Translate

jueves, 31 de octubre de 2013

Caldo gallego de repollo



     El caldo gallego se puede hacer también con repollo. Es el caldo de verano. A mí me gusta mucho, es algo más dulce que el que hacemos con grelos o nabizas pero también me encanta. Para hacerlo necesitamos:

Una taza de habas blancas de las pequeñas
Una tira de tocino o panceta
Un par de chorizos
Una nuez de unto
Un repollo pequeño
Cuatro patatas grandes 
Agua y sal.

     Lo primero que hacemos es poner las habas en remojo el día anterior. Si el trozo de tocino es muy grande debemos remojarlo también. Ahora venden panceta envasada al vacío en su punto de sal. Yo ésta panceta la lavo en agua fría y la añado al caldo.

     En una buena cantidad de agua ponemos a cocer las habas, la panceta y el unto. Que hiervan a fuego suave al menos una hora. Depende un poco de la calidad de las habas. A la hora añadimos las patatas tronchadas, el repollo cortado en una juliana no muy fina y los chorizos. En una media hora, a hervor suave, tenemos el caldo listo. No puede ser más fácil ¿no? Sólo falta probarlo para ver si necesita un poco de sal. 

     Me enseñó a hacerlo así Carmen Vivero y, la verdad, me sale riquísimo. Aunque no esté bien que lo diga. 




     Aquí veis el aspecto que tiene cuando añadimos patatas, repollo y chorizo. El caldo gallego tiene un fondo claro, por eso la grasita del chorizo le sienta tan bien. En las casas gallegas suele haber una olla o pota grande para hacer el caldo. Pero la cantidad que yo os pongo es para tomarlo dos días una familia de cuatro o cinco miembros. No hace falta una olla gigante. Calcular el agua... no es difícil pero si os pasáis de agua, siempre podéis añadir una patata más. 




     Aquí veis el aspecto del plato. Qué rico. Como veis, nosotros hemos añadido una tira de lacón y un trozo de tocino. De esta manera, con tanta carne, se convierte en plato único. Pero no tenéis por qué poner tanta cantidad. Con lo básico ya queda riquísimo. 




     Os dejo esta receta tan rica y os deseo feliz puente de Todos los Santos. El lunes nos vemos. Por cierto, lo he acompañado con bollitos caseros que son simplemente "bollitos royal" con un poco de salvado de trigo y la hechura de la mother irlandesa. El vino, muy sencillo y gallego, nos gusta para el caldo.


Pasamos de ochenta mil



     Sabéis que cuando el número de visitas es un número redondo suelo comentarlo. No sólo comentarlo sino también agradecerlo. Hace un par de días llegamos a ochenta mil y no es que no me diera cuenta, estoy feliz, pero me despisté a la hora de hacer la entrada. Bueno, ya veis que el blog va genial, yo procuro buscar recetas ricas y ponerlas. Algunas cosas que hago no las pongo porque me salen las fotos fatal, o no me gusta tanto la receta, o es repetida... Es imposible no repetir recetas alguna vez y, además, apetece. 

     En todo caso os doy las GRACIAS  a todos. Esto es una aventura y todo un reto. Tengo cosas pensadas que todavía no he hecho por desorden mental... Más bien caos. Pero poco a poco irán saliendo. Os agradezco muchísimo vuestra atención y vuestra paciencia. Un saludo con todo mi cariño.

     Os dejo una foto de una de mis excursiones, en este caso por la Ría de Ares. Ya sabéis que me gusta adornar las entradas con fotos, a poder ser, hechas por mí. Aunque no tengo ni idea, me encanta hacer fotos y, algunas, salen bonitas. 

miércoles, 30 de octubre de 2013

Bacalhau à Brás



     Me encanta como cocinan los portugueses el bacalao. Siempre que voy a Portugal, procuro tomar bacalao porque me chifla. Esta receta nunca la había hecho. La vi en la tele el otro día y me apeteció por su sencillez. Es un revuelto de patatas paja con cebolla y bacalao. Yo lo he hecho muy sencillito y me temo que las patatas las he cortado un poco gorditas con las prisas. Aun así, está riquísimo. 

     Ingredientes:
250-300 grs de bacalao sin espinas
4 patatas grandes
2 cebollas
6 huevos

     Lo primero es pelar y cortar las patatas finitas. Las freímos y las reservamos. Por otro lado, cortamos las cebollas en tiras y las pochamos. Cuando están, añadimos el bacalao en trozos (yo he usado migas que son más baratas). Le damos unas vueltas. Después unimos ambas cosas y añadimos seis huevos batidos. Yo he hecho todo esto en una sartén ligeramente engrasada. No sé si he seguido bien el orden.



     Los huevos no se deben cuajar del todo. Lo hemos espolvoreado con perejil, pero no sé tampoco si esto es correcto (lo miraré en Google). Y ya tenemos el revuelto de bacalao preparado. Es una delicia. Aquí os dejo esta receta. Las fotos no están muy bien pero, de verdad, vale la pena hacerla. 



domingo, 27 de octubre de 2013

Camino Inglés V


         QUINTA ETAPA: BRUMA SIGUEIRO

     Ayer hicimos la quinta etapa de nuestro peregrinaje. Nos las prometíamos felices porque, aunque largo, es un tramo con pocas cuestas. A decir verdad, fue agotador. Salimos tarde por motivos de trabajo y llegamos de noche, extenuados y hartitos.

     Es una etapa bonita. Muchos bosques y caminos forestales que se alternan con campos de maíz. Hay largos tramos de asfalto que agotan. Creo que para los pies fue muy duro, quizás por hacerse tarde y tener que aumentar la velocidad al final.

     Nada más comenzar, nos encontramos con una capilla: San Lorenzo de Bruma. Ya veis qué bonita es. Debe de ser muy oscura, pero me encanta su sencillez.




    Son parajes preciosos rodeados de robles, pinos, castaños y algunos eucaliptos. No dejamos de ver setas: Lepiotas en las praderas y todo tipo de amanitas y boletos en los bosques. Como no hay pendientes fuertes, paramos a recoger castañas, a tomar un bocadillo, un café,... Pero la tarde avanza. Son muchos kilómetros.

     San Pelayo de Buscás, donde tomamos el café, tiene una bonita iglesia dedicada al santo de su nombre. Esta imagen nos deja muy claro de que muerte murió. 
     
     

     Como veis, los árboles que nos rodean son impresionantes. Pasamos por diferentes pueblos y ¡hay tres bares en esta etapa!, pero lo que más la define son los bosques que atravesamos. Nunca había visto tantos robles... Es impresionante.




     Al final, se nos hace de noche. Vamos a fume de carozo, el bosque en la oscuridad da un poco de miedo. Por fin, llegamos a Oroso, seguimos hasta el polígono industrial y alcanzamos Sigüeiro. Cansados y deseando llegar a casa. En esto del Camino, no se puede decir: el próximo será más fácil. Cada etapa tiene lo suyo. Esta, aunque bonita, es agotadora. ¡Ya sólo nos queda una etapa! No creáis que todo es cansancio y pies doloridos. Disfrutamos y nos reímos mucho. De verdad, os aconsejo a todos hacer el Camino. Es una experiencia única de esfuerzo y de amistad. Eso, sin ir al plano espiritual, que es el más importante. Os seguiré contando. Nos vemos en Santiago.



viernes, 25 de octubre de 2013

Frituras de calabaza



Los fritos de calabaza son muy propios de esta época. Podemos ver las calabazas enormes en los campos. Es muy fácil hacerlos. Os pongo la cantidad aproximada para un huevo:


Unos 150grs de calabaza asada
Un huevo
Una cucharada colmada de harina
Una cucharilla de royal
Y una cucharada de azúcar.

Yo lo que hago es asar la calabaza en el micro. La limpio de pepitas y envuelta en un film, la hago hasta que está tierna. Se nota por como huele pero la podéis pinchar con un cuchillo pequeño para comprobar que está cocida.

La dejamos enfriar, la pelamos y la chafamos con un tenedor, de forma que queden grumitos. Añadimos la harina y el royal, el azúcar y el huevo. Como si fuéramos a hacer chulas. Esta masa, la freímos a cucharadas en aceite caliente hasta que está dorada. Una vez frita, las rebozamos en azúcar con un poco de canela.

     Ahora le llaman Halloween, pero en Galicia se conoce como Samain y es una fiesta de origen celta. Al parecer se celebraba la recogida de las cosechas y el fin de verano. Algo así como un "Año Nuevo". Halloween procede de "vigilia de todos los santos", pero Samain o Samhain es palabra celta que significa, por lo visto, "fin del verano". Lo mismo que pasa en San Juan con el solsticio de verano, la tradición pagana y la fiesta cristiana se unieron. Antiguamente, el Samain se celebraba algo más tarde, entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno; y Todos los Santos se celebraba el 13 de mayo hasta que se cambió en el siglo IX. Como os imaginaréis, esto lo he consultado en Google.

     Bueno, pues ahí quedan estas frituras de calabaza o chulas de Samain. Espero que os gusten. 




jueves, 24 de octubre de 2013

Pollo al jerez con puerros y zanahorias



     Es una receta muy sencilla. Para hacerla necesitamos:
Medio pollo
Un puerro
Dos zanahorias
Sal, tomillo, nuez moscada y pimienta en grano
Jerez 
Aceite de oliva

     En una tartera, doramos el medio pollo limpio, por la parte de la piel. Después le damos la vuelta y añadimos la zanahoria y el puerro, limpios y cortados en trozos medianos. Dejamos dorar unos minutos. Salamos, añadimos las especias y medio vaso de jerez rebajado con medio de agua. Una vez que rompa a hervir, bajamos el fuego y dejamos hacer tapado unos 30-40 minutos o hasta que la carne se desprenda del hueso. 

     Es un guiso muy suave, que recuerda al consomé, ya que la salsa tiene sus componentes. Es un sabor muy fino y delicado. Se puede dorar un poco más el pollo, para gustos. Ya veis que lo he acompañado con un arroz amarillo y unas patatas, que con la salsa están deliciosos. 




miércoles, 23 de octubre de 2013

Solomillos con costra de miel y mostaza



    Otra receta para los solomillos de cerdo, que son tan agradecidos. Es muy sencilla y muy rica. En primer lugar los sellamos en un fondo de aceite caliente. Apagamos el fuego y los salamos. En una taza mezclamos una cucharada de miel, una de mostaza amarilla y otra de pan rallado. Con esta pasta pintamos los solomillos. En el fondo de la fuente, vertemos un dedo de vino blanco.


     Llevamos al horno 45 minutos a 175º. Si al final os parece que están poco dorados, los últimos 10 minutos subís la temperatura a 225º para que la costra coja color.


     Los he acompañado con una ensalada de lechugas variadas con queso de cabra, arándanos y nueces. Muy rica y algo distinta. Además, las consabidas patatas fritas y unas setas salteadas. Les ha gustado mucho. La costra le da un sabor muy rico con un gusto a rebozado. Es una receta muy sencilla y la carne queda muy tierna.

  



martes, 22 de octubre de 2013

Pan de yogur al estilo irlandés I



     Hace unos años estuve en Irlanda con mi familia y unos amigos. Fue un viaje estupendo. Pasamos allí diez días en plan "bed and breakfast". De los desayunos "Full Irish breakfast" ya os hablaré otro día... Allí nos daban un pan integral delicioso que siempre he querido hacer. Buscando en youtube, encontré un vídeo de una señora irlandesa que explica como hace el pan tradicional irlandés, con suero, bicarbonato, harina integral,... Lo mejor es verla trabajar. Se hace el pan sin sacarlo del bol, no se mancha nada. No os pongo el vídeo porque no sé si debo. 

     Yo, en vez de suero de leche, utilicé un yogur, le añadí una cucharadita de royal, y otra de sal, se le puede poner o no azúcar. Fui añadiendo harina integral hasta tener una masa muy tierna, todo sin mancharse las manos. Entonces, le vas añadiendo harina "por fuera" y girando la masa sobre el bol, sin amasar. Es curiosísimo. 




     Lo siguiente es untar un molde de mantequilla y espolvorearlo con harina. Allí ponemos la bola de masa, la cortamos en cruz y separamos los bordes con el cuchillo. Lo llevamos al horno, a 190º una media hora, para este tamaño pequeño. Creo que si hiciéramos la proporción de dos yogures serían unos 50 minutos. 



     Como lo volveré a hacer, porque es riquísimo y muy sencillo, os pondré las cantidades, especialmente de harina integral, por si no sois de hacer masas a ojo como yo. Lo que más me ha gustado de esta receta es su sencillez, lo barata que es y lo rico que queda el pan. Lo que más me gustó de Irlanda... Bueno, es un país precioso. Se parece a Galicia aunque la naturaleza está más cuidada. Conocí Dublín, Cork y algunas poblaciones del Suroeste. Pero lo mejor son los irlandeses que son siempre amables, nunca les molestan los niños y siempre entienden tu inglés. Otro día os cuento más del viaje.

   
     Pues desde aquí, aprovecho para darle las gracias a esa "mother" irlandesa y a su "son", por poner el vídeo que me ha resultado de gran ayuda. Thank you so much.




lunes, 21 de octubre de 2013

Recetas y confidencias



     Por fin una novela. La verdad es que hacía mucho que no leía nada relacionado con la cocina y una amiga me ha dejado esta novela de Ann Pearlman que trata del tema de las galletas y la amistad: Lo justo para este blog. Es una novela narrada por una de las protagonistas, Marnie. Todos los años recibe en su casa a sus amigas para hacer una fiesta en la que se regalan galletas unas a otras. Lo hacen a primeros de diciembre, de manera que las galletas les sirven también para la Navidad porque se regalan, nada menos que, doce docenas de galletas. Doce mujeres, doce recetas, doce galletas de cada clase para cada una (no pienso hacer las cuentas...)

     También hacen un paquete para un hospital con doce paquetes de galletas distintas... Un bonito gesto. 

     Al margen de las historias de las diferentes protagonistas, tenemos las recetas y diferentes "capítulos" sobre los componentes de las galletas: Harina, azúcar, jengibre, canela, vainilla,... Para mí lo más entretenido del libro porque cuenta su historia, su fabricación, sus propiedades,... Pero la historia en sí, yo creo que es un poco lío. Demasiadas mujeres, mayorcitas, que se preocupan por sus familias y por sus relaciones con los hombres. La autora no se anda por las ramas cuando habla del tema. No obstante, es un libro agradable y fácil de leer. Todo transcurre en una sola velada, la fiesta, y aunque las principales preocupaciones de Marnie se resuelven, casi todas las protagonistas vuelven a casa con sus problemas íntimos, familiares o laborales. Pero bueno, para eso están las fiestas, para olvidar por un rato las preocupaciones y volver a la rutina con nuevos ánimos. Al parecer, la autora tiene su propio club de amigas galleteras.

     En este sentido, la novela es un canto a la amistad entre mujeres, lo cual está muy bien, ¿qué sería de nosotras sin las amigas? 

     Os comento que he separado los libros y las películas a otro apartado, que se llama así, porque me parecía que era un poco de lío tenerlo mezclado con "Más cosas", que es una etiqueta de estadísticas y comentarios sobre el blog en sí. Debí haberlo hecho antes. Espero que resulte más cómodo.

sábado, 19 de octubre de 2013

Excursión



     Este sábado no ha habido Camino. Lo hemos sentido pero ha salido así... Pero no hemos querido quedarnos en casa y hemos ido de excursión. La primera parte ha consistido en una comida y la segunda en una caminata de monte en busca de setas. Bastante más descansado que el Camino pero ha estado muy bien.




     Hemos comido en Goente. En uno de esos sitios en los que hay callos y sopa de fideos como primer plato; de segundo se puede elegir entre un buen número de platos, de los que el más típico es la carne asada. Esa carne que se asa en Galicia hasta que está tiernísima y después se acompaña con pimientos morrones. La hacen muy rica. De postre pedimos casi todos requesón. Lo sirven con nata, azúcar y miel. Yo me hago un volcán de requesón que relleno de nata y baño con miel y azúcar. ¡Un día es un día! 

     La zona de la Capela y Puentes es muy bonita. Es un paraje de abundantes prados poblados de vacas. La arquitectura es distinta de la de la costa. Casas de piedra con tejados de pizarra. Hay lugares muy bonitos. 




     Lo de buscar setas, pues es la mar de entretenido, con tu cesta y tu navaja. Pero no se debe hacer si no se conocen. ES MUY PELIGROSO. Nosotros las recogemos desde hace muchísimos años y cogemos casi exclusivamente níscalos y boletos edulis. Lo más bonito es el paseo, la excursión en sí.

     Después, bien limpias las setas, me gusta saltearlas con ajo y perejil. Algunas veces con unos taquitos de jamón o bacon. No hace falta más porque son un manjar delicado. 

     Así que, aunque la mañana ha sido lluviosa, hemos tenido suerte porque la tarde, como podéis ver, ha sido divina.

     Os he puesto la excursión por si alguno estaba esperando la etapa del Camino. Eso queda para la semana que viene. 


    

viernes, 18 de octubre de 2013

Otra vez estadísticas



     Hace mucho que no pongo nada sobre las estadísticas de mi blog. La razón es que van siendo parecidas. Los países que me visitan siguen siendo los mismos. España gana, como siempre, seguida de Estados Unidos. Pero mis compatriotas son los que más me siguen con diferencia. Tengo la alegría de que los países hispanos me leen con regularidad. Yo creo que todos me visitan, unos más que otros, estando Argentina y México a la cabeza. Rusia también es constante. Alemania, Bélgica, Suiza y Reino Unido son fieles desde el primer día. También recibo muchas visitas desde Ucrania. Después hay otros países que vienen y van: Francia y China, por ejemplo, aparecen y desaparecen de mis estadísticas. ¡Qué voy a decir! Son dos países con una cocina maravillosa, no me extraña que me visiten poco. 

     Respecto a las recetas más populares, como podéis ver, siguen siendo casi las mismas. Los dos bizcochos, de chocolate y nocilla, siguen ganando. Unas veces va primero el de yogur y otras no... Yo considero mejor el de yogur por su sencillez: no hace falta gastar un bote entero de nocilla para hacerlo. Pero los dos son ricos. Y me sigue gustando más el brownie, pero respeto vuestra opinión. 

     También ha gustado mucho mi resumen del Camino de Santiago. Esto me alegra mucho porque es algo muy nuestro y, además, salimos un poco del tema de la cocina, que es muy interesante, pero está bien complementarlo con más cosas, creo yo. 

     Llevando más de 76.000 visitas, no puedo estar más que contenta y agradecida. A fin de cuentas, este es un blog de comida diaria, de crisis... Un blog que pretende que comamos rico y variado sin gastar mucho y sin complicarnos demasiado la vida. Ya se complica ella sola. GRACIAS AMIGOS por leerme. Os animo a comentar más, aunque sé que da pereza porque lleva algo de tiempo. Perdonad los errores, procuro corregirlos pero siempre se cuela alguno. Nada más que decir, feliz fin de semana.

     Os dejo esta foto de la tercera etapa del Camino para alegrar la entrada. 



     

jueves, 17 de octubre de 2013

Vol-au-vents de bacalao con bechamel




     Es una receta deliciosa. Los vol-au-vents los compro hechos en el super de turno. Sólo hay que hacer la bechamel de bacalao que la hago con migas de bacalao que compro desaladas. Las pongo en agua unos minutos y las escurro y seco. Preparo una bechamel con 50grs de harina y 500ml de leche. Una vez espesa, la dejo unos 12 minutos (porque va a ir al horno). Añado las migas picadas y le doy unas vueltas. Por último el ajo y perejil picaditos. Es una bechamel deliciosa tanto para croquetas como para rellenos (ver "Bacalao al horno con bechamel y patatas").



     Rellenamos los vol-au-vents con una cuchara y los ponemos al horno a 200º hasta que se doren. Un poco al gusto, pero teniendo en cuenta que deben calentarse bien. 




     Los he acompañado con una ensalada de esas que se hacen con bolsitas que venden: brotes, zanahoria rallada, queso en dados, nueces,... para no perder tiempo. Estos vol-au-vents son riquísimos y se pueden hacer para aperitivo en formato pequeño. Por supuesto, se puede cambiar la bechamel: gambas, setas, jamón,... Lo que nos apetezca. Ya veis que fácil y rico. Y son muy lucidos.




     He añadido la etiqueta vol-au-vents porque no son pastelones ni quiches... Un poco complicado, ¿no? Para que los encontréis.Ya iré poniendo más, dulces o salados.



miércoles, 16 de octubre de 2013

Sopa de tapioca



     La sopa de tapioca me encanta. Uno de mis hijos la llama sopa de "viscosidad transparente", pero a mí me parece muy fina. Efectivamente, es transparente y algo gelatinosa. La tapioca, procede de la mandioca, yuca, casabe,... Es de origen americano. Planta de zonas tropicales, puesto que no resiste el frío, se cultivaba en Perú hace 4.000 años. Lo que se come de la planta es la raíz, que es alargada y leñosa. Hace unos años que la podemos ver en los supermercados españoles. La pulpa es muy rica en hidratos de carbono y azúcares... (wikipedia). En principio, la tapioca no tiene gluten, lo cual es muy interesante para los que no lo pueden tomar. Es conveniente comprobar el envase, debe aparecer la etiqueta "sin gluten".

     He intentado hacer una foto de una cucharada para que podáis ver de cerca el aspecto de la tapioca, que es una de las formas de tomar mandioca o yuca más comunes en España. Creo que todos la hemos tomado de niños. 

     Consultando en google, he visto que, junto con los frijoles, la mandioca era una comida común entre los esclavos. Esto tiene que ver con el origen de la feijoada, hecha con frijoles y carnes saladas, que en Brasil, se espolvoreaba con harina de mandioca (farofa). Al parecer, la feijoada se empezó a consumir en las "senzalas", que eran las casas de los esclavos procedentes de África. Tuvo tanto éxito que hoy es uno de los platos típicos brasileños, para mí el más conocido, y se toma en todos los hogares.

     Bueno, me estoy enrollando un poco con la sopita de tapioca. Es que me ha parecido muy curiosa toda esta historia. Espero que os haya parecido interesante. 



     Me faltaba decir que el caldo lo he hecho como siempre con unos huesos de pollo y ternera, puerros y zanahorias. Dos horas de cocción mínimo y bien colado. La tapioca es mejor añadirla en forma de lluvia sin dejar de remover porque le gusta "apelotonarse". En siete minutos está lista. Le he puesto perejil fresco picado y un chorrito de jerez. Nada más.


martes, 15 de octubre de 2013

Truchas fritas


     El otro día compré unas truchas muy pequeñitas. Hacía años que no las veía tan chicas. Me pareció que lo más adecuado era freírlas. Así que las pasé por harina de trigo y harina de garbanzo, a partes iguales, con una cucharilla de pimentón. El pescado de río suele ser más soso que el de mar, más todavía si es de piscifactoría... Total, que les hice una cama de bacon a la plancha y después las doré bien aceite de oliva. Estaban muy ricas. Me recordaron unas que tomé hace años en tierras orensanas. Creo que una cama de bacon o jamón a la plancha les da mucha gracia. Con una ensalada y unas patatas cocidas, tenemos un plato estupendo.

lunes, 14 de octubre de 2013

Carrilleras de cerdo al vino tinto




     Esto nunca lo había hecho antes. Lo había tomado hace años en un restaurante pero no lo había cocinado. La verdad es que no es difícil. Como cualquier otro guiso, más o menos.

     En primer lugar, se mojan en vino tinto y se dejan unas horas. Como lo hay que tirar después, he sido un poco tacaña, puse un poco y les daba la vuelta de vez en cuando. 



     Después se escurren, se secan, se salpimentan y se pasan por harina. Las doramos en aceite de oliva y las reservamos.



    En el mismo aceite, doramos unas cebollas y unas zanahorias. Hasta que cojan color. Entonces, salamos, añadimos tomillo y nuez moscada y damos unas vueltas.



     Es el momento de añadir un vaso de vino tinto, una cucharada de miel y unas bolas de pimienta negra. Levantamos un hervor y vertemos todo sobre las carrilleras, que esperan en la tartera.



     Dejamos hervir a fuego suave alrededor de una hora, o un poquito más. Hasta que la carne está tierna. Hay que probar una cucharilla de salsa para ver si está bien de sal o hay que rectificar.



     Es una carne muy tierna. A mí me encanta, aunque no a todos los de casa. Pero si os gustan el morcillo y los guisos de carne tierna, os encantarán. Podéis hacer como yo: probar a hacer dos, para ver qué tal. Como veis, las he acompañado con patatas fritas. Y una copita del mismo vino, claro. Hay quien pasa las hortalizas y hace una salsa. A mí me gusta más así.



domingo, 13 de octubre de 2013

Camino Inglés IV


       CUARTA ETAPA DEL CAMINO: MEANGOS-BRUMA

     Hoy hemos salido algo tarde por causas ajenas a nuestra voluntad. Nos habíamos quedado en Meangos, junto a la iglesia de Santiago y allí comenzamos nuestro peregrinaje dominguero. El principio no fue demasiado duro. Es un camino bonito entre árboles. Hay castañas otra vez. Incluso vemos algunas setas: boletos y lepiotas. Lástima no tener ánimo de recoger nada. Paramos en la Iglesia de Leiro a comer. Tenemos suerte porque hay un sitio cubierto donde hay mesas y bancos. Llueve bastante. Después de comer continuamos bastante animados. Es relativamente llevadero. 




     Pero después nos sorprende el diluvio. Nos mojamos muchísimo y hace algo de fresco. Es complicado porque tienes algo de calor al caminar tanto, pero llevas los pantalones y los pies muy mojados. No sabes si abrigarte más porque frío no hace y cuando hay cuestas te sofocas muchísimo.

     Cuando estamos un poco hartos de lluvia, encontramos "Casa Julia". Estamos en San Paio de Vilacoba. Creo que es un sitio estupendo para tomar cocido y otras comidas caseras. Nosotros nos conformamos con un café bien caliente. Nos invitan a filloas. Están haciendo cientos... Creo que éste es el sitio del que me habló mi amiga Marina. Además, sellamos nuestras compostelanas. La mía está empapada y un poco rota. Un vecino me advierte que nos espera una buena cuesta...





     Entonces llegamos a la cuesta del día. Un monte. Es una subida horrible. Vamos subiendo y subiendo. Ganas de llorar... Es algo tremendo. Nunca se acaba. Es de las peores subidas de todo el Camino, y las ha habido tremendas. Afortunadamente, no hace calor ni llueve. Pero vamos mojados y empieza a oscurecer. 

     Por fin llegamos a arriba. Seguimos caminando y da la impresión de que damos vueltas y vueltas. Es una sensación de impotencia. Empiezas a dudar si llegarás a Bruma. Si Bruma existe... Hay algunas zonas feas, naves donde crían animales y huele fatal. Esa parte no es agradable y es muy solitaria. Da un poco de miedo que nos coja allí la noche. Esto de salir tarde es lo que tiene. No puede ser ahora que los días se acortan. 

     Pero seguimos, no se puede desfallecer. Dos de los nuestros se despistan y pasamos a vanguardia... Por una vez vamos a llegar antes las mujeres. Entonces, cuando ya hemos perdido la esperanza, empezamos a ver casas. Huele a vacas, a cocinas de leña,... Es un lugar agradable: Es Bruma. Lo hemos conseguido. Una cervecita, a buscar los coches y a casa. 

     Aquí veis la foto del albergue de Bruma. Incluso está el Pelegrín. Creo que nunca me he alegrado tanto de ver un albergue. 







     Siento no haber hecho mejores fotos pero con la lluvia es complicado. La semana que viene no haremos Camino, pero en cuanto lo retomemos, os sigo contando...





viernes, 11 de octubre de 2013

La tarta de manzana más fácil



     Creo yo que ésta es la tarta de manzana más fácil que hay. Aprovechando que me han regalado manzanas, la he hecho. Consiste en pelar cinco o seis manzanas, cortarlas en tiras y mezclarlas con media taza de azúcar, una cucharilla de canela, dos cucharadas de coco rallado, un puñado de pasas y arándanos, almendra laminada, piñones,... Lo que os guste y os parezca bien. Después, bien mezclado, lo ponéis sobre una masa de hojaldre que habéis pinchado con un tenedor. Todo con cierto desorden. Hacemos un crujiente con: dos cucharadas de azúcar, una de harina, y una nuez de mantequilla. Formamos grumitos y espolvoreamos la tarta con ellos. Sólo queda hornearla a 200º entre 20 y 30 minutos. Que se dore bien. Y para lo sencilla que es, está muy rica. Si sois muy dulceros, podéis poner más cantidad de azúcar.




jueves, 10 de octubre de 2013

La zorra y las uvas



Es voz común que a más del mediodía,
en ayunas la zorra iba cazando:
halla una parra; quédase mirando
de la alta vid el fruto que pendía.

Causábale mil ansias y congojas
no alcanzar a las uvas con la garra,
Al mostrar a sus dientes la alta parra
negros racimos entre verdes hojas.

Miró, saltó y anduvo en probaduras;
pero vió el imposible ya de fijo;
entonces fue cuando la zorra dijo:
"No las quiero comer; no están maduras."

No por eso te muestres impaciente,
si se te frustra, Fabio, algún intento;
aplica bien el cuento,
y di: "No están maduras", frescamente.


     Pues hoy tenemos una fábula de Félix María Samaniego. De ascendencia noble, este escritor que vivió en el siglo XVIII, imita las fábulas de Fedro, Esopo y La Fontaine. Están escritas en verso y tienen una finalidad didáctica. De las que más me gustan son: La cigarra y la hormiga, El perro y el cocodrilo y, sobre todo, La zorra y el busto:

Dijo la Zorra al Busto
Después de olerlo:
"Tu cabeza es hermosa,
Pero sin seso"
Como éste hay muchos, 
Que aunque parecen hombres,
Sólo son bustos.

     Siempre me ha hecho mucha gracia. Pero bueno, la fábula que nos ocupa, La zorra y las uvas, inspirada en una del fabulista griego Esopo es también curiosa. No puedes tener algo y tu vanidad no te permite reconocerlo. Es una fábula sobre la incapacidad de reconocer el fracaso. Es relativamente corriente. Un tema de reflexión que en estos tiempos no está demás.

     Os pongo una foto que hice en la tercera etapa de mi Camino de Santiago. Uvas maduras, llegando a Betanzos.

Alitas al horno con adobo



     Este adobo sirve, en realidad, para el pollo, las costillas, el churrasco,... en fin, para la carne que escojáis. Lo hago mucho con alitas porque a los niños les encantan. El único problema es que nunca llegan.

     En una taza ponéís: una cucharadita de orégano, otra de tomillo y una tercera de pimentón agridulce. Añadís un chorrito de aceite y otro de vinagre. Removéis y con esto pintáis la carne. Lo dejáis un par de horas con una hoja de laurel y saláis con sal en escamas o la que os guste.




     Después lleváis al horno. La temperatura y el tiempo dependerán de que sea un churrasco, unas alitas o un lacón fresco. Para las alitas, sobre una hora a 175º,  si al final, las queréis más doradas, podéis subir un poco la temperatura. La piel queda crujiente, dorada, deliciosa.




     Suelo poner, la última media hora, un par de chorizos, o salchichas, criollos,... depende



    Ya veis que pinta tiene. Los zancos tardan algo más. La verdad, para esto, prefiero las alitas o la tira de costillas.




     Y con una ensalada y unas patatas, hoy las corté así, gorditas, y les entusiasmaron, tenemos un plato completo y delicioso. Todos encantados. Es bueno tomarlo con una cerveza o una copa de vino tinto.