Translate

miércoles, 26 de febrero de 2014

Pollo con hortalizas especiado



     Hoy os pongo una receta muy facilita que nos gusta mucho y hago el típico día que tengo prisa. Necesitamos: 750 grs de pollo limpio cortado en trocitos, una bolsa de hortalizas para freír (Mercadona), aceite y sal, una cucharadita de pimentón y otra de cominos.

     Primero doramos el pollo en aceite sin añadirle nada. A fuego medio-alto que se haga bien y coja color. Se puede hacer pechuga o contramuslos deshuesados sin piel. Estos me parecen más jugosos pero hay que limpiarlos bien y cortarlos. Cuando está dorado el pollo, añadimos las hortalizas. Es una mezcla muy rica que podéis hacer vosotros, claro. Ya os digo que yo las compro así cuando se me hace tarde. Lleva: pimiento verde y rojo, puerro y calabacín. Vamos dorando a fuego vivo para que se nos doren por fuera las hortalizas y por dentro queden al dente, poco hechas. Un poco como las hacen los chinos. Me encantan así. Salamos y añadimos las especias. Yo he escogido unas especias morunas pero con tomillo y pimienta también está delicioso. Depende un poco de qué especias os gusten o de con qué vayáis a acompañar el plato.




     Y ya tenemos nuestro pollo. Se puede tomar con arroz, patatas, cous cous, nachos,... En fin, como os guste y os apetezca. Es una forma de tomar pollo que a mis hijos les encanta.



martes, 25 de febrero de 2014

Ternera estofada


     He puesto una receta muy parecida a esta hecha con pavo deshuesado. No obstante, ésta lleva brandy en vez de vino y el gusto es diferente. Por eso os la pongo, por eso y porque es muy fácil y rica.


     Necesitamos un kilo de carne de ternera. Me gusta usar morcillo o falda sin hueso. Ponemos la carne en una tartera, la cocotte es una opción estupenda para estos guisos. Añadimos medio vaso de brandy y otro medio de aceite de oliva, una hojita de laurel (yo pongo muy poquito porque no me gusta que sepa mucho), unas bolas de pimienta, un par de dientes de ajo, cebolla y una zanahoria pelada y cortada en ruedas. Encendemos el fuego y, cuando empiece a hervir, bajamos de manera que hierva lo más suavemente posible. Sólo queda esperar a que la carne se haga, lo cual puede variar entre hora y media o unas dos horas, dependiendo de la calidad de la ternera. Si es "vaca" tardará más.

     Como siempre, acompañamos con unas patatas fritas o un puré. Puede ser que al final tengáis que destapar para que la salsa se consuma y espese un poco



lunes, 24 de febrero de 2014

Aperitivo andaluz



     ¿Recordáis el poema sobre el vino "manzanilla"? Me quedé pensando que debía probarlo para contaros y se me ocurrió hacer una especie de comida-aperitivo andaluz. Así que compré una botella de manzanilla y la dejé enfriar en la nevera. Además, volví a hacer atún a la plancha con unas escamas de sal ahumada y pusé también unas aceitunas "gazpachas" que me chiflan y unos calamares fritos. En Andalucía fríen muy rico pescados y mariscos. Qué voy a decir...

     Os voy a explicar como hice los calamares, que muy calamares no eran. Son esos aros que venden ya limpios y, la verdad, tan ricos como los calamares frescos, pues no. Pero son muy baratitos.

     Lo que hice fue: primero enjuagar los aros debajo del grifo y escurrirlos bien. En un "táper" mezclé dos cucharadas de harina de trigo, dos de harina de garbanzo, una cucharilla de pimentón de la Vera y sal. Bien mezclado. Ahí metí los calamares bien escurridos, cerré, di la vuelta (porque la harina estaba debajo) y le di un buen meneo, hasta que estaban bien envueltos en harina. De calamares era un medio kilo. 


     Ya veis como quedan, todos envueltos en la mezcla de harinas. Sólo quedaba freírlos en aceite de oliva bien caliente hasta que estén dorados por ambos lados. Cuidado que salpican un poco. Les va muy bien un chorro de zumo de limón, al gusto, y tomarlos tal cual o en bocadillo, que también me encantan. Creo que es la tercera forma en que he rebozado los calamares en el blog: A la romana (harina y huevo), en pasta, y esta tercera que es muy cómoda y rica.


     Ya veis qué buena pinta tienen. No son calamares auténticos pero están bastante más ricos que los que venden congelados y rebozados. Nada más. Feliz lunes a todos. No queda otro remedio que volver a empezar...

     Ah, y el vino nos gustó, como decía en la otra entrada: algo ácido, pero fresquito es muy rico para tomar con un aperitivo o un pescaíto frito.


viernes, 21 de febrero de 2014

Tarta de galletas y chocolate




Galletas relieve. Las que hagan falta.
250 grs de chocolate para fundir
200 grs de nata
50 grs de azúcar
Leche para mojar las galletas (se le puede añadir un poco de licor)

     Hervimos la nata con el azúcar y añadimos el chocolate en trocitos hasta que se funda. Si hace falta, acercamos el cazo al fuego apagado pero caliente.




     Vamos preparando: Molde "enfilmado", capa de galletas, una cucharada de leche sobre cada una, capa de chocolate,... Yo creo que más explicación no hace falta.




     Ya veis, se va haciendo hasta llenar el molde. Sea de cake u otro más grande y chato. Según queráis.




     Lo mandamos a la nevera unas horas. Me gusta hacerla de víspera. Cerramos un poco el film para que se esté quietecita y quede mona.



  
     Ya veis que bien ha quedado. Muy sencilla. Ahora hay que cubrirla para ocultar las galletas que hemos cortado para encajar en el molde y que nos quede más bonita.




     Fundimos 100 grs de chocolate blanco con 50 grs de nata. Podéis añadir una cucharadita de azúcar, pero ya es bastante dulce. Dejamos templar y cubrimos nuestra tarta.




     Veis que se transparenta un poco, en Ferrol decimos "visa", pero es una cobertura riquísima. Por supuesto, podéis escoger otra. Por ejemplo la de la "sacher".





     Es la tarta favorita de mi hijo pequeño. El dice que es "la tarta".





     Se corta muy bien, firme pero no dura. Creo que es bastante definitiva esta mezcla. Sé que algunas personas la hacen con nutella y nata o con chocolate a la taza. También hay quien alterna capas de crema pastelera. En todo caso, os he puesto la tarta favorita de mi hijo tal y como le gusta a él. A ver si a vosotros también.



jueves, 20 de febrero de 2014

El blog y la página de facebook



     El comentario de hoy lo ilustra una pintura de mi querida amiga Maribel. Tiene una preciosa página "El tallercito de Maribel Garrote" que os invito a visitar. Disfrutaréis. 

     Muy agradecida por este préstamo, me pongo a "lo mío" que es el blog. Contaros que va fenomenal. la idea de abrir la página en Facebook ha sido buena porque las visitas han subido mucho. Estamos cerca de 120.000 visitas, ¡una barbaridad! La página es muy tranquila. Simplemente, voy compartiendo entradas, populares o las que se me ocurren, y los amigos comentan, preguntan,... y también hablamos de otras cosas. Hemos pasado de 160 miembros y os animo a uniros si os parece bien, claro. No la he hecho abierta, por la sencilla razón de que salen muchos comentarios espontáneos y me parece que está bien que quede entre las personas que estamos dentro. Pero no hay ningún misterio.

     Como siempre, la mayoría de las visitas son desde España, pero hay países fieles desde el primer día, ya sabéis cuáles son, y otros que entran y salen. A todos gracias. 

     Hoy tampoco os pongo receta, no es que me haya despistado. Ayer hice una tarta muy rica de nata y fresas pero no me quedó demasiado bonita... Son cosas que pasan. Gracias a todos por seguirme y buenos días.


miércoles, 19 de febrero de 2014

La manzanilla


LA MANZANILLA


La manzanilla es mi vino
porque es alegre, y es buena
y porque -amable sirena-
su canto encanta el camino.


Es un poema divino
que en la sal y el sol se baña...
La médula de una caña
más rica que la de azúcar...


El color que da Sanlúcar
a la bandera de España.
MANUEL MACHADO.


     No creáis que había olvidado este apartado de poesía. El problema es que no encuentro poemas sobre el tema, son demasiado largos o de poca calidad. Pero sobre bebidas he encontrado varios. Este, de Manuel Machado, hermano de Antonio, me ha parecido muy bonito. Menos famoso y, sobre todo, estudiado que su hermano, Manuel es autor también de poemas muy conocidos. Yo recuerdo uno que salía en mi libro de lengua que describía a Felipe IV:

Nadie más cortesano ni pulido
que nuestro Rey Felipe, que Dios guarde,
siempre de negro hasta los pies vestido.

Es pálida su tez como la tarde,
cansado el oro de su pelo undoso,
y de sus ojos, el azul, cobarde.

Sobre su augusto pecho generoso,
ni joyeles perturban ni cadenas
el negro terciopelo silencioso.

Y, en vez de cetro real, sostiene apenas
con desmayo galán un guante de ante
la blanca mano de azuladas venas.


      Respecto al vino de Manzanilla, pues bueno, yo poco sé de vinos, así que consulto Google no vaya a equivocarme. Es una variedad de vino de Jerez que originariamente se cosecha en Sanlúcar de Barrameda, en mi Cádiz natal. Es un vino dorado pálido, seco y un poco ácido. Es el más ligero de los vinos de Jerez y se suele tomar como aperitivo. Con este vino preparan el "rebujito" que es una bebida que lleva, además, seven up y hielo. Nunca lo he tomado (el rebujito) pero lo he visto en la feria del Puerto. Termino la entrada con esta copla:

"A Roma se va por bulas, 
Por tabaco a Gibraltar, 
por manzanilla a Sanlúcar 
y a Cai se va por sal" 



martes, 18 de febrero de 2014

Moros y cristianos



     Este plato único se llama en mi casa "Moros y cristianos". Consiste en un potaje de habichuelas rojas con arroz en blanco. Es muy sano y una buena forma de sustituir las proteínas animales por un día. Legumbres y arroz es una combinación estupenda. 

     Os explico como hice las habas que compré en Mercadona y salen muy ricas. No penséis que  Mercadona me paga por hacerle publicidad, ¡qué más quisiera! Es que me resulta muy cómodo y sus marcas blancas me parecen estupendas. Bueno, al grano. Las habas se ponen en toda la noche. Lo explica el envase. El agua de remojo debe tirarse. Se cuecen en agua con un chorro de aceite, sal y una hojita de laurel. Aproximadamente una hora y cuarto a fuego lento.

     Preparo un refrito con una cebolla pequeña picada, un diente de ajo y, cuando tienen color, añado cuatro cucharadas de tomate triturado y una pizca de tomillo. Se deja hacer un ratito y se añade a las habas. Debe cocer todo junto al menos quince minutos. Para que se mezclen los sabores. Rectificamos de sal y ya las tenemos. 

     


     Queda preparar el arroz en blanco (ver "Arroz en blanco"). Esto lo hacemos el último ratito de cocción de la habas. Y ya tenemos nuestro estupendo, sano y barato plato único. En casa hay quien toma "habas con arroz" y quien "arroz con habas", para gustos. Ah, olvidaba decir que añadí un puñado de taquitos de jamón para dar sabor.




lunes, 17 de febrero de 2014

Tarta de manzana con tapa




     No me riñáis... Sí, ya sé que últimamente pongo muchos postres. No es mi intención pero me salen así las cosas porque he hecho comidas que ya he publicado. Ya os había contado que empieza a ser complicado publicar tanto. Voy a tener que hacerlo tres veces por semana irremediablemente. Pero bueno, os explico esta tarta que es muy rica y fácil. Quería hacerla como las de dibujos animados. Ya sabéis, la tarta de Blancanieves o una de aquellas que robaba el oso Yogui. 

     Lo primero, hacemos la masa quebrada como la de la "Tarta de limón" o la "Tarta de manzana con crema pastelera". Una masa quebrada dulce y rica. A lo mejor tenéis una receta que os guste más.

     Después, pelamos dos o tres manzanas, las espolvoreamos con canela, jengibre, pimienta negra y nuez moscada (una minipizca de cada que no somos ingleses). Ponemos también un puñadito de pasas, 50 grs de azúcar mezclados con una cucharadita de harina y una cucharada de ron. Todo bien mezclado lo ponemos unos minutos en una tartera tapada para que se medio-cueza y lo dejamos enfriar. La harina hace que no se nos quede aguado. 

     Sólo queda montar la tarta como si fuera una empanada. Yo le he puesto corazones de masa, además del "respiradero" para que me quedara cursilona. Media hora de horno a 200º y ya tenéis la tarta de manzana con tapa. Eso sí, cuidado al sacarla del molde. Vale la pena poner debajo una cruz de papel albal, pero yo me olvidé y se me quebró al sacarla... Por eso no hay más fotos, pero estaba muy rica.




     Para la masa quebrada necesitamos:
100grs de mantequilla
200grs de harina
Un huevo mediano
Una pizca de sal
50grs de azúcar

     Esta masa ya la he explicado. Ver "Tarta de limón". Primero hacemos "arena con la mantequilla y la harina y después añadimos lo demás hasta formar una bola que apenas amasamos y dejamos reposar en la nevera envuelta en film.

viernes, 14 de febrero de 2014

Sopa de setas




     Aunque la foto es un horror, os cuento esta sopa que les gustó mucho a mis hijos y no puede ser más sencilla La podemos hacer con setas congeladas o estirarnos un poco 
y comprar shiitake. Es cierto que son setas caras pero no hacen falta muchas y son una delicia.
      Primero doro una cebolla grande en tiras finitas y añado las setas, unos 250-300grs. Les doy unas vueltas y añado dos litro de agua con una pastilla de caldo. Lo espesamos con una cucharada de maizena diluida en un poco de agua. Ya veis que tontada. Al final, añadimos un huevo batido sin parar de remover. Ya en la mesa, le añadimos una cucharadita de soja. Esto lo digo por si alguien la prefiere sin soja, ya sabéis que le da un toque oriental. 

      Me dijeron mis hijos que la vuelva a hacer pero con shiitake fresco y no con setas congeladas. Últimamente hago sopitas de cualquier cosa. Es que hace un frío...

     También quedaría muy rica con boletos edulis y níscalos, pero claro, estos sólo los tenemos en otoño. Las setas cultivadas no son tan sabrosas pero nos arreglamos con ellas.



jueves, 13 de febrero de 2014

Torrijas



     Hay muchísimas recetas de torrijas. Son un postre de Carnaval pero también de Cuaresma, supongo que por su sencillez y porque es una forma de aprovechar el pan. En Galicia se toman como postre en las laconadas de Carnaval, junto con las orejas y filloas. Sí, lo sé, es un disparate. La cosa es que hay montones de recetas. Hay quien calienta la leche con canela o vainilla, quien las baña en miel. Yo os voy a poner las que hacíamos y hacemos en casa. Torrijas con leche y anís, que no sé si es tradición ferrolana o familiar.

     Es difícil decir cantidades. Os podría decir: para una barra de pan-un litro de leche... Pero va a depender de qué tipo de barra uséis, como siempre. Huevos batidos, los que hagan falta, dos o tres. Siempre estamos a tiempo de batir uno más.

     Me gusta mucho hacerlas cuando me sobra pan de baguette. Salen unas torrijas pequeñitas muy ricas y monas. 

     Vamos a poner que empezamos con medio litro de leche, le añadimos una copa de anís. En ese baño vamos mojando el pan, ruedas no muy finas porque se romperían. Y no dejarlas sumergidas porque se desharían. Lo vamos haciendo sobre la marcha. Cortamos las rebanadas que vamos sumergiendo en leche, les damos la vuelta y las ponemos sobre el huevo batido. Y ya, a la sartén, con abundante aceite caliente. Se fríen vuelta y vuelta hasta que están doradas. Es así de simple.

     Mezclamos en un plato sopero azúcar y canela, por esta mezcla pasamos las torrijas. Pueden pasar antes, según salen de la sartén por papel de cocina, por aquello de ahorrar algo de grasa. Si no queréis tanto azúcar, simplemente, las espolvoreáis. Son un postre riquísimo. No apto para dietas.

     Los franceses hacen una receta parecida pero baten los huevos y añaden la leche, azúcar y ron. Bañan las rebanadas de pan y las hacen en la sartén con mantequilla. Esto así, contado rápidamente. Se llaman pain perdu o French toast, "le plus simple des desserts..." Otro día lo hacemos, también muy rico.



miércoles, 12 de febrero de 2014

Empanada de congrio



    Ya sabéis que en casa nos gusta mucho la empanada casera. Este domingo la hice de congrio. Son unas latas muy ricas que fabrican en Cariño. A este tamaño le llaman "pandereta". Si tenéis ocasión de visitar Cariño, os aconsejo que vayáis a esta fábrica, la Pureza, donde venden conservas de excelente calidad. 

     Lo primero que hago es la masa. De las masas que hago para empanada, esta es la más sencilla. Mezclamos a partes iguales (una tacita de café): aceite, vino y leche, en un bol. Añadimos una cucharilla de sal. Después vamos añadiendo harina hasta que la masa se separa de los bordes. En ese momento, la pasamos a la encimera y la vamos trabajando, añadiendo harina "a poquitos" hasta formar una masa blanda y flexible. Lo importante es no pasarse de harina. Se estira muy bien y es fácil de manipular. Además es muy suave. Ya sabéis que algunas empanadas que venden son bastante indigestas. Pues ya tenemos la masa.



     A continuación preparamos el relleno. Doramos en una sartén dos cebollas grandes con un pimiento verde. Lo del pimiento es al gusto: puede ser rojo, podéis añadir al final tiras de pimiento de lata o no ponerlo si no os gusta. A mí me gustan todas las opciones. El relleno de cebolla debe quedar hecho pero clarito, a fuego suave y con calma. 




     Aquí veis la lata de congrio. Es una lata grandecita y el congrio viene limpio. Lo vamos a poner sobre la cebolla, cuando montemos la empanada. Ya sabéis, un poco más grande la parte de abajo, estiramos con rodillo, colocamos la cebolla y el congrio encima. Después cerramos con el resto de la masa, pinchamos y pintamos con huevo. Una media hora de horno 175-200º. Dorada a vuestro gusto. No os pongo todo el montaje porque lo he puesto ya en otras empanadas... No quiero aburriros.



     También hice unas torrijas con el pan del día anterior. ¡Qué ricas son! En Ferrol ponemos un chorro de anís en la leche. Pero esto os lo cuento otro día.



martes, 11 de febrero de 2014

Pastelitos de limón y frambuesa



     Cuando hice la tarta de limón os dije que os iba a poner un postre muy fácil que hago con la crema de limón. Es muy sencillo, sobre todo, porque compro estos canastillos ya preparados, con lo cual, no tiene ninguna difícultad, una vez hecha la crema. Son canastillos de masa quebrada dulce. Los hay en cualquier supermercado. Puedo deciros que los de Mercadona están muy ricos porque los he probado.

     Necesitamos también frambuesas. Éstas, precisamente, no las hay en Mercadona pero sí en El Corte Inglés, Gadis,... En fin, no son difíciles de encontrar. No son baratas pero para un día de fiesta hacemos el gasto. Y esto es todo. Canastillas-crema de limón-frambuesa y, si se quiere, azúcar glass. Es una combinación deliciosa y muy fresquita. 

     No pensaba poneros hoy otro postre pero me ha fallado el móvil, el archivo, o qué se yo... Son las meigas. 

     Respecto a los canastillos, recordad que los lleváis en la bolsa de la compra. Yo, no es la primera vez que llego a casa con tres o cuatro rotos. 

     La crema de limón, os recuerdo como se hace, para que no tengáis que ir a buscarla a la "Tarta de limón".

Ponemos en bol, al baño maría:
100 grs de mantequilla
La ralladura de dos limones
200 grs de azúcar
200 grs de zumo de limón
Un huevo entero y cuatro yemas (o tres huevos)

El agua debe tener suficiente nivel para que se caliente bien el bol y hervir suavemente. Removemos y esperamos a que se cuaje. No tiene más ciencia. 


     Si queréis, por supuesto, podéis cubrir los pastelitos con merengue y hornearlos unos minutos hasta que se dore el merengue. Con o sin frambuesas. Serían como pequeñas tartas de limón de bocado. De ahí lo de las yemas o los huevos... Ya no me lío más. 






lunes, 10 de febrero de 2014

Tarta de manzana con crema pastelera



     Esta tarta de manzana es muy rica y distinta de las que hemos hecho hasta ahora. Nos gusta mucho y espero que a vosotros también. 

     Lo primero que tenemos que hacer es la masa quebrada y la crema pastelera. Por este orden porque mientras dejamos que la masa repose en la nevera, hacemos la crema.

     Para la masa quebrada necesitamos:
100grs de mantequilla
200grs de harina
Un huevo mediano
Una pizca de sal
50grs de azúcar

     Esta masa ya la he explicado. Ver "Tarta de limón". Primero hacemos "arena con la mantequilla y la harina y después añadimos lo demás hasta formar una bola que apenas amasamos y dejamos reposar en la nevera envuelta en film.


      Para hacer la crema pastelera:

      Ingredientes:
Medio litro de leche
Dos huevos o cuatro yemas
120grs de azúcar
50grs de mantequilla
50grs de maizena
Una piel de limón
(Canela o vainilla)

     Procedemos igual que para hacer "Natillas caseras". Calentamos la leche con la mantequilla, el limón y la canela a punto de ebullición. Mezclamos el azúcar, la maizena y los huevos haciendo una "papilla", añadimos la leche poco a poco a esta mezcla. Después volvemos al cazo usando un colador. Llevamos a ebullición con mucho cuidado de que no se pegue y en cuanto espese separamos. Enfriamos enfilmando "a piel" para que no haga una película encima. Antes de usarla la removemos bien.



     Una vez todo listo, estiramos la masa en un molde de tarta, cubrimos con la crema y, por último con las manzanas en tiras. Como os gusten y en la cantidad que os parezca, según el tamaño de la tarta. Si es grande unas 4 ó 5 manzanas. Para una tarta pequeña llegarían 2 manzanas. Yo hice una pequeña. En una taza mezclamos azúcar y canela, Dos o tres cucharadas de azúcar y una cucharilla de canela. Espolvoreamos la manzana con esta mezcla, generosamente. 

     Llevamos al horno a unos 200º una media hora. Esto es aproximado, hay que vigilarla y comprobar que la temperatura es adecuada según el horno. Ya sabéis que todos son distintos. Es una tarta muy rica. Hay quien la enfría y la cubre con una capa ligera de gelatina. A mí, esta versión "azúcar y canela" me ha encantado. La he hecho así porque no soy muy de gelatina. Espero que os guste. 

viernes, 7 de febrero de 2014

Bacalao con setas


  

     Este es el plato que he hecho hoy. A mí me ha gustado mucho, aunque he usado ingredientes congelados. He pensado que "metiendo" un poco más (expresión ferrolana que significa gastar) habría quedado más rico pero, en todo caso, estaba estupendo. Ya veis que la crisis me tiene muy entretenida.

     Ingredientes:
250 grs de bacalao desalado
250 grs de setas variadas
Dos dientes de ajo, aceite de oliva virgen y perejil para espolvorear
Una o dos guindillas




     Lo primero que hago es dorar los ajos en aceite de oliva virgen. Un chorro generoso. A fuego medio para que no se nos quemen. Después añado las setas, bien descongeladas y escurridas, y una guindilla o dos (esto si os gusta que pique). Ya digo que mejor que las setas sean frescas. Dejamos que se hagan unos minutos.




     Incorporamos el bacalao desalado y seco, que hemos espolvoreado con harina pero sin llegar a rebozarlo. Yo creo que es mejor escoger trozos sin espinas. Dejamos hacer peneirando para que se ligue la salsa, lo cual es fácil porque la harina, aunque poca, ayuda. Si los trozos de bacalao son gorditos, podéis darles la vuelta. En unos minutos está listo. Espolvoreamos con perejil picado. Un plato riquísimo para mojar pan.




jueves, 6 de febrero de 2014

Chulas de patata con harina de maíz



     ¿Recordáis las chulas que hicimos con la carne del cocido? Esta es una variante para aprovechar las patatas cocidas y hacer una guarnición. Todas estas canfurnadas me encantan. Os digo las cantidades aproximadas:
Una patata cocida
Un huevo
Una cucharada de harina de maíz amarilla
Sal y pimienta
Perejil picado

     Esta es la cantidad por patata. Lo que hacemos es chafar la patata pelada, da igual que quede irregular. Añadimos la cucharada de harina de maíz y el huevo batido. Si la patata es muy grande, un huevo grande, una buena cucharadota de harina... Y nos queda una papilla que salpimentamos y espolvoreamos el perejil picado. Podríais poner, si os gusta, un diente de ajo picadito. Estas cosas son siempre al gusto.

     Sólo queda freírlo en aceite bien caliente. Más o menos doradas, según os gusten. En cucharadas irregulares o, como yo, formando "croquetas". Lo de la harina amarilla de maíz tiene su "aquél". Tiene color y sabor y se nota mucho al comerlas. Muy ricas. Y es un plato muy americano: patatas y maíz. Pues ya veis, otra cosa bien sencilla. En este caso, acompaña a unos solomillos de cerdo a la plancha. Es un plato sin gluten. 




miércoles, 5 de febrero de 2014

Tallarines con albóndigas



     Este plato es un clásico que suele encantar a los niños. Lo rico es hacer las albóndigas pequeñitas. Por lo demás, no tiene ninguna dificultad.

     Ingredientes:
750 grs de carne picada mezcla ternera/cerdo
Un huevo
Una rebanada de pan mojada en leche
Una cebolla pequeña picada
Sal
Pimienta tomillo y nuez moscada (al gusto)

     Podéis ver en la foto que le he añadido un trozo de pimiento rojo picado pero esto no suelo hacerlo. También podemos añadir zanahoria... Eso al gusto. Yo creo que añadir alguna hortaliza, siempre que guste, enriquece el sabor. Trabajamos un poco la carne con las manos, ya todo mezclado, y formamos albóndigas pequeñitas que pasamos por harina.




     Hay que dorarlas y reservarlas. Preparamos salsa de tomate casera, con una cebolla grande y una lata grande de tomate triturado. Ya sabéis: sal, azúcar para corregir la acidez... Dejamos hervir un ratito e incorporamos las albóndigas. Que hierva todo junto unos ¿quince minutos? La cosa es que las albóndigas se acaben de hacer y se mezclen los sabores. A fuego suave, sin revolver, movemos la tartera para que las albóndigas no se nos peguen al fondo.

    Después, cocemos los tallarines como nos indica el envase. Yo suelo utilizar pastas Gallo o la marca blanca de Mercadona. Y ya, mezclamos todo y espolvoreamos con perejil. En la mesa, cada uno añade queso rallado a su gusto. Yo no suelo añadir queso a estos platos, pero mis hijos sí.

     No es mi plato favorito para nada pero a mis hijos les encanta y lo piden de vez en cuando. Las albóndigas se pueden preparar con antelación pero os aconsejo cocer la pasta justo antes de comer. Y nada más. Ya está listo.

     Hace un día (un mes) espantoso en Ferrol, una borrasca tras otra. No obstante, os deseo buenos días.




     Os dejo aquí los spaguetti con albóndigas más famosos del cine. Gracias Pepe por recordármelos:




martes, 4 de febrero de 2014

Piezas rellenas (II)



     Lo sé, este plato ya lo había puesto... Lo que pasa es que lo he repetido y esta vez he añadido: cebollas, berenjenas y champiñones. Todavía más lioso. Me ha llevado mucho rato hacerlo. Pero os las vuelvo a contar por si os atrevéis:

     Ingredientes por comensal:
Dos patatas, un tomate, medio pimiento, un champiñón, ... Y así todas las hortalizas que se os ocurran y os gusten. 
Un kilo de carne
Un huevo
Sal y especias al gusto
Una rebanada de pan mojada en leche y escurrida 




     Lo primero es preparar las hortalizas, lavar, pelar, cortar... Pelamos sólo patatas y cebollas. Tenemos que usar un vaciador para hacer el hueco para la carne.




     Una vez preparado el batallón de hortalizas, mezclamos bien la carne con sus cosas y vamos rellenando. Esto es bastante sencillo.




     Aunque podemos usar una cucharita, hará falta algo de ayuda manual. Hay que empujarla un poco.




     Una vez rellenas las piezas, las pasamos por harina. Por la parte donde está la carne. Así quedan selladas.




     Y pasamos a dorarlas en la sartén con aceite. Por la parte del relleno, aunque yo les doy una vueltita, para que se doren un poco. 




     Empiezo con las patatas y las cebollas que van debajo, porque es lo que más tarda y deben estar cubiertas de salsa.




     Después vamos poniendo las demás hortalizas rellenas encima. Todo dorado. Cuidado con los tomates. Doradlos sólo por donde va la carne o se pelarán. Y ponedlos encima con mimo porque se rompen muy fácilmente. 




     Bueno, a mí casi me da algo cuando vi que no me cabían en una ni en dos tarteras. ¡Tuve que utilizar tres!
Queda explicar cómo hacemos la salsa: Doramos una cucharada de harina (suponiendo que no hagáis un batallón como yo) en la sartén que hemos utilizado para freír las hortalizas. Después añadimos un chorro de vino blanco, agua y sal. Debéis probar que no esté sosa. Cubrimos las piezas con esto, que al cocer todo se hará más sabroso, las piezas de arriba sueltan su jugo y... bueno, queda una salsa muy rica. Debe hervir entre 20-30 minutos. En el momento en que las patatas están cocidas, está listo el plato. Es tal cantidad de piezas que creo que con una por persona llega. En casa dicen que lo más rico son las patatas, por eso pongo dos por persona pero creo que es exagerado. Yo, no sé qué me gusta más... Todas las piezas son ricas. Mi hijo mayor decía que los champiñones estaban deliciosos. En fin, no hagáis tantas que es un agobio. 

     Me queda decir que, si me sobra carne picada, hago albóndigas y las pongo por el medio. Ya veis que da para entretenerse... Ya os digo que yo no las hago más que una vez al año. 




     Y para finalizar: Con el relleno de las piezas (el que saco de las hortalizas) hago un puré de hortalizas. No es el puré más rico del mundo pero no está mal. Y, si sobra, la añado salsa de las piezas. Queda para otro día claro, con unos picatostes.