches a todos.


miércoles, 19 de noviembre de 2014

Crêpes de carne con salsa de queso



     Otra vez me he puesto con la carne del cocido. Había sobrado bastante y, como os dije, era mucha para unas croquetas. Ayer descansamos y hoy volví a la carga. Se me ocurrió hacer unos crêpes. Ya los he puesto otras veces. La idea era rellenarlos con la carne, cubrirlos con bechamel y gratinarlos al horno con un poco de queso. Después pensé ¡otra vez bechamel! No me apetecía nada pasarme otra vez 20 minutos revolviendo. Así que hice un cambió que nos gustó mucho y me alegré porque hacía mucho que no preparaba crema de queso azul caliente. Vayamos por partes...

     Ingredientes para los crêpes:
Un cuarto de litro de leche
Un huevo grande
Una taza de harina
Una pizca de sal
Una cucharada de aceite.

     Batimos todo junto con la batidora y en una sartén apenas pintada de aceite vamos haciendo los crêpes. El tamaño de sartén es pequeño y algo menos de medio cucharón. Yo tengo un cucharón chico que es lo justo para hacer los crêpes. Con esta cantidad salen unos 12 crêpes finos sin exagerar. (Esta misma receta "mía" la usa una amiga para hacer freixós añadiendo un poco de azúcar y un chorrito de anís. No son freixós auténticos pero es muy fácil darles la vuelta y no queman tanto como los que llevan agua. Esto es un inciso).




     El relleno de carne:
Un plato de carne de cocido picada (lo que nos sobre)
Una cebolla
6-8 champiñones en láminas
Aceite, sal y pimienta

     Pues bueno... Doramos la cebolla picada a nuestro gusto, tiras o cuadraditos. Añadimos la carne, los champiñones y salpimentamos. Dejamos sofreír un ratito y lista. No queda muy bonita pero es muy sabrosa y lo mismo nos sirve para esto que para unas empanadillas o lo que se os ocurra. Se podría poner pimiento u otra hortaliza que os guste y tengáis in the fridge.

     La crema de queso azul:
200 ml de nata líquida
50-75 grs de queso azul
(Sal)

     Esto es más que fácil. En una tartera pequeña calentamos la nata, añadimos el queso y dejamos fundir. Enseguida veis que se espesa. Probáis por si queréis añadir sal. Es una crema muy rica para muchas otras cosas: Una fondue de carne, una carne asada,...

     También he puesto una ensalada de canónigos y tomatitos con aceite, sal y vinagre, y una pizca de tomillo. Esto ya no es receta, es una simple ensaladita. 


     Después, todo a la mesa en plan informal, cada uno monta sus crêpes como mejor le parece. El relleno dentro, la salsa por encima y la ensalada a un lado; o todo dentro, que es menos vistoso pero delicioso. Si tenéis ganas, hacéis el doble de crêpes y preparáis más rellenos. Por ejemplo, un revuelto de ajetes, trigueros y langostinos. Así vamos variando y es rico y entretenido. Una cuñada mía los prepara así, con diferentes rellenos y es riquísimo. Yo, por mi parte, he terminado la carne del cocido y me doy por satisfecha. Buenas noches a todos.


lunes, 17 de noviembre de 2014

Croquetas de cocido



     Pues otra vez me he liado a hacer croquetas. Como me encantan, algunos lunes las hago con lo que encuentro en la nevera. Esta vez nos ha sobrado carne de cocido y me he animado a hacerlas. Son de las más clásicas y muy sabrosas. Quizás no muy sofisticadas pero no fallan. 

     Ingredientes:
100 grs de carne de cocido
50 grs de harina
Medio litro de leche
Una cebolla pequeña
Sal y una pizca de perejil (opcional)
Aceite, huevo, pan rallado...

     Sí, ya sé que estoy un poco pesada con las croquetas. Pero es que son tan ricas... Como casi todos los platos de sobras, engordan y son baratísimas. Eso sí, dan un poco de lata. Hoy he comenzado dorando una cebolla pequeña picadita en unas cucharadas de aceite. Incorporamos la harina, dejamos dorar a fuego suave unos minutos y después, separando del fuego, añadimos la leche sin dejar de remover. Volvemos a llevar al fuego y dejamos hervir poco a poco. Esto es lo básico, claro. 



     En una tabla he picado la carne menuda y la he añadido a la bechamel que estaba a medio hacer. Dejamos que siga cociendo y probamos de sal. (También podríamos dorar la carne con la cebolla, es la otra manera...) Es necesario que la bechamel hierva suavemente unos 20 minutos para que la harina no sepa a crudo.



     Si os apetece, ponéis también, al final, un poco de perejil picado. Si tenéis mucha carne de sobras, mejor guardar un poco para otra receta o congelarla en una fiambrera. Yo os he puesto una cantidad aproximada de 100 grs. Si ponéis mucha carne parecerán albóndigas. Es bueno que lleven el picadillo de carne pero también que se note la suavidad de la bechamel. Después... pues lo de siempre: enfriar, rebozar y freír en aceite bien caliente de pocas en pocas para que no se abran. Hoy las quise hacer tan tiernas que me dio mucha guerra freírlas. Una lata. Otro día las hago un pelín más espesas. 

     Otro truco de Pero Grullo, si la carne fuera poca, es añadir un huevo duro picadito. En fin, todas estas cosas ya las sabéis. Aproveche el momento de rebozar para empanar también una berenjena (que me chifla), pero esto ya os lo pondré otro día. No sé por qué todos los fritos caseros son tan ricos... ¡Qué tormento! Buenas tardes a todos.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Ensalada de lombarda




          Por fin puedo publicar ¡Que lío! Hoy os traigo una ensalada muy sencilla y, para mi gusto, muy rica. Otra vez lombarda y colorido. ¿Os imagináis hacer una cena morada y naranja? Sería un reto... Yo nunca he hecho una comida con temática de colores pero me parece podría ser divertido (y complicado). Muy propio para un pintor.

     Ingredientes: 
Media lombarda
Una zanahoria rallada
Una manzana rallada
6-8 nueces picadas
Dados de queso 
Aceite, sal y vinagre

     Bueno, ya os imagináis. Cortamos la lombarda finita, en juliana. Es fácil con un cuchillo. También rallamos la zanahoria y la manzana (esto lo he hecho con el "helicóptero"). Seguimos... pelamos y cortamos las nueces en trocitos no muy chicos y ponemos queso en daditos en la proporción que nos guste 75-125 gramos. En casa somos muy queseros. Yo he utilizado un queso corriente, creo que era gouda. Nada más que nos queda aliñarla a nuestro gusto. Como una ensalada clásica. Como veis en la foto, la he puesto como guarnición de un asado y resultó una comida muy agradable. Todos sabemos que es sano e inteligente añadir verduras y hortalizas a nuestro menú. Nada más por hoy. Feliz fin de semana a todos. A ver si no nos llueve en Galicia.



lunes, 10 de noviembre de 2014

Pimientos rellenos de carne




     Esta receta tenía ganas de hacerla. La última vez que hice "Piezas rellenas" juré en arameo. Qué lata me dieron, ¡tuve que usar tres tarteras! Muchas veces he pensado lo fácil que sería hacer simplemente pimientos, cebollas o calabacines rellenos. Menos trabajoso y también muy rico. Los pimientos, en particular, no hay que pelarlos y son muy sabrosos. Tenía estos pimientos rojos en la nevera y me decidí a probar. Nos gustaron mucho.

     Ingredientes:
Seis pimientos
750 grs de carne
Un huevo
Sal, pimienta, nuez moscada y tomillo
Una cebolla
Miga de pan mojada en leche
Pan rallado
Aceite, vino y agua 



     Espero no haber olvidado ningún ingrediente porque los hice hace unos días y no los apunté. En todo caso, por supuesto, es una receta que admite variaciones. Lo primero es mezclar la carne con el huevo, un cuarto de cebolla picadita y el pan, especiarla al gusto, y removerla un poco con las manos. Es bueno ser prudente con la sal, pero las especias van según nos parezca y se pueden variar. Claro.

     Con un cuchillo vaciamos los pimientos. Sacamos bien las pepitas (o lo procuramos) y rellenamos de carne con la ayuda de una cuchara. Cabe bastante carne. Después los pasamos por pan rallado (o harina) y los freímos en un fondito de aceite con la carne para abajo. Que se doren un poco.  Retiramos a una fuente y en el mismo aceite preparamos una salsa rubia con el resto de la cebolla picadita, una cucharadita de pan rallado (o harina), medio vaso de vino y medio de agua. Salamos la salsa y volvemos a poner los pimientos en la tartera, esta vez boca arriba. Dejamos hervir todo junto unos 40-45 minutos . Para acompañar he puesto arroz en blanco que con la salsa está muy rico. Ya veis que es un plato fácil. 

     Y bueno... Normalmente lo hago con harina y este día utilicé pan rallado. Quizás me guste más con harina. Por lo demás, es lo mismo. Podríais rellenar calabacines, cebollas, berenjenas,... Terminarlos en el horno o en la olla a presión. Y de este plato... No tengo nada más que decir.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Pollo asado con ajo y pimentón



     Sé que la mayoría de recetas de pollo asado se parecen pero este que he hecho ha quedado tan delicioso que no puedo evitar la tentación de publicarlo. Es una receta hecha con zancos (o cuartos traseros). Ya sabéis que muchas veces están de oferta porque mucha gente prefiere la pechuga. No es mi caso, la encuentro algo seca, pero cada uno tiene su gusto. Para hacer esta receta necesitamos:

Cinco zancos de pollo (uno por persona)
Dos-tres dientes de ajo
Una cucharadita de pimentón de la Vera
Media cucharadita de tomillo
 Sal gorda, aceite de oliva y vino blanco. 

     Como veis son ingredientes básicos y baratos. El pimentón de la Vera, regalo de una de mis hermanas, es exquisito. Nada que ver con otros que venden por ahí. Lo primero chafamos los ajos pelados en un almirez con un poco de sal gorda. Añadimos dos o tres cucharadas de buen aceite de oliva y mezclamos bien. 

     Después incorporamos el pimentón y el tomillo. Removemos y con esta mezcla untamos el pollo con ayuda de un pincel o como mejor os parezca. Lo dejamos toda la mañana para que absorba los aromas.


     Calentamos el horno a 175 º. Ponemos un fondito de vino debajo del pollo y espolvoreamos la piel con escamas de sal. Llevamos al horno entre una hora y hora y media, dependiendo de la calidad del pollo. Se ve que está hecho porque la carne se desprende del hueso. También nos interesa que la piel esté doradita para los que les gusta tomarla.


     Ya veis que receta tan simple. Huele riquísimo, como aquellos asados de Carmen. Para acompañarlo he preparado una ensalada de tomate que simplemente he pelado, cortado en cuadraditos y aliñado con aceite y sal, un chorrito de vinagre y una pizca de orégano. Las patatas fritas, cortadas como para tortilla pero más gorditas. Un poco de pan de centeno y un vasito de vino. Qué comida tan rica y tan barata. No se puede pedir más.



miércoles, 5 de noviembre de 2014

Lombarda guisada con salchichas



     Creo que es la primera vez que pongo lombarda en el blog. Esta es una receta que también hago a veces con repollo (de hecho, creo que ya está publicada). Lo que pasa es que con lombarda, a parte de los matices de sabor, queda mucho más bonita. No suelo cocinar lombarda con frecuencia porque se me olvida, como me pasa con las endivias (una que no es endiviosa). Cocinada así está exquisita. A ver qué os parece...

     Ingredientes:
Media lombarda
Una cebolla
Una zanahoria
250 grs de salchichas frescas
Una manzana pequeña
Aceite, sal y pimienta



     Lo primero que hago es cortar la cebolla, la zanahoria y la lombarda en juliana. Pongo la cebolla y la zanahoria en una sartén grande y voy dorando a fuego medio. A continuación añado las salchichas cortadas en trozos pequeños. Que todo se dore ligeramente. 



     Añadimos la lombarda y salpimentamos. Dejamos hacer hasta que empieza a ablandarse. Cortamos la manzana en trocitos y la incorporamos. Ponemos a fuego lento hasta que todo está tierno sin dejar que la manzana se deshaga. Probamos de sal y listo. En una media hora está hecho. Si os gusta, podéis añadir un poco de vino blanco para que esté más caldoso. Yo no suelo ponerlo.


     Para acompañar: unas patatas cocidas o un puré de patatas. Yo lo suelo hacer la marca Maggi. Mi "truco" es echar 50 ml menos de agua porque me gusta espesito (gustar no me gusta mucho) y le pongo, además de la mantequilla, un poco de nuez moscada.

     Es una receta riquísima, estilo alemán ¿no? La cantidad de salchichas hace que sea un entrante o un plato único. También se puede poner, con pocas salchichas para acompañar un codillo al horno con el mismo puré. Eso a vuestro gusto. Es un plato que me encanta. Queda todo muy dulce y con un sabor muy fino. Espero que os guste.



     
    Ya veis que el blog va muy bien. Tengo últimamente más visitas desde Francia y Polonia, además de las de siempre, claro. Os estoy muy agradecida a todos por leerme. Buenos días.



lunes, 3 de noviembre de 2014

Gambas al horno



     Esta receta ya os la había puesto dentro de un "menú de fiesta" el año pasado. Esta vez me he acordado de hacer más fotos durante la preparación y he pensado que quizás os sea práctico verlas. Las de este fin de semana eran unas gambas congeladas no muy grandes (baratiñas) y las del menú eran gambones o langostinos. Aquí va a influir el tiempo de horneado. 5-6 minutos para las gambas y 8-10 para los langostinos. Esto aproximado y dependiendo del horno, claro. 

     Ponerlas al horno fue una idea que gustó mucho a algunas de mis amigas. Así me lo han comentado, cosa que me hace mucha ilusión. Cuando le dije a mi marido que las íbamos a hacer al horno como la otra vez, ya ni se acordaba. Porque antes las hacíamos en la cocina, dándoles la vuelta y era una lata y todo muy "oloroso".



     Lo primero que hacemos es descongelar las gambas o langostinos en la nevera. Después los colocamos en una fuente de horno que nos sea cómoda. Todos en fila india y calladitos. Picamos ajo y perejil fresco (este día no tenía perejil y no lo puse) y espolvoreamos las gambas con el picadillo, sal gorda, un chorro de aceite de oliva virgen y adornamos con ruedas de limón. Creo que no olvido nada. Mientras ponemos el horno a tope. Y nada más que llevar la fuente al horno y dejar que se hagan. Se nota que están hechas por el obvio cambio de color. Es una forma muy cómoda de cocinarlas y están de rechupete. Y no dan nada de guerra que es importante.

     Se pueden acompañar con un poco de mayonesa (o no). La salsita que sueltan está riquísima para mojar pan. Para acompañarlas lo mejor es un vino blanco fresquito. Otra semana que empieza... Y esta vez con lluvia.