Translate

lunes, 30 de septiembre de 2013

Crêpes de sobras


 
  
   El viernes tenía unas sobras de pollo asado y un plato de pisto de calabacines y berenjenas. Me da rabia cuando las sobras no son ni muchas ni pocas, no dan para una comida pero son demasiadas para hacer unas croquetas o unos fritos. Decidí hacer unos crêpes tipo canelones. 

     Era una pata de pollo que limpié y doré en una sartén antes de añadirle el pisto, le añadí también unas cucharadas de salsa del asado. Con esto, ya tenía el relleno. Después hice los crêpes, con la receta del blog (ver "Crêpes") y los fui rellenando con una cuchara sopera. Con la receta para un huevo me salió esta fuente que veis de 14 crêpes rellenos. No son muchos pero llenan bastante más que los canelones. 




     En la fuente ponéis una pincelada de aceite para que no se peguen. Yo creo que casi me da menos pereza hacer los crêpes que cocer los canelones que siempre se pegan y se rompe alguno.




     Después hay que hacer la bechamel. Ya sabéis como la hago (ver "salsa bechamel"). Vaya por delante que el plato es laborioso y se manchan bastantes cacharros. Una vez cubiertos de bechamel, ponemos el queso. Yo no tenía más que mozzarella y un trozo de queso de bola que piqué. Son cosas que pasan.


     
     Pero una vez dorados, entre 15 y 20 minutos, según estén fríos o templados, quedaron estupendamente. Los puse a 200º para que se dorasen bien. Si veis que hace falta, los últimos minutos subís un poco el horno para que se gratinen. Pues nada más, aquí está la receta que da un poco de guerra, pero si hacéis los crêpes con antelación y los rellenáis con sobras, sólo tendríais que preparar la bechamel. Porque dan para fregar bastante... Pero están muy ricos y son algo distintos que los canelones. Yo creo que los haré más veces de más cosas. 



     No sabía muy bien en que apartado meter este plato que no es pasta. Creo que es bastante contundente así que lo dejo como Plato único, aunque le va bien una ensalada para aligerarlo un poco.


sábado, 28 de septiembre de 2013

Segunda etapa: Puentedeume-Miño


     Hoy hicimos la segunda etapa del Camino. Empezamos tarde, a las dos, porque uno de los peregrinos tenía trabajo. Esperamos en el bar Zas de Puentedeume tomando una cervecita. Amenazaba lluvia y llovió, pero también hizo sol a ratos. Tuvimos un día muy bueno, sin calor. Lo justo para caminar y la lluvia en ningún momento fue mucha. 




     Cuando comienzas esta etapa, tienes que subir, cruzando el pueblo hasta Campolongo. Es tremendo. Subes y subes una cuesta muy empinada. Pero cuando ya no puedes más, estás arriba. Creo que influyó sobre todo, para subir tan contentos, el que no hiciera calor y el recuerdo tan horrible del sábado anterior. En seguida paramos a comer nuestro bocata, algunos frutos secos y agua. Todo muy frugal.




     Entonces comienza la bajada a Miño. Parece que va a ser corto pero no lo es tanto. Sin embargo, el camino es bonito. Hay bosques de castaños, robles y eucaliptos. Hay abundantes helechos y muchas hojas de árboles por el suelo. Es todo mucho más agradable que el día anterior. Creo que influye, no sólo la temperatura, sino también la luz otoñal, la suave llovizna que nos refresca... Es "mucho más Galicia". Es que el otoño a nuestra tierra le sienta muy bien. 




     Entre tanta bajada, nos encontramos con una subida muy pendiente. Es un camino forestal, hay cazadores de corzos que nos saludan muy amables. Pobres corzos. Una vez pasada esta pendiente, casi todo es bajar. Claro, vamos hacia el mar. 

     Miño ha crecido mucho. Hay muchos nuevos pisos que no recuerdo. Es muy distinto del Miño de hace veinte años, pero ¡qué ría! Enfrente está Sada. Con la luz de la tarde está todo muy bonito. Ya veis que hoy no pongo pegas. Es una etapa muy agradable. También es cierto que hemos hecho muchos menos kilómetros. Llegamos a Miño hacia las seis de la tarde. Dudamos si continuar pero comienza a llover y pensamos que Betanzos puede esperar al sábado que viene.




     Así sin prisas ni agobios, con muy buen rollo, hemos hecho esta segunda etapa que ha sido una delicia. Un descanso para los pies después de la anterior. Tomamos un café y charlamos y reímos mientras organizamos la salida de la próxima semana. Será algo más larga pero todos nos sentimos optimistas. La de hoy, más corta y sin calor, nos ha dejado descansados y animados para la siguiente. No me duelen los pies. No me duele nada. Volvemos por la costa hasta Puentedeume, donde cogemos la autopista. Esta carretera de la costa es preciosa. Merece la pena. Hemos pasado un día estupendo.



viernes, 27 de septiembre de 2013

Otra vez la sacher




     He vuelto a hacer varias veces la tarta sacher. Lógicamente, no la voy a publicar cada vez que la repito pero quería comentaros que he cambiado la mermelada. La segunda vez le puse mermelada de frambuesas Hèro. La última, mermelada de frutas del bosque. No sé si recordaréis que la primera vez la hice de mermelada de albaricoque porque la receta original, al parecer, es así. Bueno, pues me han gustado más las de bayas, cualquiera de ellas. Os lo digo para que conste. Porque yo creo que uno debe cocinar como más le guste y adaptar las recetas. Dicho queda.

     La receta de la sacher ya está en el blog y no la repito (ver Tarta sacher vienesa). Ya os contaré de la segunda etapa de mi Camino. Feliz fin de semana a todos.



jueves, 26 de septiembre de 2013

Ande yo caliente...



   
      Ándeme yo caliente
       y ríase la gente


            Traten otros del gobierno
            del mundo y sus monarquías,
5          mientras gobiernan mis días
            mantequillas y pan tierno,
            y las mañanas de invierno
            naranjada y aguardiente,
            y ríase la gente.
10        Coma en dorada vajilla
            el príncipe mil cuidados,
            como píldoras dorados,
            que yo en mi pobre mesilla
            quiero más una morcilla
15        que en el asador reviente,
            y ríase la gente.
            Cuando cubra las montañas
            de blanca nieve el enero,
            tenga yo lleno el brasero
20        de bellotas y castañas,
            y quien las dulces patrañas
            del rey que rabió me cuente,
            y ríase la gente.


     Pensando en poemas que hablen de comida, me he acordado de éste de don Luis de Góngora y Argote, bonito nombre. Aunque algunas de sus obras son muy difíciles de comprender, las letrillas son asequibles.

     Nos encontramos con un tema: "Beatus ille", que es un clásico, en cristiano "dichoso aquél. Se trata de volver a la vida sencilla, a lo de siempre: pan tierno con mantequilla, morcilla y castañas asadas. Dejémos los grandes temas y volvamos a lo nuestro, contar historias frente al hogar... Creo que muchos cocineros actuales no habrán leído este poema.

    Decir que Góngora escribió sus Soledades, Romances, Letrillas, obras de teatro,... quizás está demás. Representante del Culteranismo, poeta del Siglo de Oro, enemigo de Quevedo que lo burló en su soneto "Érase un hombre a una nariz pegado". Es lo bueno de ser poeta, te peleas a sonetazo limpio. 

     Se podrían decir muchas más cosas pero Google está ahí para todos. Yo recuerdo los comentarios de sus letrillas satíricas y, la verdad, eran complicados: "¿Qué lleva el señor Esgueva?"(creo que no lo olvidaré nunca...)

    
      Es un fragmento, faltan varias estrofas. Espero que os guste. Y por supuesto, esta letrilla se puede aplicar a más cosas: a cómo vivimos, nos vestimos, a los amigos que escogemos,... No hay que dar demasiada importancia a lo que piensan los demás de nosotros. Si no, no nos atreveríamos a hacer nada. Actuar según nuestra conciencia y seguir adelante.



  

miércoles, 25 de septiembre de 2013

70.000 visitas



     70.000 visitas... Parece increíble. Sólo puedo decir: GRACIAS. La verdad es que no tengo palabras pero me daba rabia no decir nada porque es una cifra importante. A los españoles les debo la gran mayoría de las visitas. Yo creo que ya sabéis, más o menos, cuales son los países que más me siguen, aunque agradezco a todos el interés por mis sencillas recetas. 

     Por orden de visitas los países son: España, Estados Unidos, Rusia, Alemania, México, Bélgica, Argentina, Reino Unido, Suiza y Portugal. Claro que esto es una estadística desde el principio del blog, en enero; a lo largo de los meses encontramos visitas muy distintas. No digamos cada semana y cada día... Por ejemplo, esta semana tuve muchas visitas de Indonesia. 

     Bueno, pues a seguir trabajando. A veces me despisto, dudo y no sé por donde seguir... Son muchos días, muchas recetas, muchas cosas. En todo caso, perdonad los errores, el que me explique mal o que, con las prisas, se me escape alguna falta. Intento hacerlo bien pero equivocarse es facilísimo.

     Nada más que decir. Gracias otra vez y un saludo a todos. 

Unas patatas importantes



     Algunas veces no tenemos en casa nada para cocinar. Pero como en aquel cuento de los forasteros que cocinaban piedras del río, siempre que se busca se encuentra.

    Necesitamos:
Tres patatas grandotas
Dos dientes de ajo
Una cebolla pequeña
Un chorizo (o unas tiras de tocino)
Dos cucharadas de salsa de tomate casera
Perejil y una ramita de tomillo
Un chorro de vino
Y aceite y sal, por supuesto.

     En primer lugar, pelamos y cortamos las patatas en cuadrados, las freímos en la freidora y las reservamos. En una sartén doramos los ajos aplastados con su piel y la cebolla cortada como os guste. Cuando estén dorados añadimos el chorizo en ruedas. Damos unas vueltas y añadimos las patatas, la salsa de tomate, el vino, el tomillo y el perejil. Salamos. Dejamos hacer unos minutos a fuego moderado moviendo la sartén. Es cosa rica que se doren un poquito por debajo, que casi se peguen un poquito... 

     Bueno, no es un plato ligero, pero está buenísimo y un día es un día. Con pan rico y una copa de vino tinto es una delicia. Tampoco le van mal un par de huevos fritos. 


lunes, 23 de septiembre de 2013

Flan con leche condensada



     Un flan muy sencillo pero muy rico. Para hacerlo necesitamos:
100ml de leche condensada
100ml de nata
100ml de leche normal
Tres huevos medianos
Aroma de vainilla o canela
4 cucharadas de azúcar para hacer caramelo

     Preparamos el caramelo para el molde. Lo bañamos procurando que se extienda por todo el fondo y los laterales. Después batimos los demás componentes. Podéis añadir una punta de azúcar vainillado o infusionar en la leche una rama de canela y una monda de limón: Lo ponéis en la leche caliente y dejáis enfriar. Una vez batidos los ingredientes, los vertéis en el molde y lo lleváis al horno al baño maría a 175º. El baño no debe hervir en ningún momento. Si hierve, lo bajáis un poco. Tarda unos 45m pero ya veis cuando está. Es fácil. Si veis que se dora cubrís con papel de aluminio.

     Muy rico pero no es muy grande. Si es para muchos os aconsejo hacer el doble de cantidad.

Potaje de garbanzos con arroz





   Hoy potaje. Qué ganas tenía.

   Para hacer este potaje necesitamos:

Una taza y media de garbanzos
Un repollo pequeño
Tres patatas 
Un puñadito de arroz
Dos chorizos
Dos dientes de ajo y una cebolla pequeña
Pimentón agridulce
Agua, aceite y sal.


   Los garbanzos, remojados desde la víspera, los ponemos a cocer en agua abundante con sal y dos cucharadas de aceite. Unos tres cuartos de hora a fuego suave. Hecho esto, añadimos los chorizos, el repollo en juliana, las patatas tronchadas y el puñado de arroz, y dejamos hervir suavemente entre quince y veinte minutos. Hacemos la ajada con dos cucharadas de aceite, la cebolla y los ajos picados, que no se quemen. Apagamos y añadimos el pimentón. Todo esto se añade al potaje y se deja hervir unos minutos, probamos y rectificamos de sal. Apagamos y dejamos reposar un rato. Antes de comer, calentamos suavemente. Lo he hecho con arroz, como Carmen Vivero.


    Recordad: cereales y legumbres. El vino es vinho verde tinto que traje de Portugal... En fin, no digo nada. Carmen diría: "A la vuelta lo venden tinto". Acompañar con un pan rico. El chorizo lo he puesto aparte, como hacen en casa de mi madre. De tocino NADA, se siente.




     Muy parecido al "potaje sencillo", pero aquél lleva habas en vez de garbanzos. Incluso podríais poner mitad habas y mitad garbanzos. Es lo bueno de la cocina Se improvisa sobre la marcha.


domingo, 22 de septiembre de 2013

El Camino de Santiago: Ferrol-Puentedeume





     Ayer, día de San Mateo, comenzamos a hacer el Camino. Sé que no tiene nada que ver con la gastronomía pero es una experiencia tan bonita que quiero compartirla con vosotros. La primera etapa que hemos hecho ha sido brutal. No hay otra palabra más adecuada que se me ocurra en este momento. Lo hemos comenzado siete amigos pero creo que se nos unirán más.

     Partiendo del muelle de Ferrol, Camino inglés, hemos llegado hasta Puentedeume. Hacía un calor espantoso, hacia 30º y ha sido durísimo. Después hemos leído que se suele dividir en dos Ferrol-Neda, Neda-Puentedeume. Han sido casi 30 km. 

     Orgullosos de haber llegado hemos decidido que vamos a hacer etapas más cortas, entre 10 y 15 km. De este modo disfrutaremos más y no tendremos que ir "a fume de carozo", que se dice en Ferrol. 

     La primera parte es bonita. En el monasterio del Couto, que es una preciosidad románica, hicimos un descanso de diez minutos y nos tomamos un plátano (para evitar los calambres). En Neda, en el albergue, sellamos nuestra compostelana. Ya lo habíamos hecho en el muelle. El molino de las aceñas, que es un molino de mareas, está en muy mal estado. Bien restaurado sería impresionante pues es muy bonito. Algunas zonas bordean la Ría de Ferrol. Esa parte es muy agradable. 

      El tramo Neda-Fene es tremendo. Lleno de cuestas innecesarias. Subidas y bajadas para bajar a Fene... No se entiende este trazado, sabiendo que el tramo siguiente es una subida brutal. De este tramo ¿qué decir? Lo que se te ocurre, a 30º y sin fuentes (sí increíble), es llamar a una ambulancia. Una parte cruza, cuesta arriba, un polígono industrial. Como dice un amigo: "el Apocalipsis". Yo ahí creí morirme. Cuando ya has subido todo, has llegado a Cabañas y comienza la bajada. Es una zona bonita, pedimos agua a algún vecino y seguimos caminando con los pies reventados pero ya con la vista puesta en el final. Cruzar el pinar de Cabañas es una alegría aunque el puente parece más largo que nunca. Ya en Puentedeume, queda subir a la iglesia de Santiago, escaleritas... Yo me acordaba de Rambo: "No siento las piernas", pero no se puede parar porque entonces te rindes. 




     Por fin, te metes en el coche y cuando te bajas en Ferrol, te das cuenta de que estás destrozado. Cuando te descalzas ves que los pies están para amputar, Cuando piensas en la etapa del sábado siguiente... Prefieres no pensar. 

     Con todo os animo a hacerlo. Creo que los grandes fallos son: escasez de fuentes (en los peores tramos ninguna), falta de árboles y sombra en general, algunos trozos feos, subidas y bajadas absurdas,... y que hemos empezado en un día de mucho calor (fallo nuestro). Cuando pueda os pondré más fotos. Un saludo a todos. 

     Os preguntaréis qué comimos: Un bocadillo de jamón serrano. Eso siempre entra bien.


viernes, 20 de septiembre de 2013

Pollo guisado con tomate y cebolla I


Con la sana intención de seguir cocinando platos ligeros, he hecho este guiso de pollo, fácil y rico, que gusta a toda la familia con las patatas fritas añadidas al final. 

     Necesitamos:
Dos bandejas de muslitos, zancos o alrededor de un kilo de la parte que prefiráis o un pollo troceado.
Dos cebollas
Un tomate grande pelado
Tres cucharadas de aceite, sal y pimienta
Una pizca de romero y dos de tomillo
Una ramita de perejil y una hoja de laurel
Medio vaso de vino de cocina.

     En primer lugar, doramos el pollo. Al tener poco aceite en la tartera es más latoso pero con paciencia se consigue. A menudo sucede que el pollo es demasiado para dorarlo todo a la vez; En ese caso, se dora y se reserva mientras doramos las hortalizas. Si cabe bien, pues todo a la vez.

      A continuación, añadimos el tomate pelado y las cebollas, todo en gajos. Movemos para que se vayan al fondo y se doren. Ya empieza a oler riquísimo. Si os gusta, le va muy bien un diente de ajo cortado en láminas. 


     Lo siguiente es salpimentar, añadir las especias y bajar a fuego moderado. 


     Incorporamos el medio vaso de vino. Puede que os parezca poco, pero en cuanto tapemos el pollo y lo dejemos hervir, empezará a soltar su jugo y la salsa y el vapor lo cocinarán perfectamente. Yo no soy partidaria de cubrir del todo los guisos. Después te sobra un litro de salsa... A medio cubrir, se hace muy bien y la salsa es más sabrosa y concentrada. Cuando me parece que hay demasiada, destapo y subo un poco el fuego para que se concentre un poco al final. Pero bueno, cada uno tiene su estilo. Debe hervir unos 45m. Algo menos si no lleva hueso, y si es un pollo troceado, le hará falta la hora. Los que están a dieta, deben retirar su ración antes de añadir las patatas fritas, of course!! Y tomarlo con algo de "verde". Las patatas fritas en "cachos" las freís en la freidora y las dejáis cocer en el guiso un par de minutos. Ya veréis que rico. Olvidé decir que al final le añado también, unos minutos antes que las patatas, una lata de champiñones escurridos. A mis hijos les gustan mucho.


     Por supuesto, podríamos guisar así cordero, conejo o la carne que os parezca. Esto sería la versión light del pollo guisado con hortalizas, que es riquísimo y más grasito y sabrosón.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Pimientos rellenos al horno




     Para realizar esta receta necesitamos:
Doce pimientos verdes
Medio kilo de carne picada
Media cebolla picada
Una yema de huevo
Perejil
Sal, pimienta, nuez moscada y tomillo




     Bien mezclados todos los ingredientes, procedemos a rellenar los pimientos. Éstos, los cortamos por la parte superior y los despepitamos con ayuda de un vaciador. Los vamos rellenando con una cucharita, aunque os hara falta empujar a mano, creo yo. Una vez rellenos, los colocamos en una fuente de horno pintada de aceite, los bañamos con un dedo escaso de vino y los espolvoreamos con sal y una cucharadita de pan rallado. Tardan alrededor de una hora a 200º. Si se doran mucho, bajáis a 175ª



     Para ser una receta "ligera" no está nada mal. Los he acompañado con arroz en blanco y les han gustado mucho a todos. Incluso a los flacos.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Mejillones en vinagreta



     Los mejillones son una fuente de proteínas y hierro deliciosa y barata. Es verdad que da un poco de pereza limpiarlos pero, para esta receta, los lavo bajo el grifo y los abro al vapor. Cuando ya están abiertos, les corto las alguitas que llevan con una tijera. De esta forma, es más fácil y se puede hacer cuando ya están fríos. El kilo de mejillones frescos cuesta alrededor de 1,80 euros. Para cinco personas hacen falta dos kilos como mínimo. Las conchas pesan mucho. Con todo, son bastante baratos.

     Para hacer la vinagreta necesitamos:
Dos huevos duros
Una cebolla pequeña 
Perejil fresco 
Sal, aceite y vinagre
Opcional: unas gambitas o seis palitos de cangrejo picados. 

     Limpios los mejillones. Los ponemos en una fuente. Con todos los demás componentes preparamos la vinagreta. No muy fuerte, los mejillones son muy sabrosos. Vale la pena usar un aceite rico y de buena calidad. Si añadís los palitos, cunden un poco más. Se pueden acompañar con patatas cocidas. Sirven como aperitivo pero recordad que tienen muchas proteínas. Como son ricos en hierro, la combinación con el perejil, vitamina C, es muy adecuada. Esta forma de preparar los mejillones, es un clásico. A mí me entusiasman de todas maneras.




martes, 17 de septiembre de 2013

Rosas y fresas


     


Rosas y fresas
             I
                                   Porque lleno de amor te mandé un día
una rosa entre fresas, Juana mía,
tu boca, con que a todos embelesas,
besó la rosa sin comer las fresas.
               II
   Al mes de tu pasión, una mañana
te envié otra rosa entre las fresas, Juana;
mas tu boca, con ansia, y no amorosa,
comió las fresas sin besar la rosa.

     Ramón de Campoamor, poeta asturiano, no es un escritor que se estudie en los libros de literatura. Autor del siglo XIX, es un poeta con un gran sentido del humor. La primera obra que yo conocí de él fue "El tren expreso". Es un poema sobre un amor imposible. Un hombre y una mujer se conocen durante un viaje en tren y se enamoran... La verdad es que es muy bonito. Pero es sobre todo un hombre divertido. Suya es la frase: "Las hijas de las madres que amé tanto, me besan ya como se besa a un santo", quejándose de las molestias que le produce la fama. Aunque sus comienzos son románticos, se le considera un poeta del realismo. Este poema forma parte de las Doloras. Os aconsejo leer también los Cantares y Los Pequeños Poemas. Los aficionados a la poesía del XIX conoceréis sin duda "¡Quien supiera escribir!" de gran ternura. 

     Bueno, ya sabéis que ahora está de moda comer pétalos de rosa y de otras flores. Con la rosa y las fresas, Juana podría hacerse una ensalada. Creo que a Campoamor le habría hecho gracia.




Ensalada de bonito con pimientos asados



     Otro plato ligero, me temo que muy parecido a la ensalada de pimientos con huevos duros, pero muy rico y socorrido. Ya sabéis como asamos los pimientos... En este caso, asamos cuatro pimientos, dos verdes y dos rojos. Una vez fríos, los pelamos y cortamos en tiras finas. Con una buena lata de bonito, montamos la ensalada con tiras finas de cebolla y un par de cucharadas de alcaparras. Aliñamos como siempre y listo. Es una ensalada realmente rica. Vale la pena poner bonito de buena calidad y asar los pimientos en casa.


lunes, 16 de septiembre de 2013

Arroz con chistorra y hortalizas





     Un arroz muy sencillo, barato y rico. Lo hacemos con una chistorra y las hortalizas que tengamos en la nevera, todas en cuadraditos. 

     Ingredientes:
Un tazón de arroz
Una chistorra
Dos dientes de ajo
Hortalizas: judías verdes, un trozo de calabacín, pimiento, cebolla, zanahoria,...
Media taza de guisantes congelados
Aceite y sal, azafrán o colorante.



     En primer lugar doramos todas las hortalizas, incluso los guisantes, añadimos la chistorra y dejamos que todo se haga junto durante un ratito. Incorporamos el arroz y dejamos dorar a fuego moderado unos 4-5m.

     A continuación añadimos dos tazones de agua (siempre el doble que de arroz), sal, y subimos el fuego hasta que hierva. Una vez que hierva, lo bajamos a fuego suave, añadimos el azafrán y dejamos hervir muy suavemente unos 18m. A media cocción, conviene probar el "agüita" para ver si está bien de sal.

    El arroz admite más sal de la que parece. No es un plato muy ligero pero es un buen plato único, con una ensalada o un postre, y tiene muchas hortalizas que son muy sanas. Realmente rico. Ya veis como brilla, al arroz le encanta la grasita para quedar suelto y brillante.


domingo, 15 de septiembre de 2013

La plantilla y el diseño


  He hecho algunos cambios en el diseño del blog. Algunas personas me dijeron que no se veía  bien con tanto pimiento. Después de algunas pruebas, he decidido dejarlo así. Creo que se lee bien y sigue siendo el mismo, dentro de la novedad. Nunca se puede gustar a todo el mundo, pero me parece que así es práctico.

     Espero que os guste y os sea más cómodo. Un saludo a todos y gracias.


sábado, 14 de septiembre de 2013

Solomillos de pavo a la mostaza


     Es una receta muy fácil y sabrosa. En primer lugar, salpimentamos los solomillos y los pintamos con una cucharilla de mostaza verde. Los doramos en una sartén y los pasamos a una tartera. En la misma sartén doramos una cebolla en juliana. Cuando está lista, salamos y bañamos con medio vaso de vino de cocinar. Damos un hervor y vertemos sobre los solomillos. Dejamos hervir a fuego suave unos 30-40m.

     Los solomillos son un corte de la pechuga. En Mercadona los venden envasados al vacío y son bastante jugosos. Si veis que se secan, añadís medio vaso de agua. Se acompañan con arroz en blanco o unas patatas en cuadraditos, o lo que os guste.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Sopa de hierbas




     Esto en casa de mi madre se llama "sopa de hierbas". Sé que también se llama sopa "juliana", supongo que por el corte de las verduras y hortalizas. Hoy la hice con: medio repollo, una cebolla, una zanahoria y una patata. Lo primero, cortamos en juliana todas los ingredientes. Yo, primero, pocho un poco la cebolla y la zanahoria, en unas cucharadas de aceite, después añado el repollo, y, por último, la patata. Hecho esto, damos unas vueltas y añadimos un litro de caldo. Si no tenéis caldo, agua con una pastilla. Se deja hervir suavemente entre 12 y 15m y ya tenemos nuestra sopa de hierbas. Podríais variar los ingredientes a vuestro gusto: nabos, puerros, calabaza,... Lo que tengamos a mano.

     Se acompaña con rebanadas de pan frito o corroscos (cuadraditos). Esta palabra no sé si es ferrolana o qué... Para dieta, se acompaña de resignación. Está muy rica. Muy limpita.




     Esto ya lo sabéis de memoria. Mi pudin de pescado. En este caso de salmón salvaje (suena muy bien pero es congelado y muy barato en Mercadona). Hecho como el otro, con requesón 0% y unos 10m en el micro. Es pequeño de 2 huevos, y un vasito de requesón y otro de tomate. De salmón, un filete grandecito que podéis hacer en el micro o a la plancha. Al no llevar grasa queda más compacto pero de sabor, como el salmón es más fuerte, queda muy bien. Sabrosón.




     Y aquí un experimento fallido: un cake de bacon y queso. Una amiga me habló de estos cakes, que se me habían olvidado. Lo tomé en una cena hace mil años. Bueno, un sabor agridulce interesante pero no subió bien, sin duda porque me colé al improvisar. Otro día que salga mejor, lo pongo con receta. Nada más... ¡cómo me lío! Pues hoy he puesto un menú...



La vida es sueño




Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.
¿Habrá otro, entre sí decía,
más pobre y triste que yo?;
y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que otro sabio iba cogiendo
las hierbas que él arrojó.
Quejoso de mi fortuna
yo en este mundo vivía,
y cuando entre mí decía:
¿habrá otra persona alguna
de suerte más importuna?
Piadoso me has respondido.
Pues, volviendo a mi sentido,
hallo que las penas mías,
para hacerlas tú alegrías,
las hubieras recogido.



     Es un fragmento de "La vida es sueño" de Calderón de la Barca. Es un drama en tres actos que se estrenó en 1635. Me gusta muchísimo. Trata sobre el libre albedrío, la libertad frente al determinismo.
El protagonista es Segismundo, un príncipe que vive encerrado por su padre ante el temor de ser muerto por él... Se lamenta mucho: "¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!" y no es para menos, pues ni siquiera sabe las causas de su cautiverio. No os voy a contar el argumento, pero si tenéis ocasión de verla o de leerla, no dejéis de hacerlo. Es una obra preciosa. Pienso que si fuéramos como los ingleses, las obras de Lope y Calderón se representarían en todas las ciudades. Al menos las más conocidas como ésta y "El alcalde de Zalamea",  de Calderón; y "Fuenteovejuna" y "El caballero de Olmedo" de Lope, por citar algunas. Pero no somos como los ingleses... 

     Respecto al fragmento, son las palabras que  Rosaura pronuncia cuando oye los lamentos de Segismundo, dándose cuenta de que la situación del joven es peor que la de ella. Buena reflexión. A esta obra y a esta escena del primer acto pertenecen los famosísimos versos "...¿Y teniendo yo más alma, tengo menos libertad?..." 


     Ya no me lío más, no es una entrada muy gastronómica, aparte de las hierbas que comía el sabio, pero he pensado que un apartado de poesía, aunque se acerque a la comida por los pelos... puede gustar. Ya veremos. En todo caso, hay que tomarse las cosas con calma pues..."el mayor bien es pequeño, que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son."

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Dos ensaladas más



     La primera ensalada lleva: verduras variadas, tomates cherry, queso fresco y unos filetes de anchoas. Es una cena que estaría más rica con unos "croutons", tipo ensalada césar. Pero bueno, está más que aceptable y nos podemos acordar de la otra sin demasiados remordimientos... 



    La segunda lleva: repollo y cebolla cortados en juliana, un puñadito de cacahuetes, seis ruedas de fuet cortadas en cuatro y una cucharada de alcaparras. En el aliño, una cucharilla de mostaza. 

     En fin, son una simpleza. No es lo que me gusta comer ni cocinar. Lo bueno de las ensaladas es que se combinan muy bien con la comida de la familia, añadiendo proteínas (carne pescado, huevos,...) y patatas, arroz, pan,... para los jóvenes y los delgados. Y siempre procurando comer un poco de todo, aunque sea en pequeñas cantidades. 


martes, 10 de septiembre de 2013

Pudin ligero de berenjenas




     Me he propuesto hacer unas cuantas recetas ligeras (light). Nunca son tan sabrosas pero después de un verano loco, me parece necesario y lo más sensato. Este pudin no está mal, sobre todo frío de nevera y con una pizca de ligeresa. Es un buen entrante, pero también sirve de cena. Me ha parecido "agradable". A ver a vosotros...

     Ingredientes:
Una berenjena grande
4 huevos
Una tarrina pequeña de requesón 0%
La misma cantidad de salsa de tomate
Una latita de pimientos morrones
Tomillo y sal.

     En primer lugar, he cocido las berenjenas en el micro, en un fondo de agua. Antes las dejo un rato espolvoreadas con sal, y las enjuago antes de cocerlas. Como era una berenjena bastante grande, tardó unos 8m en cocerse. Tiene que quedar tierna. Es la manera, para mí, más cómoda y la que menos la oscurece. La berenjena tiende a ponerse muy fea... En un molde pintado de aceite coloco unas ruedas de berenjena (a éstas les he dejado la piel) y unas tiras de pimiento. Todo lo demás, lo bato con la batidora: berenjena cocida, pimiento, requesón, tomate, huevos, sal y pimienta. Lo ponemos en el molde y al microondas. Tarda entre 16-18m. Se nota cuando está cocido. No tiene ninguna dificultad. Se deja enfriar, se desmolda y a la nevera. He decidido también usar más el microondas. El horno tarda mucho más en cocinar y, aunque es más rico, estoy cansada de pagarle a Fenosa. Dicen que tenemos la electricidad más cara de Europa. Vaya tela... Bueno, pues dos nuevos propósitos: platos ligeros y microondas. Los delgados lo podéis hacer con nata. 


domingo, 8 de septiembre de 2013

Bizcocho de masa madre: tres versiones diferentes



     Sigo dando vueltas a la masa madre que me regalo mi amiga Paz. Antes de hacer el bizcocho separo unas cucharadas de "madre" y vuelta a empezar. Estos son tres de las variantes que he hecho.

     Bizcocho de naranja y chocolate: Ha esta versión le he añadido la ralladura de una naranja y pepitas de chocolate. La combinación es muy rica y sale un bizcocho estupendo. A los 100ml de masa madre le añado: Un vaso de harina, medio de azúcar, medio de aceite, medio de leche, una pizca de sal, un huevo y dos cucharaditas de royal. En molde de cake tarda entre 45-50m. 





     Realmente rico y aromático. Un clásico. Esto se lo podéis añadir a cualquier bizcocho o cake, por supuesto.


 

  Bizcocho de manzana con almendras: lleva manzana en daditos, una pizca de canela y lo cubro de almendra laminada y azúcar. También es riquísimo. Muy jugoso. Todos los bizcochos que llevan manzana lo son.




     Ya veis que pintaza tiene. Me encanta. Recuerda a los bizcochos de antes.



     Bizcocho con almendra y vainilla: Pues a la receta base le he añadido una cucharilla de azúcar vainillado y cuatro cucharadas de almendras molidas. Ha subido menos y es más compacto pero el sabor y el tacto son estupendos. Recuerda a la tarta de Santiago. Espolvoreado con azúcar glas. 



  
   En fin, si os regalan masa madre no os asustéis. Ya veis que yo vivo con ella en "amor y compañía". Ya veremos que nuevas recetas se me ocurren...